El Departamento frente a la crisis de la educación superior

0
299

JORGE FERNANDO PERDOMO

 

Las recientes protestas reclamando mayores recursos de la nación para atender la crisis del sector educativo que se venía incubando desde años atrás, están totalmente justificadas si aceptamos que el déficit afecta el acceso y la calidad de la educación, elementos claves del crecimiento económico de cualquier nación.

Resulta entonces necesario la destinación de mayores recursos que se obtengan de una reforma tributaria que permita mayores ingresos, eliminando privilegios al capital e inclusive reduciendo la participación de otros sectores.

La cuestión es, si resulta pertinente que del presupuesto departamental se apropien recursos para ayudar a conjurar la crisis de nuestra universidad Surcolombiana.

Hasta hace unos años el gobierno departamental venia atendiendo ese compromiso con base en una interpretación de la ley 30 de 1992, pero después de un litigio esta responsabilidad quedó reducida al aporte de la estampilla recientemente revalidada.

Considero que la administración departamental debe revisar la posibilidad de apoyar financieramente la universidad en proyectos específicos, por ejemplo, dotación en ciencia y tecnología, con claros compromisos para adoptar medidas contundentes para extirpar la corrupción, pues hay que reconocer que los hechos alrededor de la elección de contralor y personera municipal dejaron un tufillo no suficientemente aclarado, reducción de la nómina paralela que afecta su sostenibilidad económica y adicionalmente rediseñar su responsabilidad en la formación del talento humano, en concordancia con las necesidades de la región que le reclama mayor participación en los procesos de desarrollo.

Hoy después de muchos años, la posibilidad de acceso a la educación superior continua en deuda y la desigualdad sigue patente. Los estudiantes de colegios oficiales, generalmente provenientes de los hogares huilenses con menores recursos, tienen mayores dificultades para acceder a la universidad pública, pues en la calidad se evidencia una dinámica perversa, al estar condicionado su ingreso al sistema de las pruebas saber.

Esta situación implica que los recursos y esfuerzos de la región para fortalecer nuestra Universidad Surcolombiana, son aprovechados mayoritariamente por estudiantes con mayor capacidad económica que al formarse en instituciones privadas, han tenido oportunidad de una educación con mayor calidad obteniendo mejores puntajes ICFEX.

Siguiendo el ejemplo de Singapur, solo si vemos la educación como un pilar esencial en el desarrollo de la región con un sistema educativo basado en la meritocracia y la competitividad, valorando y capacitando nuestros docentes, podremos sacar el país del “pozo negro de la miseria y la degradación” -como lo describió LEE KUAN YEW el hombre que forjo el milagro en aquella nación-.

Comentarios