Albeiro Castro Yépez

Los destinos turísticos que en el mundo han logrado consolidarse han implementado programas de formación de la cultura turística en su población, programas que en su gran mayoría se aplican a través de la escuela, unas veces como catedra, otras como servicio social, y en ocasiones convocando a la comunidad a participar de jornadas cívicas que tienen como propósito hacer de la ciudad un escenario ideal para vivir de manera segura y confortable.

En nuestro entorno cotidiano observamos con gran nostalgia como el Estado en sus diferentes ámbitos territoriales invierte importantes recursos en obras públicas de ornato o para la confortabilidad de sus habitantes, sin que se les de mantenimiento y por el contrario se permite que se cause daño, y hasta que, a plena luz del día se desvalijen tan preciadas obras. Si bien, esta es la conducta habitual, sorprende conocer el programa  “Yo quiero mi Ciudad” que adelanta la Policía de Turismo adscrita a la Metropolitana de Neiva, allí, el Intendente Jhon Guzmán ha venido liderando un conjunto de acciones que tienen como objetivo empoderar a la comunidad neivana del amor por la conservación de las obras públicas de ornato.

La metodología utilizada es muy simple se elige el escenario y se procede a realizar su correspondiente diagnóstico, el Señor Guzmán en compañía de su equipo de trabajo registran el estado de la obra pública e identifican las necesidades para lograr su recuperación, seguidamente se identifica la comunidad del entorno para convocarla a una reunión de socialización y lograr su compromiso para la recuperación del escenario propuesto. El documento diagnostico se convierte en el insumo básico de la reunión, los asistentes se comprometen con el aporte de materiales de construcción, ornato y jardinería, otros se comprometen con el aporte de mano de obra que permita el logro del objetivo, y un tercer grupo se compromete a su mantenimiento, lo interesante del tema es que todos se comprometen a vigilar que no se le cause daño a la obra recuperada.

Con esta metodología se han realizado 14 jornadas de aseo en el malecón del Río Magdalena, seguramente se necesitan miles más para lograr el objetivo, pero lo interesante ya se inició, hoy disfrutamos de la Plazoleta del Monumento a La Gaitana como un escenario, limpio, seguro y confortable, se resalta la recuperación de la reja de protección ubicada entre la Tienda Montañera y el Museo Paleontológico, así como la rampa de acceso al embarcadero La Gaitana; pero también se ha trabajado en el parque El Caracolí, Parque Andino y la mirada se enfoca en el Monumento a Los Potros. Felicitaciones al equipo de trabajo ya son un buen ejemplo a seguir.

 

Comentarios