Adriana Andrade Zambrano

paginasocial@lanacion.com.co

Esta época del año se presta para realizar diferentes actividades y la Novena de Aguinaldos es una de las más antiguas tradiciones en Colombia, las familias van adornando sus hogares un mes antes para tener todo listo para los nueve días, desde el 16 hasta el 24 de diciembre, víspera al nacimiento de Jesús.

Es común que las familias se reúnan entorno al pesebre con las panderetas y las maracas para entonar los villancicos, gozos y al final deleitarse con el menú de la noche. Desde 1730 hasta la actualidad se ha seguido esta tradición que la gente ha hecho suya, agregándole elementos y ha logrado traspasar las fronteras.

El pesebre

Cada año se sacan las cajas donde está guardado uno de los tesoros y elementos más representativos de la Navidad, es decir, el pesebre o nacimiento del hijo de Dios. Esta tradición fue introducida por San Francisco de Asís, quien tuvo la inspiración de reproducir el nacimiento de Jesús a través de un pesebre con personas para ayudar a comprender este misterio.

Desde entonces en cada hogar se puede apreciar una puesta en escena que viene acompañada de figuras como los reyes magos, los pastores, casas, animales, puentes, ríos y algunos más modernos que incluyen puentes, semáforos y autopistas, pero sin lugar a duda, la figura más importante es el ‘Santo Misterio’ donde está Jesús, María y José junto a una vaca y un buey.

En San Agustín, Huila está el pesebre más grande del mundo, donde hicieron una réplica de Jerusalén y abarca un total de 30 kilómetros que representa a Nazaret, el Mercado Persa, Belén, Egipto y Jordán, escenarios que intentan transportar a los visitantes al ambiente en el que nació Jesús. Para darle más vida y realidad, desde el 15 de diciembre, los habitantes del municipio usarán los vestuarios de la época.

Los villancicos

“Noche de paz, noche de amor. Todo duerme en derredor; entre los astros que esparcen su luz, bella anunciando al niñito Jesús”, así inicia uno de los villancicos más famosos y adorados por todas las generaciones.

Para esta época decembrina, estos cantos hacen parte de la cultura de muchos países del mundo y puede variar su nombre según el país en donde se encuentre. Durante el siglo XIX los villancicos no estaban asociados a la navidad, sino en bailes o cantos de los campesinos y labradores que en ese entonces se les llamaba villanos o habitantes de las villas.

En Colombia el nariñense, Jeremías Quintero fue el autor de más de 3.000 villancicos entre los que figuran Ananita Nana y Vamos Pastores Vamos. En los ritmos de sus composiciones se encuentran varios con aire de bambuco, pasillos y vals.

La comida 

Esta es la parte más esperada por todos. Al terminar de rezar la Novena de Aguinaldos la mesa se convierte en un verdadero espectáculo de sabores y colores donde se encuentran buñuelos, natilla, lechona, empanadas, tamales, entre otros.

Sin embargo, muchas veces las ideas se agotan y para esto María de los Ángeles Losada Barrera, cocinera y chef huilense, nos comparte su receta familiar de arroz con leche:

Ingredientes

200 gramos de arroz

100 gramos de panela pulverizada

2 ramitas de canela

Canela en polvo

Ralladura de 1 limón (solo se debe rallar la parte verde de la cascara)

Quesillo yaguareño

Paso a paso

  1. Dejar en remojo el arroz la noche anterior con suficiente agua para cubrirlo (esto facilitará la cocción del arroz)
  2. En una olla onda colocar a fuego lento la leche, las ramitas de canela y la ralladura de limón.
  3. Antes que la leche comience a hervir se agrega el arroz. Se cocina por una hora a fuego bajo revolviendo constantemente para evitar que se pegue a la olla.
  4. Termina la cocción cuando el arroz este completamente cocinado, si nota que aún le falta cocción y ya está espeso, agréguele un pocillo de leche y déjelo cocinar por unos 5 o 7 minutos más.
  5. En un plato hondo se coloca una lámina de quesillo yaguareño y se sirve el arroz con leche. Termina con una espolvoreada de canela en polvo.

Sin duda, la Navidad es la época más especial del año y en Colombia es motivo de celebración. El ambiente en la casa se torna diferente y es un estado de felicidad donde la finalidad principal es compartir con todos, se unen muchas costumbres que pueden variar según la región y hay gastronomía de todo tipo.

Comentarios