Francisco José García Lara

Se acabó el 2018, cualquier cosa buena, regular o mala es pasado, comienza el 2019 y varios sucesos deberán concentrar nuestra atención.

A nivel local y regional se terminan lo periodos de alcaldes y gobernadores, por ende se revisará el cumplimiento de los programas de gobierno incluidos en los planes de desarrollo, será época de balances y de remate de gobierno, se inaugurarán obras, otras quedarán inconclusas y muchas en proyecto.

Concomitantemente se realizarán las elecciones, ya sabremos si los electores les pasaran la cuenta a los concejales de Neiva y al diputado involucrados en la compra de la elección de la personera y el contralor. Veremos más de un candidato en plan de reencaucharse y pretendiendo que olvidemos su nefasto paso por otros cargos públicos.

A nivel nacional, esperamos que el presidente Duque asuma las riendas del país, que se posesione de verdad como mandatario, no se trata simplemente de un mejor manejo de medios, lo que debe entender es que este país requiere sentirse gobernado.

Para lo anterior, es fundamental la cohesión de sus ministros, no para volverse mediáticos se insiste, simplemente para que evidenciemos que hay un norte real, que verdaderamente se tiene claro el camino.

Será también un año de retos legislativos, deberá tramitarse varias reformas que no dan espera, la de la justica y la pensional entre otras, lo que nos permitirá evidenciar no solo el compromiso del ejecutivo en su presentación y gestión, sino también la responsabilidad de los congresistas con estos temas fundamentales.

En el deporte regresa la copa América de futbol, nueva oportunidad para unir el país alrededor de la selección. Así mismo estaremos atentos al giro de Italia, el tour de Francia y la vuelta a España, en donde nuestros ciclistas muy seguramente nos volverán a llenar de emociones.

En lo local, esperamos el renacer del atlético Huila y la terminación del estadio, que volvamos a ver al equipo de la tierra como protagonista del futbol colombiano y alejándose de una vez por todas del descenso.

Habrá dolorosos, por ejemplo comenzaremos a pagar mayores impuestos por cuenta de la denominada “Ley de financiamiento”, que golpeará los bolsillos principalmente de la clase media y de alguna manera afectará el consumo. Ojalá el precio del petróleo suba y nos aporte un alivio para los aprietos fiscales.

En fin, tendremos muchas cosas para hacer y en que pensar, en todo caso mis mejores deseos para el 2019 a los huilenses, en especial para los lectores de esta columna.

garcia.francisco@javeriana.edu.co

Comentarios