“La desconfianza es la madre de la inseguridad”

0
418

Por: Adriana Camacho Vargas
Psicóloga

Cada vez que Mateo compartía tiempo con alguna mujer, Pilar sentía la necesidad, muchas
veces inconsciente, de compararse con ella y el resultado de este ejercicio nunca era positivo.

Sensación de insuficiencia, rabia, inferioridad o deseo de querer controlar son unas de las
tantas variables presentes cuando la inseguridad reina nuestra vida, permeando la relación
íntima que tenemos con nuestra pareja de un constante malestar la mayoría de las veces
irracional. Un grado moderado de inseguridad es considerado natural ya que realmente pocos no experimentan sentimientos de duda o inseguridad frente a ciertas situaciones de la vida, nadie esta tan seguro para decir que no la siente ante nada y en varias ocasiones la inseguridad resulta bastante reflexiva.

Sin embargo, en el caso de Pilar, esta posición dubitativa es perjudicial para la salud de la relación y de ella misma. Creando pensamientos negativos y patrones dañinos como lo son pensamientos obsesivos sobre infelidad o compararnos con otra persona para declararnos menos, genera sentimientos de celos con miedo al fracaso de la relación o a ser abandonados por nuestra pareja en cualquier momento y estos pueden manifestarse por medio de la rabia, comportamientos posesivos, depresivos, o impulsivos que algunas veces parecen repentinos e inexplicables.

Resulta importante identificar nuestras inseguridades cuando se presenten frente a diferentes temas y situaciones, posiblemente disfrazadas de argumentos para justificarlas, ya sea juzgando el comportamiento de la otra persona como desacertado o engrandeciendo el momento para arrastrar episodios pasados. Siendo conscientes de nuestras inseguridades y sus expresiones, podemos evitar que tomen el control de nuestros pensamientos y respuestas en casos en donde se ven afectadas, asegurándonos de trabajar en ellas para incrementar la autoestima y confianza en la relación y en nosotros mismos. Ahora, estoy hablando específicamente de casos donde la inseguridad no tiene lugar como respuesta, no en los que cierto grado de duda es oportuno y necesario. Cuidar nuestra relación de desconfianza, celos e inseguridad es un trabajo tanto individual como lo es de pareja y en ocasiones involucrar unespecialista no está de más.

Principalmente, el diálogo es nuestro mejor aliado, como lo es para la gran mayoría de interacciones, construir nuestra relación a base de comunicación y confianza nos generará tranquilidad y seguridad para seguir adelante. Tengamos la seguridad de que si estamos con una persona es porque tomamos la decisión a diario de hacerlo.

Comentarios