Rompamos las cadenas de la desinformación

0
356

Brigadier General Norberto Mujica Jaime

Comandante Región de Policía No. 2 Sur Oriental

 

Las redes sociales juegan un papel determinante en la comunicación y la vida cotidiana de todos los ciudadanos. Permiten estar más conectados y conocer los acontecimientos en cualquier parte del mundo, en algunos casos en tiempo real, gracias a la facilidad para la transmisión de audio, imagen y video. Sin embargo, dada la facilidad existente hoy en día para su manipulación, se ha evidenciado la difusión de falsas informaciones, impactando negativamente en la convivencia y seguridad ciudadana.

De acuerdo al Centro Cibernético Policial –CECIP- de la DIJIN, esta práctica conocida como “noticias falsas” o “fake news”, se enmarca dentro del discurso de la posverdad, un fenómeno en el cual prima la desinformación, manipulación y la mentira sobre algunos hechos, con el fin de persuadir, engañar y confundir a las audiencias finales del mensaje, para que estas últimas viralicen y difundan el mensaje sin corroborar las fuentes ni percatarse de su autenticidad.

Dentro de esta reprochable y premeditada práctica, los grupos especializados de la Policía Nacional han identificado que las fake news están ligadas al contexto político, social y de seguridad actual del país. Un ejemplo de ello, fue lo ocurrido el pasado 26 de octubre en la localidad de Ciudad Bolívar (Bogotá), donde una persona falleció por las graves lesiones causadas por un grupo de personas que buscaban justicia por mano propia, al haber sido advertidos por una cadena de WhatsApp del rapto y desaparición de niños en el Distrito Capital en la temporada de Halloween; información que obviamente era falsa y que a través de varios medios había sido desvirtuada por la Policía Metropolitana de Bogotá.

Como vemos, una falsa información difundida puede generar pánico entre la población y llegar a causar mucho daño, por lo que desde la Policía se ha venido trabajando para mitigar este fenómeno a través nuestra campaña ‘Rompa la desinformación’, cuyo propósito es promover la verificación con las fuentes oficiales la información contenida en cadenas difundidas a través de WhatsApp o redes sociales antes de reenviarla a sus contactos.

Paralelamente, a través del CECIP se monitorea la aparición de fake news, con el fin de hacer una trazabilidad que permita identificar a los articuladores de las mismas y su posterior judicialización de acuerdo a los tipos penales que la acción amerite, como instigación a delinquir, injuria y calumnia. Allí también se reciben las inquietudes y requerimientos de la comunidad frente a presuntas falsas noticias a través del portal CAI virtual (caivirtual.policia.gov.co).

Nuestro compromiso es indeclinable y permanente, por eso queremos que la comunidad recurra a las líneas de emergencia, así como a la Red de Participación Cívica para dar a conocer cualquier situación que intente alterar la calma y se presuma como una información falsa.

Comentarios