Érase una vez, Me lo contó mi abuelo, Hace mucho tiempo. Así, y de muchas otras maneras iniciamos un cuento. El canon literario clásico nos dice que una narración tiene cinco elementos que lo caracterizan: narrador, espacio, tiempo, personajes y argumento.  El problema radica en cómo entrelazar dichos elementos para escribir una buena historia y cómo lograr que los estudiantes se interesen por el ejercicio de la lectura y escritura de este género literario. Ese fue el motivo de nuestro encuentro en el municipio de Aipe.

Eran las siete de la mañana, 31 almas inquietas se reunieron en un espacio lleno de palabras e historias: la biblioteca. Y qué mejor lugar para preguntarnos ¿de dónde salen las ideas para la escritura? Silvio Rodríguez, el trovador cubano, nos cantó Fábula de tres hermanos. Iván Sáinz Pardo, nos invitó a observar en El Sueño del Caracol la trágica historia de amor entre Julia y Oliver. ¿Por qué Julia no abrió los libros dónde Oliver le declaraba que la amaba?

Poco a poco otros autores, otros contadores de historias y otros personajes nos fueron acompañando, como El Puñal de Jorge Luis Borges:

En un cajón del escritorio, entre borradores y cartas, interminablemente sueña el puñal con su sencillo sueño de tigre, y la mano se anima cuando lo rige porque el metal se anima (…)”

No podían faltar los autores huilenses como Isaías Peña, Luis Ernesto Lasso y Luis Carlos Herrera, quienes nos hablaron de la creación literaria y el género del cuento. ¿Cómo construir una historia breve, interesante y con unicidad? más preguntas. Entonces llegó Cortazar con su Continuidad de los parques y lo entendimos. Tal vez éramos nosotros ese hombre que leía la novela en su sillón de terciopelo verde.

Las historias que leemos, que escuchamos y que vemos, nos permiten crear nuevos relatos, allí es donde aparecen nuestros personajes y aplicando algunas técnicas, podemos generar y mejorar las competencias narrativas, ese conjunto de habilidades le permiten al niño, al adolescente y al adulto contar historias de manera coherente y con equilibrio.

Una de dichas metodologías es modelar la escritura mediante la técnica de juego narrativo presentando cartas de personajes, de lugares, de objetos, de tiempo y de eventos para inventar historias a nivel colectivo y de esta manera mejorar el lenguaje oral y escrito, fomentar la creatividad, desarrollar la atención y las habilidades sociales. Asimismo desarrollar la cohesión narrativa propia de una buena historia, confiriéndole a esta un sentido lógico –temático.

Como docentes estamos comprometidos a que nuestros estudiantes mejoren sus procesos de lectura y escritura, Porque Huila Lee y Escribe.

 Y colorín colorado…este cuento no se ha acabado. Apenas comienza.

Nuestro cuento no fue a 31 voces. Estuvimos allí, en la biblioteca, acompañados de personajes y autores de todos los tiempos y lugares.

El taller ¡Haz parte de este cuento! pretende compartir con los docentes herramientas teóricas, pedagógicas y didácticas para que los estudiantes se apasionen por la lectura y escritura de cuentos a través de una participación colectiva y directa en la creación de los mismos.

Tierra de contadores de historias

Aipe, bello municipio ubicado al noroccidente del Departamento del Huila, es cuna de grandes escritores. Uno de ellos es Saúl Perdomo Rivera, autor de la novela costumbrista “Me lo contó mi abuelo” (1969) y de dos obras teatrales, “Santa y Mártir, Madre Mía” e “Ilusiones marchitas”. La biblioteca municipal lleva su nombre.

Rudber Eduardo Gómez Leguízamo -Papyrus.

Nacido en Neiva – Huila. Bibliófilo y librero. Licenciado en Filosofía y Letras, con experiencia docente de 20 años en los distintos niveles de educación. Miembro fundador del Colectivo Filosófico La Cigarra. Amante de la escritura, prepara su primer poemario, un libro de relatos en honor a su padre y una novela juvenil sobre la historia de Pitalito.

Comprometido con la cultura huilense. En proceso de metamorfosis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios