RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

Como estaba previsto, la continuidad de la actual rectora de la Universidad Surcolombiana, Nidia Guzmán Durán, quedó por ahora en manos del Consejo de Estado.

La funcionaria, quien asumió el cargo el 4 de octubre pasado quedó en la cuerda floja, a pesar de haber ganado por abrumadora mayoría la consulta estamentaria  realizada el 27 de septiembre.

Un mes después de haber asumido el cargo y en momentos que iniciaba a construir su proyecto institucional estalló la bomba jurídica que pondrá en vilo la gobernabilidad, como ocurrió en la década pasada.

Duván Andrés Arboleda Obregón, el mismo egresado que demandó la nulidad del nombramiento transitorio del anterior rector, entró en de nuevo en la escena, esta vez, solicitando la nulidad de su nombramiento, pero además, la nulidad de todo el proceso eleccionario, desde la convocatoria.  Y como medida cautelar, la suspensión provisional de su designación mientras se define el fondo de la demanda.

La docente alcanzó una ventajosa mayoría (62,31% del total de la votación) que le permitió llegar a la rectoría en una agitada campaña. El voto en blanco, obtuvo el 15,56% seguido de Miriam Lozano, quien obtuvo 14,31% que obtuvo y 7,82% registrado por Luis Alfonso Albarracín.

Argumentos

La convocatoria para designar rector (Acuerdo 015 de 2018)  no fue publicado en el Diario Oficial como está legalmente consagrado. Sólo se publicó en la página web institucional.

“Al no darse la debida publicidad del Acuerdo 015 de 2018 además de que el proceso de convocatoria para designar rector nunca cobró firmeza, no era obligatorio para terceros, no estaba vigente ni oponible ni vinculante (ni para la administración ni para los administrados)”, precisó el demandante.

Al no publicarse la convocatoria (Acuerdo 015 de 2018) en el Diario Oficial además de afectarse el principio de publicidad también se afectó el principio de igualdad e imparcialidad que deben regir la función administrativa, el debido proceso, los derechos de elegir y ser elegido y acceder a cargos públicos.

“Si bien la no publicación de un acto administrativo de carácter general no es condición para su existencia sí para su vigencia y oponibilidad, al no estar el acto administrativo en firme su ejecución es ilegal y podría llegar a ocasionar una vía de hecho”.

Por esa misma razón, el Consejo de Estado anuló el 6 de mayo de 2009 la elección del rector de la Usco, Hernando Ramírez Plazas, cinco meses después de haber asumido el cargo.

Inhabilidad

El segundo cargo, la columna vertebral de la acción de nulidad está soportada en una aparente violación al régimen de inhabilidades e incompatibilidades, derivados por un presunto intercambio de favores, proscritos para los servidores públicos. En resumen, los impedimentos soportados en la demanda se debatieron en la recta final de la jornada.

Los impedimentos

El 11 de julio de 2017 el Consejo Académico eligió por unanimidad a los decanos Fabio Alexander Salazar Piñeros (principal) y Mauricio Duarte Toro (suplente) como sus representantes ante el Consejo Superior Universitario. La elección quedó consignada en la Resolución 026 de 2017.

Nidia Guzmán, quien se desempeñaba como Decana de Educación votó por esa fórmula, según acta 016 de esa fecha. Fabio Salazar votó luego por Nidia Guzmán para integrar la terna. Lo mismo ocurrió con la selección del representante de los ex rectores en el organismo directivo.

El 15 de junio de 2017 el profesor Luis Humberto Alvarado (esposo de Nidia) le otorgó un poder a Edgar Machado para que asumiera su representación, quien resultó elegido con la suplencia de Ricardo Mosquera. Machado terminó votando por Nidia Guzmán.

Sin mediar manifestación de impedimento Salazar y Machado avalaron la candidatura de Nidia Guzmán, lo que podría configurar una eventual causal de impedimento por un supuesto conflicto de interés.

“Por lo tanto, dijo, la señora Nidia Guzmán Durán fue elegida violando el régimen de inhabilidades e incompatibilidades establecidas en la Constitución Política de Colombia”, anotó Arboleda.

Además, solicitó como medida cautelar la suspensión provisional de los actos demandados, comenzando por el nombramiento de su titular.

El demandante pidió la nulidad del nombramiento (Resolución 020 del 2018) realizado por el Consejo Superior una vez se conocieron los resultados de la consulta. Igualmente solicitó la nulidad de la convocatoria (Acuerdo 015) y toda actuación administrativa que se surtió hasta la designación y posesión. Adicionalmente solicitó que se vinculen a todos los miembros del Consejo Superior.

La rectora ante el Consejo Superior

Comentarios