Johan Andrés Joven Rojas, fue absuelto de la acusación de acceso carnal violento agravado a una menor de 16 años de edad, en el municipio de Campoalegre.

“Ninguna prueba directa sobre la autoría de Joven Rojas en los hechos…trajo la Fiscalía…”, dijo el juez de conocimiento, al absolver a Johan Andrés Joven Rojas de la acusación de acceso carnal violento agravado a una menor de 16 años de edad, en el municipio de Campoalegre.

La sentencia fue proferida por la Jueza Quinta Penal del Circuito con Funciones de Conocimiento, al término del juicio oral al que no asistió la víctima a declarar. “Mal haría el juzgado en proferir una sentencia de condena cuando el único fundamento probatorio está constituido por declaraciones vertidas por la presunta víctima fuera del juicio oral, respecto de las cuales el acusado no tuvo la posibilidad de controvertir…”, señaló el fallo.

Joven Rojas, asesor comercial y asistido en el juicio por el abogado Jorge Enrique Polania, fue investigado por su presunta participación en la violación a la joven, cuando transitaba por un potrero ubicado en el barrio Nuevo Horizonte en la Capital Arrocera del Huila, el 16 de marzo de 2010.

Según el testimonio de la presunta víctima a las autoridades, ella fue abordada por Joven Rojas, por alias ‘Nano’ y alias ‘Ratón’, quienes la inmovilizaron, la cogieron de pies y manos y fue violada por el procesado y ‘Ratón’. Además le advirtieron que no hablara.

En el juicio oral, el médico Fabio Germán Osorio Quintero, del Hospital El Rosario de Campoalegre, quien valoró a la menor, señaló que la paciente presentaba rasguños en el brazo izquierdo y derecho, mientras que en su zona vaginal presentaba pasto y tierra. “No resultan inconfundiblemente indicativos de violencia pregonada del encuentro sexual, máxime si la valoración sucedió pocas horas después de ocurridos los hechos…”, señaló la jueza.

Agregó además que la presencia de rasguños “por sí sola tampoco es indicativa de maniobras sexuales con carácter violento contenidas en la acusación, pues cuando la joven fue valorada jamás aludió el origen de tales lesiones”.

Precisó la togada que llama “fuertemente” la atención que los médicos que la valoraron “no hubieran encontrado rastros de violencia contundentes que permitieran probar por esta vía la agresión sexual…los bordes equimóticos (lesiones) encontrados en el área genital de la menor también pueden ser indicativos de maniobras sexuales voluntarias”.

Según la togada, la Fiscalía no presentó ninguna prueba directa sobre la autoría del procesado en los hechos por los que fue acusado. “Las múltiples versiones de la adolescente no pasan de ser pruebas de referencia, es decir, no tienen solidez requerida para sustentar un fallo condenatorio….”, indicó la jueza.

Sostuvo que ni las valoraciones de los dos médicos que “no constataron la existencia de claros signos de violencia sexual”, sumadas a las declaraciones de la víctima durante la investigación, además de los testigos que estuvieron en el juicio oral, “no pasan de ser pruebas de referencia…no permiten llegar al convencimiento más allá de toda duda razonable sobre la existencia del punible materia de juzgamiento y la responsabilidad del acusado…”.

Comentarios

comentarios