Marcos Silva Martínez

El poder público, asumido como apetitosa  golosina y fuente de diversas  rentabilidades, no puede construir ni significar ejercicio de verdadera democracia.

En una verdadera democracia, el bien general debe estar siempre por encima del interés particular.  Y  son los órganos de poder quienes deben estructurar el ordenamiento legal y los mecanismos para  hacerlo cumplir, para  de esa manera garantizar la progresividad de la estructuración  democrática del poder.

Nada de lo anterior es posible cuando el poder se persigue y se toma  para satisfacer intereses personales, siempre bajo la impronta de la codicia, la mezquindad y la perversidad.

Es   precisamente,  lo que ocurre en Colombia, en todos los niveles del poder público, partiendo desde el festín de las promesas y maniobras  electorales, en muchos casos delictuosos,  tales como uso o anuncio  de documentos o títulos falsos, compra de votos y conciencias para ser elegido o nombrado. El objetivo es el poder no el servicio.

Es el panorama que domina el festín electoral y burocrático colombiano, coadyuvado por una institucionalidad laxa y permisiva, unas organizaciones políticas proclives a la inmoralidad y a la antidemocracia y una sociedad permisiva, tolerante y cómplice.

Lo que ha ocurrido y ocurre en el municipio de Neiva (megacolegios, supuestos intercambiadores que no lo son, estadio, reservorio, malla vial, PTAR, bocatomas, esperpento de canalización del Río  Las Ceibas, etc.),   y en el departamento del Huila (fracaso en contrataciones para recuperación de malla vial, ordenamiento territorial, Riego Tres Pasos, Paicol-Tesalia, plantas de tratamiento de aguas residuales, etc.), no son la excepción.

Son hechos comunes  en todos los departamentos y municipios de Colombia.

Son hechos  que evidencian  la permisividad y tolerancia cómplice de gobernantes, cuyo perfil ético, moral, político administrativo, y de sentido de responsabilidad social, los hacen posible.

La historia ha demostrado que para que una sociedad pueda lograr sus objetivos,  requiere de alguien que piense, organice, dirija   y asuma responsabilidades.

Es posible lograrlo: Son ejemplos;  Corea del Sur, Singapur, Vietnam (de mayor visibilidad hoy), entre otros.

Ese alguien, no debe imponerse con maniobras, engaños y falacias. Debe ser suficientemente capaz, mental, emocional y en conocimientos, para poder rodearse de subalternos  idóneos para las funciones que asumen (en Neiva esto siempre ha sido un fracaso y por eso esta como esta).

Ese alguien debe ser elegido entre los más capaces, intelectual y moralmente y es aquí donde el elector debe refinar su responsabilidad y su malicia, para no dejarse deslumbrar, por oportunistas falaces y perversos.

Esos oportunistas, falaces y perversos, asumen el poder para ponerlo al servicio de sus mezquinos intereses, enriquecerse  a sí  mismos y al séquito de aduladores y usufructuarios del poder, mediante acciones y decisiones que los benefician o a través de la contratación pública.

Cuando funcionarios de excepción, informan que por corrupción el presupuesto pierde más de $50 billones anuales, el alto poder prefiere dar palos de ciegos, antes que afectar intereses de bandidos. De este flagelo es víctima la mayoría de colombianos. $50 billones es más del 70% del IVA anual que pagan los colombianos.

Es fiel reflejo del  caos y anarquía en el manejo de los recursos públicos y de la desatinada elección de gobernantes.

Es un alerta ante la piñata de candidatos que ofrecerán de todo en la próxima campaña.

 

Comentarios

Compartir
Artículo anteriorLos titanes del desminado
Artículo siguientePrimera piedra