Fernando Carrillo Flórez es el procurador general de la Nación.

JESÚS ANTONIO ROJAS SERRANO/LN

editorgeneral@lanacion.com.co

 

Para nadie es un secreto que el estadio “Guillermo Plazas Alcid” de Neiva se convirtió en un referente nacional a la hora de hablar de corrupción. Las obras de remodelación de este escenario deportivo ya llevan más de dos años paralizadas. Y el procurador general de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, lo tiene claro: “es un monumento a la corrupción”. Por eso, en este diálogo exclusivo con LA NACIÓN, el funcionario anuncia que “muy pronto” habrá noticias sobre la investigación disciplinaria contra el exalcalde Pedro Hernán Suárez Trujillo por este episodio.

El procurador Carrillo también se refiere al reciente caso de corrupción que hoy tiene en líos judiciales a medio Concejo, al excontralor Hildebrán Perdomo y a la expersonera Heidy Lorena Sánchez.

El Huila ha sido uno de los departamentos más golpeados por la corrupción, ¿Cómo atacar este flagelo en las regiones?

La corrupción es una pandemia en un país que sufre una anemia ética. He insistido en que se requiere un pacto nacional contra la corrupción, que involucre a todos los ciudadanos. Es necesaria una honda reforma judicial y la concreción de las reformas que votaron los colombianos en la pasada consulta anticorrupción.  A ese mandato ciudadano no se le puede hacer conejo. Más de 12 millones de ciudadanos votaron de manera libre para que las cosas cambien. El Congreso no puede ser inferior a ese compromiso histórico con la democracia. Hay una creciente exigencia ciudadana de justicia, de sanciones oportunas y ejemplarizantes a los corruptos. En las regiones se escucha el clamor por la transparencia, en un Estado fuerte con un aparato de justicia sólido. Hay que acabar con el partido de los contratistas y con los ciclos que reproducen la pobreza, la violencia y la inequidad.

¿Tiene hoy la Procuraduría los ‘dientes’ suficientes para castigar a los corruptos?

La Procuraduría se ha fortalecido y está dando fuertes batallas para recuperar la confianza ciudadana en la justicia. El proyecto de ley de probidad y ética pública busca darle más fuerza a la Procuraduría, atendiendo el mandato ciudadano en la consulta anticorrupción. Derrotar la corrupción es una tarea titánica, que no puede ganar una sola institución, sino el conjunto del Estado con el protagonismo de la sociedad. La corrupción tiene hondas raíces que crecieron en medio de una cultura de ilegalidad. La Procuraduría hoy es más necesaria que nunca. No solo por su tarea disciplinadora, preventiva y de intervención, sino también por su compromiso con la defensa de los derechos humanos y la construcción de una cultura de convivencia. Por ello hay que fortalecerla, no debilitarla, para que cumpla su misión constitucional. Por desgracia se escuchan voces de quienes en nombre de la eficacia del Estado le apuestan a debilitarla. La lucha contra la corrupción tiene la enorme paradoja de que muchas veces quien aplica justicia termina siendo víctima de los victimarios del bien común, que chequera en mano han construido redes de apoyo que logran afectar las percepciones ciudadanas.

Para nadie es un secreto que uno de los hechos de corrupción más emblemáticos del Huila han sido las obras de remodelación del estadio “Guillermo Plazas Alcid” de Neiva, ¿Cuál ha sido la acción de la Procuraduría en este caso?

La Procuraduría no va a permitir que los corruptos le sigan metiendo goles a los colombianos. Ese estadio es un monumento a la corrupción y los responsables deben responderle a la justicia. Son evidentes las irregularidades que han rodeado la contratación de la remodelación e interventoría de ese centro deportivo. Esperamos dar muy pronto noticias al respecto frente a la decisión definitiva de la Procuraduría que investiga las responsabilidades de los implicados, es decir el exalcalde Pedro Hernán Suárez Trujillo, y el exjefe de contratación, Carlos Fernando Puentes.

¿Y veremos la acción de la Procuraduría en el reciente escándalo sobre la presunta elección irregular de Contralor y Personera de Neiva?

La Procuraduría está actuando en estos casos. El Procurador Regional del Huila inició indagación preliminar en contra de nueve concejales de Neiva, y el Contralor municipal y la personera municipal de esa ciudad y otros funcionarios del orden departamental, por hechos relacionados con el presunto ofrecimiento, otorgamiento y/o aceptación de dádivas, para influir en el proceso de elección de los mencionados funcionarios. El proceso se encuentra en fase de recaudo de pruebas e indagación preliminar. Los ciudadanos deben tener certeza de que actuaremos con rigor en la aplicación de la ley.

Hablando de corrupción, ¿Qué hacer de una vez por todas para evitar que se roben la plata de la alimentación escolar?

La lucha contra el hambre va de la mano de la batalla contra la corrupción.  Soy reiterativo en que la Procuraduría trabaja para detener el ciclo mortal de estómagos vacíos y derechos humanos sepultados. El saqueo de los dineros públicos destinados a la alimentación escolar es un crimen imperdonable, que debería tener las más altas penas. No solo mata quien dispara, también quien se roba los dineros públicos destinados a superar la pobreza. Le hemos señalado al gobierno nacional que es urgente reinventar, con altos estándares de transparencia, el Programa de Alimentación Escolar, PAE, que se ha el plato favorito de empresarios deshonestos y políticos descompuestos. Mientras ellos ganan elecciones robando raciones, se pierden las nuevas generaciones. En el caso particular de Neiva, desde el pasado 24 de abril, la Procuraduría Regional del Huila adelanta una intervención preventiva al Programa PAE del departamento, para establecer posibles falencias. En este departamento, además, ha iniciado investigaciones disciplinarias, por el PAE, en la gobernación del Huila y los municipios de Neiva y Pitalito.

