Jorge Fernando Perdomo

Que un equipo femenino de fútbol, haya ganado la Copa Libertadores de América para Colombia, más rápido de lo que lo hicieron los hombres, es una hazaña que hay que destacar con letras de molde.

El fútbol femenino en nuestro país es muy joven como organización, así muchas mujeres lo hayan avivado y practicado tiempo atrás.

En Colombia, tuve el privilegio, como presidente de la Dimayor, de impulsar la creación de la liga profesional femenina, como un reconocimiento a la mujer en este deporte, en una política de responsabilidad social de estimular la equidad de género y crear oportunidades de vida para la mujer.

En Colombia, por ejemplo, las cifras entristecen: se estima que, más del 75% de nuestras mujeres han sufrido algún tipo de violencia, en el último año.

En el Huila hay registrados 4.778 casos de violencia física en el año pasado.

Con esta nota no pretendo hacer un análisis de las estadísticas escalofriantes que ponen a la mujer como un sujeto receptor de los males de una sociedad enferma.

Mejor, que sea una ocasión para exaltar a la mujer en uno de sus más grandes retos sociales, pues practicar el fútbol, contiene una carga simbólica tan pesada, que con el simple hecho de jugarlo competitivamente, pueden transformarse costumbres y comportamientos.

Colombia, puede cambiar en sus paradigmas sociales y culturales por el solo hecho de que las mujeres practiquen profesionalmente un deporte que estaba signado por el machismo.

El torneo del futbol profesional femenino que se puso en marcha en 2017 y de donde salió el Atlético Huila, coronado hoy como el onceno campeón de América, enfrentando al Santos de Brasil, el mismo del rey Pelé, emula a otros equipos masculinos que se tomaron “toda una vida” para llegar a ese mismo pedestal.

Hoy, me siento doblemente orgulloso: primero, porque el nuevo campeón de la Libertadores, tiene origen en mi tierra bendita y en el club del que fui su presidente; y segundo, porque el Huila emergió como potencia futbolística femenina en una liga en cuya creación tuve mucho que ver.

¡Felicitaciones a los directivos Diego Perdomo y Juan Carlos Patarroyo quienes con paciencia y dedicación construyeron este logro que nos llena de orgullo y satisfacción y a nuestras hermosas y talentosas mujeres gracias por todas las alegrías que nos brindaron y por haber dejado en alto el nombre de nuestra tierra!

Comentarios