Claudia se levanta todos los días con la convicción de recorrer las calles y encontrar aquellos animales que por diferentes causas han quedado sin hogar. La mayoría de perros y gatos abandonados que se encuentra en este recorrido presentan problemas de piel, están desnutridos o padecen alguna enfermedad terminal, es decir, están en estado crítico.

Coffee, es uno de sus consentidos, pero actualmente presenta problemas muy graves de piel y por esto mismo, es necesario suministrarle una comida especial para que logre subir de peso e iniciar el tratamiento necesario. A esta situación hay que sumarle que cuando lo encontró había sido atropellado y tenía una patica partida con una parte de la cadera comprometida.

Para ella la lucha es diaria, pues Coffee es uno de las 70 mascotas que en estos momentos están bajo su cuidado y poder brindarles una vida digna implica una inversión económica bastante alta. Por esto mismo, rebusca entre los neivanos, personas con un buen corazón que quieran aportar al sostenimiento de esta linda causa que decidió emprender hace un par de años.

Los sitios más críticos

El relleno sanitario “Los Ángeles” ubicado en el corregimiento de Fortalecillas, es uno de los lugares donde más se han encontrado animales abandonados con enfermedades como cáncer, problemas en la columna, erliquiosis y afectaciones en la piel. Otro sector que presenta esta afectación es el sector de Las Palmas, donde ha recogido perros y gatos en estado total de desnutrición.

Asimismo, al sur por el sector de Puertas del Sol y Cuarto Centenario, se han encontrado perros en estado crítico y aún hay muchos abandonados por esos lugares. Claudia asegura que la gente no es solidaria con los animales que se encuentran en la calle, no les dan agua y mucho menos comida, demostrando la clase de corazón que tienen.

Los factores de abandono

La falta de educación sobre la protección animal. “Las personas prefieren abandonar y conseguir otro animal, cuando la mascota enferma”, asegura Claudia. Todavía las personas siguen sin entender que para adoptar una mascota hay que tener una parte de su economía destinada para el perrito.

Según Claudia, esta situación se presenta en los perros de raza y callejeros. Recuerda con gran tristeza, un caso que se presentó en el barrio Las Granjas. Recibió una llamada de un hombre que llamó a informar que había una perrita muy enferma.

Inmediatamente, fueron a rescatarla y la llevaron a la veterinaria y la sorpresa se la llevó Claudia, cuando la veterinaria reconoció a la perrita, que llevaba 7 meses luchando con una enfermedad en los riñones, pero su dueño, el mismo que hizo la llamada, nunca fue capaz de iniciar el tratamiento y prefirió llamar a la fundación Adoptamor para que ellos la recogieran.

Lamentablemente, la perrita falleció y para Claudia fue un golpe muy duro pues la familia tenía todos los recursos y medios para haber podido salvar la vida de su mascota. El problema principal es que las personas todavía siguen tratando a los animales como si fueran cosas.

La realidad

Aunque muchas personas asumen que estas fundaciones reciben apoyo por parte del Gobierno, la realidad es totalmente diferente. Ellos no reciben ninguna ayuda por parte de las entidades gubernamentales.

Precisamente al ver que el Gobierno no asumió la responsabilidad que tiene ante los animales que están abandonados en la calle y al ver tanto animalito en grave estado de salud, sin nadie que los ayude, Claudia decidió empezar esta labor de protección animal y del medio ambiente.

Comenzó de uno en uno, pero al ver que ya la cantidad iba aumentando se asoció con varios amigos y legalizó la fundación Adoptamor que ahora dirige, donde han rescatado a 1200 peluditos.

Los cuidados

Ahora bien, si usted decide adoptar una mascota lo más importante es consultarlo primero con su familia porque cuando hay diferencias, puede pasar que en algún momento se convierta en motivo de abandono o descuido del animal.

Igualmente, hay que tener tiempo para el cuidado de la mascota, es casi como tener un niño en la casa que necesita jugar o ir al veterinario cuando se enferme. Es importante tener un espacio suficiente para que pueda tener su propio lugar en la casa y procurar que el tamaño de la mascota sea acorde al lugar que se le va a poder asignar.

Hay que entender que los animales no son juguetes y merecen respeto, no se deben maltratar. “A los niños se les debe enseñar desde pequeños a amar los animales, logrando un futuro mejor para ellos”.

¿Vender mascotas?

El primero de enero comenzó a regir en California una ley que prohíbe que las tiendas de mascotas vendan animales que no sean rescatados o provengan de refugios. Sin embargo, Claudia no está de acuerdo con la venta de animales bajo ningún parámetro pues las personas que tengan la solvencia para comprarlo lo harán, pero no se toman medidas de precaución o vigilancia frente a lo que esa persona hará con la mascota. “No se puede tener la certeza que el animal estará con una familia que le garantice bienestar”, puntualizó Claudia.

Más allá de permitir la venta de animales, el llamado que se hace es a apoyar a las diferentes fundaciones independientes que trabajan con los animales, como Adoptamor, pues necesitan del aporte de las personas para poder seguir realizando esta labor.

Comentarios