Ejerciendo el derecho a réplica, que tenemos como ciudadanos colombianos, nos permitimos pronunciarnos en referencia al artículo del periódico La Nación del día 18 de diciembre del presente año, titulado “El Carrusel” de sindicatos en Comfamiliar, pues en dicho artículo se miente en muchos apartes y también se cuentan verdades a medias, a conveniencia de la cuestionada administración de Comfamiliar, con el propósito de desprestigiar nuestra organización sindical.

Consideramos, que la relación de turbulencia es estimada así por la administración, porque para el sindicato sigue siendo una relación de trabajadores defendiendo el patrimonio huilense, como ya se ha demostrado en varias ocasiones, donde la corrupción de la Administración en diferentes épocas han terminado con los directores y algunos consejeros condenados por sus comportamientos y malos manejos de los aportes parafiscales que son recursos de los trabajadores huilenses.

 

Sí es cierto, que Comfamiliar solicitó la revisión de la convención colectiva de trabajo con el argumento que los trabajadores tienen muchos beneficios, pero no es cierto que estos beneficios hagan inviable la Caja, como si lo hace la burocracia, la politiquería, la sobre facturación y los malos manejos que el sindicato ha denunciado y que la opinión pública es conocedora, como por ejemplo: la contratación de pintura del Colegio Los Lagos, que inicialmente se había hecho por 1.300 millones de pesos y por las denuncias del sindicato se terminó pagando de 700 a 800 millones que aún sigue siendo costosa, la concesión hecha a la fundación padre García Herreros del Colegio Comfamiliar los Lagos, lo que terminó en un escándalo público que toda la comunidad conoció, donde rodo la cabeza de los directivos de la Uniminuto, que con sorpresa son cercanos a los González Villa y tienen relación de primer grado con un funcionario de la Caja de Compensación Familiar, como lo es también, el arrendamiento del establecimiento Tierra de Promisión, el cual fue remodelado por cuenta de la Caja de Compensación Familiar por un valor de más de 200 millones de pesos, que si se revisa la documentación legal, uno de los propietarios es el esposo de una funcionaria de Comfamiliar en un cargo directivo.

En referencia a la manifestación hecha por la organización sindical frente al palacio de justicia, No es cierto que lanzamos improperios, amenazas, ni ultrajes en contra de persona alguna, simplemente hicimos uso del derecho constitucional a la protesta, teniendo en cuenta que consideramos que no se es Imparcial en este juzgado; que resulta sospechoso el actuar del juez primero laboral del circuito que muchos de los fallos en primera instancia han sido en contra de los trabajadores, especialmente los sindicalizados, que en un gran porcentaje son revocados en segunda instancia por el tribunal, sumado a eso, se escucha en los pasillos de Comfamiliar a algunos directivos, celebrando desde ya que el fallo próximo a dar el juez primero, va a salir en contra de nuestro sindicato, lo cual no tiene presentación ética y de justicia, que tal fallo de estas proporciones, ahora, las convenciones colectivas de trabajadores negociadas por los sindicatos son manoseadas por los jueces  y pretenden que las convenciones, se negocien entre un juez y una empresa, esto sería una total hecatombe judicial.

 

En razón al trato del sindicato  con la administración siempre ha sido de respeto, con altitud y gallardía, hemos defendido no sólo nuestros derechos, sino el patrimonio de los trabajadores Huilenses, representado en la Caja de Compensación Familiar Huila, lo que no hemos recibido de parte de la administración, porque respeto no es violentar los derechos de los trabajadores como lo confiesa el director en el artículo en mención, respeto es reconocer las normas  y no abusar del poder, como hacer trabajar horarios extensos sin reconocimiento de los pagos suplementarios. El irrespeto de los trabajadores, es haber denunciado los actos de corrupción y toda clase de anomalía que se presenta en esta Corporación.

Ahora bien, nos parece irresponsable que el juez primero laboral este ordenando hacer una investigación disciplinaria a raíz de la justa protesta de los trabajadores, al igual que el Ministerio de Trabajo se estaría extralimitando en sus funciones al tratar de coadministrar la Caja de Compensación. Vale aclarar, que el director del Ministerio de Trabajo Territorial Huila, Carlos Ernesto Jiménez Argote desmintió haber ordenado Investigar disciplinariamente a los trabajadores de Comfamiliar.

