El Huila cuenta con 41 bibliotecas públicas.

¿Tiene idea de cuántas bibliotecas públicas hay en el departamento del Huila, y qué pasa en ellas? De seguro que pocos conocen la respuesta. Pues bien, la totalidad de sus municipios han recibido esta dotación y en el momento se cuenta con 41 bibliotecas públicas y 3 en resguardos indígenas, ancladas a la Red Departamental de Bibliotecas que hacen parte a su vez de la Red Nacional.

Algunos municipios han ido más allá y han logrado el apoyo de la embajada del Japón en la construcción de sus instalaciones, caso Timaná, Tarquí, Guadalupe y Yaguará, y Ecopetrol ha hecho lo mismo con la estructura de la biblioteca de Aipe.

Así, hoy en día el departamento tiene cobertura del 100% afirmando su capacidad en bibliotecas públicas, y ocupa el noveno puesto entre los 32 departamentos más lectores de Colombia.

¿Cómo logra esto? Recientemente, la Gobernación del Huila logró 5 bibliotecas públicas para el departamento que fueron aprobadas, 3 de ellas ya están construidas en Iquira, Teruel e Isnos. Son espacios de 600 metros cuadrados, con un costo de alrededor de los 1.800 millones de pesos. Están pendientes por construir y dotar las de Rivera y La Plata, que valdrían unos 1.200 millones de pesos más.

El año anterior, 180 mil libros se gestionaron por parte de la Secretaría de Cultura ante el Ministerio, que fueron repartidos en las bibliotecas del departamento. Además, este año la Biblioteca Departamental Olegario Rivera recibió una inversión de aproximadamente 600 millones de pesos en mejoramiento de infraestructura, nueva estantería y computadores, renovación de sillas, mesas y aires acondicionados, todo para ofrecer un mejor ambiente. Es de destacar que cuenta con una sala de discapacidad, la octava que se creó en el país, y allí se han hecho libros en el lenguaje Braile para las personas invidentes.

Las bibliotecas públicas municipales cuentan hoy con una sala de lectura, sala de cómputo y una biblioteca infantil, todas abiertas y al servicio del público. Están dotadas no solo de libros sino de computadores, y otros elementos para el uso y apropiación de las Tics,  como tablets, pantallas, video beams, y cámaras fotográficas.

A la par, los bibliotecarios se capacitan, por lo menos 2 veces en el año, incluso se llevado un proceso con el Sena de crear un tecnólogo en bibliotecas públicas.

De esta manera, actualmente las bibliotecas públicas evidencian una renovación, un nuevo aire, un pensamiento y una adopción completamente diferente de lo que significa la lectura y que ésta tiene diferentes formas.

Las bibliotecas públicas y los Parques Bibliotecas han tomado vuelo.

¿Quiénes acuden a las bibliotecas?

Miguel Darío Polanía, coordinador de la Red de Bibliotecas Públicas del Huila afirma que la población infantil, juvenil y de la tercera edad son principalmente los que acuden a las bibliotecas y se hacen partícipes de sus múltiples actividades.

Así mismo, manifiesta que los hábitos de lectura han cambiado mucho. “Hace 20 años cuando llegué acá, los libros que más se leían o consultaban era la Biblia y el álgebra de Baldor. Hoy en día los libros que más consultan en la sala de adultos son los de ciencias sociales, todo lo que tiene que ver con la memoria histórica. La Biblia hace un buen rato no me la piden”.

Por su parte Carolina Trujillo, quien hace parte de la Red de Bibliotecas Públicas y coordina la sala infantil, indica que a nivel nacional, el Huila es líder en poesía y somos reconocidos por eso, y esta es tal vez la razón que encuentra a una curiosidad que ha venido observando. “Los libros más buscados en la sala infantil son poesía, Sin direccionar a los niños, ellos la buscan. Es algo que valdría la pena estudiar, lo tenemos en nuestras venas”, revela Carolina.

 

¿Qué pasa en una biblioteca?

Aunque no parezca cierto, las bibliotecas tienen mucho trabajo. Realizan cantidad de actividades durante todas las épocas del año, y cada una maneja su propia parrilla. Pitalito, por ejemplo, tiene una de las mejores y más completas bibliotecas del Huila, y la bibliotecaria ha venido realizando un excelente trabajo con los colegios y haciendo puntos de lectura, que incluso algunos se convirtieron en bibliotecas públicas rurales.

