Momentos en que el pequeño Thiago era traslado por uniformados del Batallón de Movilidad y Maniobra de Aviación N° 5 del Ejército.

Un niño de tres años que se amputó dos deditos de una mano en un accidente casero en Pitalito, fue trasladado en un helicóptero del Ejército hasta la ciudad de Neiva, para que recibiera atención médica especializada lo más pronto posible.

Thiago Rodríguez Nivia de tres años de edad, al parecer se encontraba jugando en su vivienda, momentos en que introdujo los deditos en la parte de la cadena de una bicicleta estática y giró los pedales causándose la amputación de los dedos.

Los hechos que se registraron pasadas las 3:00 de la tarde del miércoles en una vivienda del barrio Las Acacias de Pitalito. Inmediatamente, Mayra Alexandra Nivia, madre del menor lo trasladó hasta el hospital San Antonio del municipio, con la esperanza de que los médicos salvaran los dedos de su hijo.

Thiago sufrió amputación de los dedos índice y corazón de la mano derecha, los cuales prácticamente se desgarró desde la base del dedo.

Ante la falta de especialistas en el municipio, el niño debía ser trasladado con urgencia a la ciudad de Neiva. Y debido a las demoras y falta de respuesta de la EPS,  la mujer pidió ayuda al Ejército, quienes estuvieron prestos a colaborar con el trasladado.

“El batallón me prestó el servicio del traslado en helicóptero del niño, hasta Neiva y del batallón hasta la clínica, me colaboraron bastante” expresó la madre del menor

Fue así como la Novena Brigada con el apoyo del Batallón de Movilidad y Maniobra de Aviación N° 5, desplegaron helicóptero Huey II junto al personal de rescatistas militares con la misión de realizar el apoyo humanitario.

El personal de rescatistas recibió al paciente con signos vitales y hemorragia controlada, manteniéndoles signos vitales durante el vuelo en buenas condiciones hacia la ciudad de Neiva. El apoyo humanitario se realizó hacia las instalaciones de la Novena Brigada donde era esperado por personal médico, para posteriormente trasladarlo hacia la clínica Bello Horizonte ubicada al oriente de Neiva con el propósito de salvarle sus deditos.

“cuando llegamos a la clínica fue otro problema porque no había cirujano para lo que requería el niño, y me lo trasladaron finalmente a la Clínica Interplástica, llegamos allá y de una vez lo atendió el especialista” narró la madre del menor.

Lastimosamente los esfuerzos de la madre, del Ejército y de los médicos que finalmente lo trataron, no lograron reconstruir la mano de Thiago.

“Hice todo lo posible, yo he volteado con el niño para que me lo atendieran, logre que lo trajeran en helicóptero acá a Neiva, lo vio el especialista, le hicieron cirugía, pero no pudieron reconstruirle los deditos”, expresó triste Mayra Nivia.

“Según me explicó el cirujano, el niño prácticamente se arrancó los deditos, daño los nervios y las venitas, entonces así se los pegaran, no iban a servir, y se le podía afectar más la manito o una tener una infección”, manifestó

El pequeño Thiago, ya fue dado de alta y se encuentra en buen estado de salud, y se dispone a viajar a su vivienda al municipio de Pitalito, donde iniciara el proceso de recuperación en compañía de su familia. “El próximo mes tiene una cita donde lo van a valorar y lo envían a Bogotá para que le hagan las prótesis de los deditos”, finalizó esperanzada la madre del niño.

 

Fotos suministradas Ejército

 

 

 

 

Comentarios