¿Está de acuerdo en quitarle a los corruptos el beneficio de la casa por cárcel?

El país tiene que endurecer las condenas a los corruptos y acabar los privilegios que estimulan a los delincuentes. La corrupción mata. Es más dañina que el conflicto armado, porque le quita los recursos de la alimentación escolar, la salud, la educación, la vivienda, a los más vulnerables para beneficio personal de unos pocos. Hay que cortar de raíz ese flagelo, quitando beneficios y endureciendo las sanciones penales y sociales.

Señor Procurador, ¿Qué tiene que pasar en Colombia para desterrar la corrupción?

Se necesitan transformaciones estructurales y una enorme voluntad política para alcanzarlas. Por eso he insistido en un Pacto Nacional por la Transparencia. No hay una sola receta, pero sí es esencial una férrea voluntad de todos los actores. La corrupción no es un fenómeno que se pueda esconder hoy debajo del tapete de la guerra. Es una exigencia histórica sacar a Colombia del hueco profundo de la corrupción. Todo ciudadano debe hacer su aporte. Debe levantarse todos los días decidido a poner su granito de arena. La sanción social es un arma poderosa para acabar la cultura de la ilegalidad que tanto daño nos hace.

Otro tema, el de Medimás. ¿Qué sigue pensando de Medimás?

La suerte de Medimás no depende de los anuncios del Procurador, sino de las decisiones de las autoridades competentes ante los incumplimientos e irregularidades. Hoy esa EPS no cumple las condiciones y requisitos para operar, esto no sólo lo ha advertido y denunciado la Procuraduría, también la Superintendencia Nacional de Salud y el propio contralor de Medimás, situación que pone en riesgo a sus afiliados. La Procuraduría tiene la obligación de proteger el derecho a la salud de los colombianos. Medimás ha perdido más de 800 mil afiliados y esta sancionada por la Supersalud. En este momento se encuentra bajo medida preventiva de vigilancia especial por parte de la Supersalud, y está sometida a medida de control, por la Superintendencia de Sociedades.

Los directivos de Medimás alcanzaron a salir a decir que usted generaba pánico con sus pronunciamientos, ¿Qué responde?

Pánico debería generarnos a los colombianos cada ciudadano muerto por la ineficacia del sistema de salud. Es inaudito que ahora se quiera hacer responsable de la crisis de Medimás a la Procuraduría y no a quienes, por sus malos manejos, han llevado a la sala de cuidados intensivos a esa EPS; situación que ha afectado la salud de más de cuatro millones de afiliados.

Un tema más señor Procurador, ¿Qué opina de la implementación del acuerdo de paz a estas alturas?

Los acuerdos de paz se firmaron para cumplirse. Colombia está en los ojos del mundo a la expectativa de que lo pactado se materialice. Hay que salir del pesimismo. No se puede echar a perder lo alcanzado. Hace pocas semanas, precisamente, le envié una carta al Presidente Duque, para solicitarle el diseño de una ruta de cumplimiento de lo pactado para la reincorporación efectiva de los excombatientes, mediante una acción social, económica y política que consolide en los territorios la reconciliación y espante los nubarrones que amenazan con devorarse lo avanzado. Colombia no se puede dar el lujo de regresar a la guerra. Hay que cumplirle a los más de 12 mil ex combatientes de las Farc, copar los territorios que abandonó la desaparecida organización armada, y trabajar para superar los factores que han sido el combustible del conflicto armado en Colombia, como la pobreza y la débil presencia institucional en el campo; los cultivos ilícitos y el narcotráfico; garantizando los derechos de las víctimas y las medidas de seguridad para las comunidades rurales. Además, hay que detener el asesinato de los líderes sociales y defensores de derechos humanos. La paz hay que construirla en los territorios, con políticas sociales y presencia de las autoridades. Hay que llevar el Estado a donde nunca ha estado, y derrotar a los violentos.

¿Debe preocupar a los huilenses y los colombianos el caso de Iván Márquez y El Paisa?

Todos los excombatientes deben demostrar con hechos su compromiso real con el proceso de reintegración. Cumplir lo pactado es obligación de ambas partes, no solo del Estado. A los líderes de la desmovilizada Farc la historia los obliga a dar demostraciones contundentes de que la guerra quedó en el pasado y que el horizonte de la nación es la reconciliación y no la incertidumbre de nuevas confrontaciones. Es equivocada la estrategia del silencio. Celebro que Iván Márquez haya acudido a los llamados de la JEP, y espero que El Paisa haga lo propio. Con esos actos no se puede minar la confianza nacional e internacional en la paz, por la que tantos años hemos esperado.

Un par de preguntas finalmente, ¿Está de acuerdo en que se limite el uso de la acción de tutela?

La tutela es patrimonio de los colombianos. Cualquier modificación a ese derecho será un retroceso a la democracia. Restringir la tutela es un viejo anhelo de sectores que buscan devolver a Colombia a la Constitución de 1886, desconociendo los grandes avances de los últimas décadas. Para la Procuraduría no hay tijera que pueda acabar con la tutela, que es el ropaje de una ciudadanía cada vez más empoderada.

Señor Procurador, ¿Cuándo estará en Neiva liderando diálogos con la comunidad?

Espero estar pronto en Neiva, trabajando de la mano con los ciudadanos en la lucha contra la corrupción, la defensa de los derechos humanos y la promoción de la Constitución. Esta es una Procuraduría Ciudadana, que tiene los pies en los territorios.

Comentarios