Julio Enrique Ortiz Cuenca

El repliegue de algunos excomandantes de las Farc a sus zonas de concentración quienes se incomunicaron y cuyas intenciones  se desconocen, la no posesión como senador de Iván Márquez, al igual que la falta de claridad del Gobierno y el incumplimiento a los compromisos, ha creado un clima de incertidumbre sobre el futuro del procesos de paz, que se refleja en los sondeos de opinión publica donde  un 65 %  de la opinión publica  consideran que los acuerdos de paz están en alto riesgo.

Expertos consideran que si se terminan los acuerdos con las Farc  de los 10.000 desmovilizados, la mayoría se regresaría  y volverían a tomar las armas, ante  el temor a ser asesinados como en las épocas de los genocidios de la Unión patriótica.

Me correspondió vivir dos épocas donde colapsaron  procesos de  paz  anteriores. En la década del 60 el Presidente  Alberto lleras inicio la desmovilización de las guerrillas en la zona de Marquetalia con  jurisdicción en Tolima,  Huila y Cauca, comandados por Jacob Prias Alape, alias “Charro Negro”; Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”, y José Oviedo, alias  “Mariachi”. Los guerrilleros desmovilizados les dieron parcelas y a otros los emplearon  como obreros  de carreteras entre los cuales se encontraba “tiro fijo” que era inspector  de la carretera Palermo –Gaitania –Planadas. Programa de rehabilitación que fracaso, cuando  la extrema derecha  estigmatizo  las zonas de rehabilitación como  repúblicas independientes y  asesinaron en Gaitania a –Charro Negro- en  1960, lo  que llevó a que “Tirofijo”  y los carreteros -exquerrilleros  regresaran a las montañas y la clandestinidad, cambiando   picas y palas por armas.  En el gobierno de Guillermo león Valencia se inició la operación Marquetalia y los sobrevivientes al mando de” tiro fijo” crearon en 1964 las Farc, que después de 58 años, tenemos la esperanza que no regresen a la guerra.

En el gobierno de Belisario Betancourt  , se creó el partido de la unión patriótica para que las guerrillas participaran democráticamente, saliendo  electos al Congreso  Iván Márquez y Braulio Herrera en  1986, quienes cuando comenzó el genocidio de los dirigentes de la unión patriótica , antes que los asesinaran anochecieron como parlamentarios y amanecieron en las montañas como  guerrilleros.

Aspiramos  que se recupere la confianza en el cumplimiento de los acuerdos de paz por parte del gobierno y  regresen los ex comandantes a la actividad pública con el compromiso de darle cumplimiento a lo pactado y a la construcción de una verdadera paz para los colombianos. julioenriqueortiz@yahho.com

 

 

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorForo Turismo de Naturaleza
Artículo siguienteNo jueguen más