LA NACIÓN

Se presentó en la ciudad de Bogotá el Índice de Competitividad Departamental 2018 realizado por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario, donde los resultados dejaron ‘mal parado’ al Huila  en temas importantes como salud, infraestructura, educación superior y dinámica empresarial. Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad en diálogo con LA NACIÓN, explicó qué debe hacer el departamento para mejorar  y cerrar sus brechas. “El llamado es a que vuelvan a retomar  ese empuje para sacar adelante el departamento y puedan tener mejores resultados el próximo año”, dijo.

Además, Córdoba realizó un análisis sobre el estado de la competitividad en el país y afirmó que “la productividad en Colombia es bajísima”.

 

¿Cuáles fueron los principales hallazgos del Índice Departamental este año?

Es la sexta vez que construimos este índice departamental de competitividad que se hace anualmente junto con la Universidad del Rosario. Nos da gran satisfacción ver que de los 27 departamentos, 20 mejoraron  en sus puntajes, están mejorando Quindío, Sucre, Risaralda, Valle del Cauca, Caldas, Atlántico y Cundinamarca especialmente.

¿Cuál es el principal objetivo de medir anualmente a los departamentos en su competitividad y desarrollo económico?

Porque le permite a los departamentos conocer cómo están y en qué pueden mejorar. Hay algunas regiones que lo han usado como herramienta para enfocar sus planes de desarrollo. Esas regiones que han usado el índice, han cerrado sus brechas de manera significativa. Hay otras que han ido ingresando, porque cuando empezamos el índice la información era escasa para algunos departamentos a lo que es hoy y no se podían medir. Ahora de los 32 tenemos 27 completos. Pero hay muchas regiones que han cerrado sus brechas y ese es el principal objetivo.

¿Por qué hubo otros departamentos que no mejoraron?

Desmejoraron pocos, Tolima, Chocó, Guajira, Magdalena, Huila, Santander entre otros y es porque no hacen bien la tarea, no se dedican a trabajar para mejorar los resultados y entonces luego en el índice sale la realidad de lo que pasa en cada región. Deben tomar las acciones necesarias para mejorar su competitividad, cada departamento tiene que asumir la responsabilidad de los gobernantes como los ciudadanos.

Una novedad para este año, fue la inclusión de un nuevo departamento en el Índice de Competitividad, Arauca ¿Por qué fue incluido?

Arauca hace unos años hizo una solicitud, pidiendo ser incluido y se hizo un trabajo en el departamento y con cada uno de los ministerios para que fueran incluidos y que fueran parte del índice general.

¿Por qué solo en 27 departamentos se realiza esta medición?

Desde que empezamos a construir el índice en ese momento, nos dimos cuenta que no existía la misma información para los 32 departamentos, mucho tenía que ver la falta de datos en el tema laboral

¿Entre los 10 pilares que se analizan cuáles fueron los avances más significativos?

Eso varía de acuerdo a cada departamento, pero lo que pudimos observar con satisfacción es que las regiones crecieron en educación básica, media y superior y eso es muy importante, por otro lado hay algunas que mejoraron su institucionalidad y eso es fundamental también, contar con buena calidad de las políticas públicas, además se pueden notar avances en infraestructura. Hay que dejar claro que hay variables, no es igual en todos los departamentos, hay unos que mejoran unas cosas y algunos mejoran en otras, pero en general el tema de la educación es lo que más se destaca en las regiones.

¿Cómo está la productividad en Colombia?

La productividad en Colombia es bajísima. Es un 20% de la productividad en promedio en Estados Unidos, esto quiere decir que en el país se necesitan cinco personas para realizar el trabajo que hace una sola persona en Estados Unidos, hay unos sectores donde la situación es más crítica, hay otras donde no lo es tanto.

Los intensivos en capital tienen una productividad más alta, más nunca llegan a la productividad de Estados Unidos, los intensivos en mano de obra, tienen una productividad mucho más baja, que es todo lo que tiene que ver con agricultura, comercio etc. Ahí hay que trabajar muchísimo.

