Conocido como la capital bizcochera del Huila, Altamira, genera turismo por este producto que recibe denominación de origen convirtiéndose en una de las gastronomías típicas del Huila.

Sus calles empedradas, el parque lleno de historias y su clima lo hacen apetecido por propios y turistas.

El municipio de Altamira cuenta con hermosos sitios recreativos y turísticos de admirar, y mejorando su presentación puede adquirir determinada importancia sureña.

EL AZUFRAL:

Arroyos de aguas termales azufradas muy apreciadas por los vecinos ya que le atribuyen propiedades medicinales. Son varios los sitios donde se encuentran estas aguas, entre los más comunes tenemos: Los Naranjos, Vereda El Pajijí, El Brasil, vereda El Puente; en el puente del cruce a Tarqui todos ellos se llega por carretera.

POZO DE SAN ROQUE:

Vertiente de aguas azules que los vecinos recogen con mucha fe para usarla en apoyo de diferentes creencias.  Este sitio es testigo de la primera fundación del antiguo poblado; allí se hallan vestigios del viejo cementerio. En recuerdo del histórico pozo de San Roque, paralelo al templo principal existe La Ermita de “San Roque” donde mana permanentemente agua.

 

La Laguna

Al llegar a Altamira lo primero que vemos es la laguna, un deposito natural de agua cristalina desde donde nacen miles de historias de los antecesores del pueblo. Un mundo natural que refleja el potencial que tiene el municipio.

 

Reliquia arquitectónica

Las casas elaboradas en bareque se mantienen intactas, algunas con una fachada que impacta a primera vista, sus calles son adornadas por el colorido conjunto arquitectónico que pintan un mundo tranquilo lleno de remanso para quien visita esta tierra.

Comentarios