La motosierra moral

0

FRANCISCO JOSÉ GARCÍA LARA

 

¡Alerta colombianos!, la motosierra moral está prendida para desprestigiar a todo aquel que ose denunciar cualquier maniobra ilegal de las que comúnmente usa el “gran colombiano”.

El primer objetivo de la siniestra maquina es el periodista Daniel Coronell, quien en su columna de la revista Semana y con pruebas contundentes, ha denunciado la manipulación de testigos en el proceso contra el exmandatario, el mismo por el cual la Corte Suprema decidió abrirle una investigación.

Coronell que ha demostrado tener una gran capacidad investigativa, no le ha temblado el pulso, ni mucho menos la pluma o el carácter, para relatar la manera en que abogados, delincuentes y hasta congresistas han abordado a los testigos intentando modificar sus declaraciones y así proteger al hombre más poderoso del país.

Hacer eso no solo implica recordar hechos propios de un tenebroso pasado y con varias muertes no aclaradas, sino también un desafío a una horda que no acepta razones y ante la imposibilidad de desvirtuar verdades incontrovertibles que recuerdan las andanzas de su presidente eterno, desaforadamente utilizan las redes sociales pretendiendo desprestigiar al periodista, es decir, descuartizándolo con la motosierra moral que son tan dados a usar.

Daniel Coronell vive fuera del país y seguramente ha tomado diversas medidas para su protección y la de su familia, eso ha hecho que sea difícil cualquier ataque contra su integridad física, entonces andan enloquecidos tratando de neutralizarlo moralmente, inventado toda clase de cosas que repiten y repiten, y obsesivamente reenvían intentando que las mentiras que solo en su retorcida cabeza caben, se conviertan en verdades.

Hay que recordar que esa estrategia la usan hace años, era lo que en el cartel de Medellín llamaban asesinato de carácter, que no era nada diferente que descuartizar moralmente a quien los enfrentaba, y si no lo lograban pasaban al asesinato físico, de eso hay múltiples ejemplos en la historia de Colombia.

Mientras el mundo repudia el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, desmembrado y desfigurado según las informaciones de prensa en el consulado de Arabia Saudita en Turquía, en Colombia se ha prendido la motosierra moral en contra de un valiente periodista pretendiendo acabar con su honra pero la sociedad no reacciona, calla, atemorizada quizás, pero ante todo indiferente como ha sido su costumbre.

Es imprescindible entonces manifestar nuestro rechazo e indignación con el trato que está recibiendo Daniel Coronell, cuyo principal pecado ha sido a través de su columna poner a temblar a todos aquellos que amparados en la impunidad pretenden seguir mandando en Colombia.

Comentarios

comentarios