La mujer es señalada de reclutar jóvenes para transportar divisas desde México hacia Colombia.

La huilense Alejandra Botache Molina y su esposo, conocido como ‘Rambo’, al parecer eran integrantes de una red señalada de transportar dólares del narcotráfico. La organización fue desmantelada junto a tres bandas más por las autoridades.

La operación denominada ‘Eslabón’, se adelantó simultáneamente en las ciudades de Neiva, Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Manizales y Pereira, por unidades de la Policía, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos.

Alejandra, de 39 años de edad, detenida en Neiva y su esposo, en Bogotá, fueron capturados junto 25 personas más, quienes integraban las cuatro redes delincuenciales que impusieron diversas modalidades de ‘correos humanos’ para camuflar dinero.

Voceros de la Policía y la Fiscalía, manifestaron que Alejandra Botache es señalada de “reclutar personas jóvenes y desempleadas en la región”.

Mientras que su compañero sentimental “sería uno de los cabecillas y viajaba constantemente a México para coordinar el tema”.

Los investigadores durante las capturas, incautaron 13 celulares, dos tablets, más de 2.700 dólares en efectivo, un dispositivo de almacenamiento, seis pasaportes, tiquetes aéreos, 10 agendas y cuatro carpetas con información de interés para el proceso.

Voceros de la Policía manifestaron que los ‘correos humanos’ ingerían los dólares empacados en cápsulas de látex, sin importar el riesgo que representaba para su salud, transportarlas desde Ciudad de México a Bogotá. Las investigaciones también pusieron en evidencia otras maniobras ilegales como divisas adheridas al cuerpo o escondidas en maletas de doble fondo.

La operación permitió a los investigadores capturar al líder de una de las redes, se trata de Wílmar Hernández Sánchez, alias ‘Pinocho’ o ‘Profe’, “sería el principal articulador de la estructura y el encargado de recibir a los viajeros en México, hospedarlos y prepararlos para que pudieran ingerir dediles de látex, cada uno con al menos cinco billetes de 100 dólares. Este hombre registra 250 movimientos migratorios entre Colombia y México”, manifestó la Policía.

De acuerdo con el material probatorio y los testimonios recopilados, un pasante de divisas podía ingerir, en promedio, entre 80 y 120 cápsulas, es decir, transportaba cerca de 40.000 dólares, aunque se conocieron casos de ciudadanos cuya contextura física les permitió llevar en sus cuerpos hasta 75.000 dólares.

Las personas escogidas para el tráfico de divisas eran, principalmente, jóvenes universitarios o desempleados, preferiblemente entre 25 y 35 años de edad. Las organizaciones tenían fichas cuyo rol específico era ubicar hombres o mujeres que cumplieran estos perfiles y estuvieran decididos a viajar a cambio de una remuneración que podría ascender a 5 millones de pesos.

Delitos

Los 27 capturados, entre los que figuran cabecillas, reclutadores y coordinadores logísticos, fueron presentados en audiencias concentradas ante jueces de control de garantías y fiscales de la Dirección Especializada contra el Lavado de Activos les imputaron cargos por los delitos de concierto para delinquir, lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

El juez de garantías ordenó la medida de aseguramiento carcelario contra los detenidos.

 

 

 

 

 

 

Comentarios