Neiva tiene 5 bibliotecas públicas, estas son: la Biblioteca Municipal ‘Huellas’, la Biblioteca Departamental Olegario Rivera, la Biblioteca del Banco de la República, y las dos bibliotecas de Comfamiliar Huila. Todas comparten características como que están abiertas permanentemente, y la vida cultural en Neiva se mueve alrededor de ellas.

Además de esto, existe en la ciudad cuatro Parques Bibliotecas que realizan promoción de la lectura.

El Municipio recuperó la Biblioteca ‘Huellas’ que estaba abandonada, la reinauguró en el Parque de la Música y tiene un equipo de promotores de lectura excelente, incluso con habitantes de la calle y reclusos de la cárcel de Neiva.

Las bibliotecas de Comfamiliar, tienen un proyecto destacado con las madres gestantes con sus bebetecas. En esta iniciativa, el niño en el vientre escucha y se emociona al estimularlo con la lectura y la música.

Un diagnóstico local realizado por la Biblioteca Departamental Olegario Rivera, demuestra que es líder en extensión bibliotecaria y hoy por hoy se encuentra posicionada en la Comuna 3, “Tenemos categorizados a todos los niños de la comuna, y ellos ya conocen perfectamente que en su comuna existe la Biblioteca Departamental, y adicional somos líderes en cine en Neiva, todos los viernes los niños llegan a las 3 de la tarde al tercer piso del bloque cultural a cine, es un espacio para escuchar, para activar sentidos y dar afecto. Hay que tener en cuenta que es una comuna con múltiples estratos, nos llegan niños de las laderas del río Las Ceibas, de Rojas Trujillo y el que vive en Sevilla, la biblioteca es inclusiva, todos tienen cabida”, dice Carolina Trujillo.

Los nuevos roles de las bibliotecas ha motivado al gobierno departamental a citar todos los años un encuentro departamental de lectura y biblioteca. “Ya llevamos 10 encuentros continuos, en donde durante 3 días nos encontramos los 50 bibliotecarios, gestores culturales, promotores de lectura y hablamos de nuestros problemas, de las políticas nacionales. El último encuentro se hizo en Pitalito y tuvo como invitado principal las bibliotecas populares porque queremos que sean bibliotecas vivas, el año pasado fue dedicado a las Tic’s”, indicó Miguel Polanía, al tiempo que destacó los encuentros de Huila Lee y Escribe y el Encuentro con la Palabra.

La biblioteca pública es inclusiva.

En las comunidades

La figura de las bibliotecas en la comunidad se ha venido solidificando, los gestores sociales ven en ésta un punto fundamental de surgimiento dentro de sus localidades. Ejemplo de ello es que en los últimos 3 años se desarrollaron 4 bibliotecas populares en el Huila, dos de ellas en Neiva, otra en Pitalito y una más en El Pital, en las que son las misma comunidad quienes fortalecen esos procesos y se anclan a la Red de Bibliotecas.

Se evidencia así que el rol de las bibliotecas en la sociedad es fundamental pues puede revolucionar y empezar a dinamizar muchos sectores de la comunidad. Caso tal el de la biblioteca popular Pacho Vacca, ubicada en el corazón del álgido barrio Los Álpes de Neiva, y que cuenta con una experiencia muy enriquecedora.

 

Algunas dificultades

Pero como todo proceso tiene también dificultades, el coordinador de la Red de Bibliotecas Públicas del Huila, Miguel Darío Polanía, indicó que aunque el departamento tiene un buen indicador en este tema, aún falta mucho por hacer.

“La problemática más frecuente es el perfil inadecuado del recurso humano, y la escasa capacitación y alta rotación del mismo. Es decir, el gran problema que tiene el Huila en cuanto a bibliotecas no es la infraestructura, sino la inestabilidad de los bibliotecarios. Ejemplo Garzón, con todo el acervo cultural que tiene, en diciembre del año pasado murió la bibliotecaria y hasta hace 15 días nombraron ahí a una persona, seis meses parada la biblioteca porque no hubo un nombramiento. Igual cuando hay cambios de alcaldes, los procesos no tienen continuidad. Nosotros capacitamos a los bibliotecarios con varios talleres al año y los cambian, eso es frustrante”, dijo el Coordinador.

La biblioteca pública es inclusiva.
Encuentro de bibliotecarios del Huila.

Comentarios