Atlético Huila escribió su nombre con letras doradas en las páginas de la historia del fútbol profesional colombiano femenino. Hoy es campeón de América y eso no lo logra cualquiera. Un triunfo que celebraran los opitas y que nos llenará siempre el corazón de orgullo.

Hablar del equipo huilense, es hablar de sueños, de lucha, esfuerzo y sacrificio. El camino empezó por allá en el 2017 cuando se creó la Liga, cuando por fin las mujeres tuvieron su espacio en el fútbol del país. Diego Perdomo, decidió apostarle a un conjunto femenino en el departamento y conformó un elenco que peleó la primera versión del campeonato, pero Santa Fe se cruzó en la meta y se quedó con el título.

Pero  llegó la revancha. El equipo se preparó para ir por el trofeo y lo logró, llegó a la final de la Liga, venció a Nacional y esta vez sí pudo celebrar. Pero ahí no acabó todo, ellas querían más. El objetivo era más grande, algo loco para muchos e imposible para otros, pero no para las guerreras ‘auriverdes’ que entregan el alma en cada partido y dejan hasta la última gota de sudor en la cancha por  defender los colores de esta tierra opita. ¡Querían la Copa Libertadores!

Tenían el ‘tiquete’ asegurado al torneo, pero no querían solo participar, soñaban con el título. Siempre lo tuvieron claro, nunca lo dudaron y esa fe mantuvo viva la ilusión continental. Llegaron a Brasil, cargadas de ganas de ganar, con hambre de triunfo, oliendo la victoria. Sin embargo, no era nada fácil el camino a la gloria.

Huila hizo parte del Grupo A donde enfrentó a Peñarol de Uruguay, Audax de Brasil y Unión Española de Ecuador, venció al primero, cayó ante el segundo y derrotó al tercero asombrado a todo el pueblo opita. Debían seguir, continuaba la semifinal, allí de nuevo vieron a un local, Iranduba. El partido quedó 1-1 y la clasificación se definió desde los temibles once pasos, donde el cuadro opita es especialista y terminó imponiéndose 3-1 y llegó a la final de la Libertadores, ya en ese punto, todo era ganancia.

Llegó el día esperado, aquel 2 de diciembre que nunca olvidará el pueblo huilense que atento y expectante siguió el partido minuto a minuto a través la página oficial de Facebook de la Conmebol.

Antes de salir del camerino, entregaron el partido a Dios, escucharon el himno del Huila y llenas de emoción saltaron al terreno de juego en Manaos. El Arena Amazonía sería testigo de la gesta opita.

Huila campeón

Al frente, tenían al Santos de Brasil, un equipo que ya sabía que era ganar una Copa Libertadores, pero eso no amilanó a las jugadoras ‘auriverdes’ que tenían la mira en el objetivo. El duelo empezó y el local anotó, se fueron a camerinos con el marcador 1-0.

En el segundo tiempo, Gavy Santos, la capitana del equipo decretó la paridad tras tremendo remate de pierna derecha, Huila respiró de nuevo. Acabaron los 90 minutos y de nuevo los  penales fueron los protagonistas. Momentos tensionantes vivieron los hinchas que las acompañaban en el estadio y aquellos que de lejos las seguían y alentaban.

La seguridad de Daniel Solera, la ‘tica atajapenales’ como es conocida y la efectividad de las jugadoras opitas frente al arco, daban la garantía que la victoria tendría aroma cafetero y así fue. El Huila derrotó a Santos. La serie quedó 5-3 y el país enloqueció, todo fue fiesta y alegría, pues nunca un equipo femenino colombiano había logrado el título continental.

Las huilenses levantaron la Copa en Brasil, gritaron, lloraron y se abrazaron y es que no era para menos, traían la Copa a casa, el sueño estaba cumplido. Aquí fueron recibidas como unas reinas, acompañadas por un carro de bomberos y centenares de huilenses que a pie, en moto o en carro hacían parte de una gran caravana que recorrió las principales calles de Neiva. Ellas emocionadas respondían y saludaban a la gente, se tomaron fotos, firmaron autógrafos a diestra y siniestra, no dejaron ver el cansancio y no pararon de sonreír.

Luego un sinnúmero de reconocimientos llegaron, el Congreso de la República, el Comité Olímpico Colombiano, Acord y otros tantos más reconocieron que el fútbol femenino del país estaba haciendo historia. Ahora, todo aquel que quiera saber del Huila, no solo conocerá de su café, el asado, la cholupa o las achiras, también sabrá que es ¡Campeón de América!

Comentarios