Con respecto al salario mínimo es muy importante entender la relación de productividad con el salario mínimo. Hay que entender que si yo estoy empleando a un trabajador que me rinde la quinta parte de lo que me debería rendir, entonces estar subiendo el salario cuando no he ganado ni en eficiencia, ni en productividad,  causará que el sector formal, contrate cada vez más a menos personas porque no tienen la productividad que necesita. Entonces la relación entre productividad y salario mínimo es una variable que se debe tener en cuenta.

La productividad es lo único que garantiza un crecimiento y un crecimiento a largo plazo, sino miro eso como empresario, lo único que estoy haciendo es pagando más, pero no estoy haciendo crecer mi negocio.

Teniendo en cuenta este panorama, ¿Hacia dónde va el país en materia de competitividad?

Estamos muy optimistas con el compromiso del presidente Iván Duque, y su gobierno de verdaderamente enfocarse a los factores que determinan e inciden en la productividad y competitividad del país. Aspiramos a que si nos ponemos unas metas, seamos capaces de avanzar y la razón por la cual es tan importante es porque la competitividad es el bienestar de la población, es algo que beneficia a la gente, creando oportunidades para la población. Entonces estamos a la expectativa, esperando que este nuevo gobierno cumpla.

¿Por qué Cundinamarca presenta el mayor crecimiento ocupando uno de los primeros lugares en la clasificación general?

Los resultados en competitividad son producto del esfuerzo, de las decisiones que se toman en los diferentes frentes para mejorar. Por ejemplo, si el departamento vio malos resultados en indicadores como las pruebas Saber 11 o en deserción escolar o en diferentes cosas, entonces toma la decisión de mejorar y no permitir malos resultados, se refuerza, mejora y ahí está, eso se nota.

Cundinamarca ha hecho un esfuerzo muy grande en fortalecer su institucionalidad, ellos se han dedicado a mejorar la calidad de sus instituciones, han sido muy juiciosos en brindar las condiciones básicas. Muchas veces hacer la atarea no es solo mantenerse igual, sino es ver cómo se puede mejorar, avanzar y superar a los demás.

Al departamento del Huila, no le fue bien este año en los resultados, cayó dos puntos, ocupando la posición 18 con una calificación de 4,35 dejando ver falencias en infraestructura, salud y dinámica empresarial ¿A qué cree que se debe este retroceso?

Lo que yo veo en el departamento es que durante los seis años que se ha realizado la medición, cuando uno ve los diferentes pilares del Huila, vemos que en instituciones habían logrado mejorar, pero ahora cayeron cinco posiciones. En lo que es infraestructura también cayeron cinco posiciones, en mercados se mantienen igual, pero presentaron mejoría en educación primaria, secundaria y media y eso es bueno. En salud, bajaron y están bajando hace tres años, en sostenibilidad ambiental, pese a que están bien perdieron posiciones con respecto al año pasado.

En eficiencia de mercados se mantienen, más o menos estables, en sofisticación y diversificación están desmejorando gradualmente, esto está relacionado con todo el sector empresarial, con lo que producen en el Huila. La innovación también tiene que ver con este sector privado. Veo las caídas más duras del Huila en institucionalidad, en infraestructura y salud.

Uno de los pilares que presenta calificación más baja (3,23) es el de educación superior y capacitación ¿Cuáles podrían ser las causas?

En educación superior, están prácticamente igual que otros años, creo que esa calificación tan baja en este pilar se da especialmente porque otros departamentos, acreditaron más universidades en alta calidad y el Huila solo tiene una, eso influye muchísimo, cambia todo el contexto de la región. Además deberán hacer algo con el tema de la deserción y mejorar el número de graduados en posgrados.

¿Qué hay que hacer para mejorar la competitividad en el departamento?

Despertar. Mejorar la competitividad es una tarea pública y privada, nadie lo puede hacer solo, las autoridades hacen una parte, el sector empresarial otra y la academia también. Deben trabajar juntos y evaluar porqué ha perdido dinamismo en esos pilares donde tienen baja calificación.

¿Cuál es el mensaje?

La primera vez que sacamos el índice, quien estaba en su momento en el gobierno local, se preocupó por los resultados  y trabajaron todos por mejorar. El llamado es a que vuelvan a retomar  ese empuje para sacar adelante el departamento y puedan tener mejores resultados el próximo año.

Comentarios