"Un pueblo que no conoce sus muertos no conoce su historia”, importante frase que se expresó durante el debate. Foto: Sergio Reyes.

Argumentos de un lado y de otro, frente a lo que podría ser el futuro del cementerio central de Neiva, se escucharon ayer en el Concejo de Neiva en el debate convocado por el concejal Diego Tello y que contó con la participación de un delegado de la Diócesis de Neiva, el Secretario de Planeación, la líder de Medio Ambiente, vendedores de flores del cementerio y dos antropólogos que explicaron la importancia de la necrópolis como constructora de memoria colectiva.

“Los muertos son de todos”

La antropóloga Eloisa Lamilla, presentó argumentos basados en una investigación que realizó como tesis de su maestría, donde evidenció cómo las tumbas del cementerio central de Neiva guardan una historia recóndita de la región. Próceres, intelectuales, dirigentes políticos, sus madres, abuelas, hermanas, que de alguna u otra manera aportaron a la edificación de la historia de Neiva y el Huila, yacen en los olvidados sepulcros del cementerio central.

“El cementerio es un lugar privilegiado en la creación de nuestra identidad regional y también de nuestro proceso de crecimiento y de desarrollo local”, dice Eloisa Lamilla.

Y aunque al entrar al cementerio central de Neiva, hoy por hoy deteriorado con sus tumbas lamosas y lacradas,  guarda más de 130 años de historia en cada uno de los mausoleos, bóvedas y sepulcros.

¿Debe convertirse en un parque museo?

“El cementerio ya es un museo y un parque, no hay que convertirlo en algo que ya es”, así lo manifiesta Lamilla, que sin ánimo de controvertir a la curia y destacando su labor como administradora del cementerio, piensa que este lugar ya es un espacio cultural.

“Habrá que pensar en un cementerio alternativo, pero también yo creo que es importante que en este momento el cementerio tiene que seguir en uso, porque no podemos dejar a la ciudad sin su cementerio que es para la mayoría de gente humilde, de bajos recursos”, señaló la antropóloga.

Y es que la principal preocupación frente al cementerio central por el cual se está pensando en su reubicación, es el tema de salubridad, su capacidad para seguir albergando muertos y las dificultades por el espacio público, además porque la ley exige que los cementerios deben estar fuera del perímetro urbano.

“Hay un tema clave que tenemos que hacer y es un estudio juicioso de saber cuál es la capacidad real del cementerio, cual sería a futuro la viabilidad de seguir ofreciendo servicios funerarios, sabemos que ahora está prestando servicios, muchos están inconformes con ello, otros como yo respaldo sin duda la administración que ha tenido la curia, ha habido un error en confundir las complejidades de determinar de quien es el predio pero los muertos son de todos, los muertos son parte de nuestro patrimonio y son parte de nuestra memoria colectiva y esos muertos merecen nuestra atención y nuestro respeto”, explicó la antropóloga.

Es un foco de contaminación

La líder de Medio Ambiente, Gloria Amparo Gutiérrez de Olaya, durante su intervención expresó su preocupación por la suerte de los aproximadamente 2000 estudiantes que reciben clases alrededor del cementerio y que están expuestos a múltiples virus y vectores transmisores de enfermedades.

“Los niños del técnico que entre mañana y tarde suman más de 1000, los niños y niñas del departamental que en la mañana y tarde deben sumar mal contados otros mil, vecinos de un foco de contaminación”, expresó la funcionaria.

Y es que aparte del criadero de zancudos transmisores del zika, chikunguña, dengue y otras enfermedades, “allí también se encuentra un criadero fuertísimo de cucarachas y ustedes saben los peligrosas que son las cucarachas para la salud de las personas, y ahora pues están los caracoles africanos también hay por cantidades y los ratones también hay por cantidades y podríamos nombrar un buen número de ellos”, puntualizó Gutiérrez.

Enfatizó que es importante tomar una decisión frente al cementerio, pues el próximo año con la llegada del fenómeno del niño,  vamos a estar más expuestos a la proliferación de plagas.

Debate sobre el cementerio central dio luces importantes sobre la decisión que se debe tomar frente al camposanto. Foto: Sergio Reyes.

¿De quién es el cementerio?

Es una de las tareas que quedaron del debate en el Concejo, pues se mostraron varios documentos donde se presenta por un lado, como propiedad de la curia y por el otro como propiedad del municipio, pero por ninguno de los dos lados hay algo registrado en la oficina de instrumentos públicos.

“La Administración no quiere entrar en controversia sobre la propiedad, porque pues lo que uno encuentra son diferentes documentos que enmarcan la posesión, pero si nos llama la atención porque no se ha legitimado ante instrumentos públicos, yo lo que pienso es que hay que mirar que con toda esa documentación, nosotros no vamos a entrar a oponernos, sobre lo que ustedes hagan porque es importante para lo que nosotros hagamos”, dijo el secretario de Planeación, Rafael Yepes.

Para el padre Rúber Fierro, párroco de la Catedral Inmaculada Concepción de Neiva, cuando se instó por parte de las autoridades a que en el cementerio se construyera una sala de necropsias, la Administración Municipal manifestó que el predio no era de su propiedad  y esa construcción se hizo por cuenta de la Iglesia.

El traslado es una proyección

Para el sacerdote, quien fue al debate en representación del Obispo, por ahora el tema del traslado es una proyección teniendo en cuenta lo que demanda la ley en cuanto a la ubicación del cementerio. No obstante, advirtió que podría pasar mucho tiempo antes que esto se dé.

“La proyección que de pronto ha sido objeto de debate, la parroquia de la Inmaculada Concepción, propietaria del cementerio, en comunión con el señor Obispo, tiene como proyección el traslado del cementerio (…) actualmente el cementerio central no ha sido declarado zona histórica o patrimonial, pero se ha proyectado, sea hoy, sea mañana, sea en un mes, eso por ahora no es posible, hay que conseguir el terreno e acuerdo al POT de la ciudad precisamente a las afueras de la ciudad para salvaguardar la salubridad e higiene de la ciudad como lo emana la ley”, dijo el presbítero.

Lo que quedó de tarea

Una mesa de trabajo para decidir sobre el futuro, “vamos a constituir una mesa de trabajo para que esto no quede en el aire, una mesa de trabajo que la integrarían el Concejo, la Alcaldía de Neiva, con las secretarías de Planeación, Ambiente y Desarrollo Rural, Gobierno, Salud y Competitividad, la iglesia debe estar allí”, expresó Diego Tello, concejal citante del debate.

Y añadió, “¿Para resolver qué? el tema jurídico; se debe avanzar en esta Administración en hacer un estudio muy juicioso, hacer un análisis ambiental y de saneamiento referente a la capacidad del cementerio y tener un análisis de cuánto tiempo más de vida tiene, yo creo que eso es importante saberlo. Un análisis cultural, que Eloisa ha logrado avanzar muchísimo y que más que una tesis de maestría para decir culturalmente que tenemos allí y avanzar frente al tema de la declaratoria como bien público”, concluyó Tello.

 

 

 

 

 

 

Comentarios