La Justicia pidió al Gobierno colombiano proteger a las abejas ante la amenaza de extinción. A través de un fallo se obliga a los ministerios de Agricultura y Ambiente crear un organismo o designar a un responsable q «asuma el tema de la extinción de las abejas» e investigue qué está afectando «la supervivencia de estos agentes polinizadores».

La sentencia fue difundida este miércoles a raíz de un demandante que pidió poder consumir miel pura. La acción fue presentada en Cartagena por el abogado Joaquín Torres.

El juez Freddy Machado, de Cartagena, aceptó un recurso de amparo y ordenó a las autoridades adoptar políticas ambientales que permitan la preservación efectiva de la vida de las abejas.

«Si no se hacía algo, nos íbamos a quedar sin abejas, algo muy grave para nuestra subsistencia», dijo a AFP Joaquín Torres.

La decisión judicial también ordena que se adelanten estudios científicos para establecer las causas que están generando la muerte masiva de abejas y a establecer zonas especiales para la protección de colonias de abeja.

¿Por qué son tan importantes?

En un informe la WWF – Colombia explica que sin los polinizadores, muchos de los servicios ecosistémicos que disfrutamos hoy como los alimentos y las medicinas desaparecerían.

Los polinizadores tienen uno de los deberes más importantes: transportar el polen de flor en flor para que las plantas puedan reproducirse. Las flores representan alimento para estas especies, por eso, se dirigen a ellas una y otra vez para consumir sus frutos

Prueba de ello es que más del 75% de los cultivos alimenticios más importantes del mundo se benefician de la polinización.

Son vitales, pero están en peligro debido, principalmente, a prácticas agrícolas intensivas, degradación de sus hábitats, especies invasoras, el uso de pesticidas y el calentamiento global. Hoy, la abundancia, diversidad y salud de estas especies está en riesgo. Para nombrar un ejemplo: solo en nuestro país 11 especies de abejas se encuentran amenazadas, según el Informe Colombia-Viva de WWF-Colombia.

Comentarios

comentarios