El corregimiento de San Luis, uno de los más lejanos de Neiva, y que en otrora padeciera los estragos de la guerra, hoy vive una coyuntura diferente. Tanto este corregimiento al que se llega en poco más de tres horas en chiva o camioneta, (pues sus vías necesitan intervención urgente), como Chapinero y Aipecito, al estar ubicados en límites con Planadas, Tolima, zona donde tuvo sus inicios las Farc como guerrilla, tuvieron que vivir de cerca el conflicto armado que por más de medio siglo desangró al país.

Esto generó que las navidades se vivieran de manera distinta, no había presencia de autoridades en la zona, no mucha gente de afuera llegaba al corregimiento, pues generaba miedo y zozobra, prácticamente la guerrilla era la que mandaba en este hermoso centro poblado de Neiva.

 

 

 

 

Una navidad diferente

Desde que se iniciaron las conversaciones entre el Gobierno y la desaparecida guerrilla, y sobre todo desde que se firmó el acuerdo de paz, las cosas empezaron a cambiar. Hoy por hoy, San Luis es muy visitado y además reconocido por sus cultivos de café que producen un grano de excelente calidad, que más que los agricultores manifiestan que hasta extranjeros visitan sus fincas para conocer de cerca los excelentes productos que allí se cultivan. Eso antes no sucedía.

Hace poco más de 10 meses llegó la autoridad. Hoy San Luis ya cuenta con una Estación de Policía, esto generó que en su primer año en el centro poblado, los policías que están custodiando el corregimiento quisieran llevar alegría y felicidad a los niños de esta zona rural de Neiva.

Bajo la dirección del Intendente de la Policía Metropolitana de Neiva Ronald Flórez Sánchez, comandante de la Estación de Policía de San Luis, se gestó una noble actividad para sacarles una sonrisa a los niños en Navidad. El evento contó también con la participación de la gestora social de Neiva, Ana Isabel Valencia, quien también ha venido haciendo una importante labor en el corregimiento.

Participaron varios de los grupos de apoyo de la Metropolitana de Neiva, y hasta la orquesta de la Policía llegó hasta San Luis para celebrar Navidad junto con sus pobladores. Los cerca de 200 niños que llegaron desde los rincones más lejanos de esta hermosa montaña, disfrutaron una obra teatral alusiva  a los peligros de usar pólvora, hubo show canino, títeres, pintucaritas, y meriendas, arroz de leche, sándwich, dulces y galletas.

La actividad se realizó el pasado 15 de diciembre pero no se limitó solo a ese día.

 

 

 

 

Llegando a todos los rincones

Así como San Luis está algo retirado de Neiva, hay muchas veredas y otros corregimientos a los que incluso se llega en extremos medios de transporte. El más usado es la chiva, pero cuando esta no llega toca caminar largos trayectos o transportarse en una tarabita o ‘garruncha’ como se le dice en la zona. Y así, para que ningún niño se quedara sin regalo, el intendente Flórez, junto con otros patrulleros y Papá Noel, pasaron de montaña en montaña, llevando la Navidad, cual ‘Santa Claus’ en su trineo.

“Vamos hasta el otro lado de la montaña todo para robarle una sonrisa a los niños, aquí llevamos unos regalos para los niños… no importa en qué medio de transporte, ni donde, ni como nos toque ir, vamos acá robándole sonrisas a los niños”, dijeron los uniformados, mientras grababan su paseo en la tarabita.

 

 

 

Los niños en cada casa, ubicada como en el pesebre de Belén, vestidos como es natural en el campo, botas pantaneras o tenis, con sus mejillas ‘chapiadas’  por el clima que es un poco más frío, recibieron con alegría y emoción sus regalos.

Sin duda este tipo de actividades, que por esta época se realizan, pues despiertan el lado más sensible del ser humano, aportan a darles felicidad a los niños, a que se olviden de tantas injusticias, crueldad y maldad que hay en el mundo y que los afecta tanto. Algo que pareciera tan insignificante, como un pequeño regalo, les ilumina el mundo.

 

Cerca de 200 niños de esta zona rural de Neiva recibieron regalos y disfrutaron de las actividades.

 

De montaña en montaña y en tarabita, los uniformados llevaron  los regalos a los niños.

 

A San Luis llegaron varios uniformados de las distintas especialidades de la Policía Metropolitana de Neiva.

 

En el evento también participó la gestora social de Neiva, Ana Isabel Valencia.

 

Los uniformados prepararon un sancocho en leña para los que participaron de la actividad.

 

 

 

 

Comentarios