 

Comfamiliar si tiene capacidad de mantener la convención colectiva de trabajo, pues la viene pagando desde el año 1976, para que ahora el nuevo Director Administrativo diga que no se puede pagar,  lo que hay que revisar acá son los excesivos  cargos burocráticos que se han creado desde que llego éste nuevo Director Administrativo y los excesivos costos y gastos en las contrataciones efectuadas por la Caja, donde se han nombrado algunas personas incluso esposas de los políticos de turno con unos salarios ostentosos, entre esos el del director que en su comienzo fue de $18.000.000 y hoy día después de dos años ya asciende a $21.500.000 mensuales, de igual forma se puede evidenciar que solo en Coordinadores  y algunos cargos que ocupan 42 personas como lo son: DIRECTOR ADMINISTRATIVO, LIDER DE PROCESO, SUBDIRECTOR (A) GENERAL SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD, SECRETARIO (A) GENERAL, COORDINADOR (A), CONTADOR (A), INGENIERO (A) CIVIL, JEFE DE DEPARTAMENTO, ASESOR (A) LABORAL, AUDITOR (A) MEDICO, ADMINISTRADOR (A) DE PROTECCION DE DATOS, el costo para la Caja de Compensación es de $270.579.500 mensuales, reflejando solo la nómina de los Coordinadores de alto mando un valor de $3.246.954.000 anuales sin tener en cuenta sus prestaciones sociales, puestos que si se revisan, se encuentra un puesto que se había eliminado por el Consejo Administrativo y de un día para otro fue creado nuevamente con un valor superior, la Coordinación de Talento Humano paso de $3.212.600 a $5.820.800, sin nombrar los Coordinadores que les subieron el salario para ocupar algún puesto de mayor rango y después de unos meses son reubicados con el mismo salario en un rango inferior.

 

Es decir, que el señor director en un año se gana más de 240 millones de pesos, de puro salario básico sin contar viáticos, primas, cesantías y demás pagos legales, se atreve a decir cifras en contra de los trabajadores que son absolutamente falsas, en Comfamiliar los trabajadores cuentan con salarios muy bajos, excepto los directivos, pues después del director, existen cargos que en salario básico oscilan entre los 13, 8 y 6 millones de pesos.

 

No es cierto, que un trabajador convenciendo le cueste a la Caja 62 millones al año, como podrán observar en los certificados de ingresos que se puede solicitar a cualquier trabajador, por ejemplo un auxiliar administrativo 1, que es el que más salario tiene en este rango, con antigüedad de 8 años, el cual tiene un salario de $1.271.100 más primas legales y extralegales es de $24.118.594 anual, más el pago de seguridad social, es decir que con el

 

 

 

salario de un mes de los coordinadores se le paga el salario a 11 trabajadores sindicalizados en el año; siendo esta afirmación una completa mentira por parte de la administración, así como todos los beneficios que Comfamiliar y su Director publican constantemente por medios de comunicación e incluso en la demanda instaurada en el Juzgado Primero Laboral.

Sí es cierto que existen varios sindicatos, pero sólo existe una convención colectiva para todos los trabajadores sindicalizados que en la actualidad son 365 y no 408 como lo dice la administración de Comfamiliar; este sindicato, el 24 de mayo del 2017 firmó un acuerdo con la administración para que solo se beneficiarán los sindicalizados y no todo el personal de Comfamiliar, el cual ha sido incumplido en gran parte por el director administrativo, una vez firmado este acuerdo el director despidió a más de 15 trabajadores afiliados sin justa causa, creando así, la incertidumbre a los trabajadores debido a que con este actuar se coloca en duda la estabilidad laboral, abriendo procesos administrativos sin realizar el debido proceso.

Con relación al Carrusel de sindicatos, esa figura no existe jurídicamente, además vale la pena recordar que el derecho de asociación es un derecho humano y que la Constitución Política de Colombia del año 91 permite afiliación a cuántas organizaciones sociales existan, sean de carácter político, religioso, sindical, comunitario; de modo tal que al atacar el derecho de asociación se estaría violando la Constitución Política de Colombia y los Derechos Humanos. La organización sindical considera equivocados los conceptos del señor Fernando Castro Maje, puesto que los sindicatos se hicieron para negociar con el patrón y mejorar los mínimos contemplados en la ley y para eso el estado garantiza el fuero sindical, para que sus directivos no puedan ser despedidos ni desmejoradas sus condiciones laborales, de igual manera se les garantiza el permiso sindical para poder ejercer esta actividad que ha sido bastante golpeada en nuestro país y en Comfamiliar no es la excepción.

No es cierto que estemos acudiendo a las protestas contra el Juez Primero Laboral, tratando de boicotear la dignidad; solamente exigimos que se falle en derecho y con imparcialidad.

LES RECORDAMOS QUE LOS DERECHOS CONVENCIONALES DEBEN SER NEGOCIADOS CONFORME A LA LEY, EN MESAS DE NEGOCIACION, RESPETANDO LOS ACUERDOS INTERNACIONALES DE LA OIT, LOS DERECHOS HUMANOS Y LA CONSTITUCION POLITICA DE COLOMBIA.

 

SINALTRACOMFASALUD EN DEFENSA DE LA DIGNIDAD DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES DE LA CAJA DE COMPENSACION FAMILIAR DEL HUILA.

 

Comentarios