El huilense José Lizardo Iriarte Villarruel, veterano de la guerra internacional de Corea, y Suboficial Jefe de la Fuerza Naval colombiana.

La Segunda Guerra Mundial, dividió al mundo entre quienes respaldaban a Adolfo Hitler, el dictador de Alemania, secundado por otros dictadores de Italia y el Japón, y quienes lo combatían, liderados por los Estados Unidos, Inglaterra y otros países de Europa. La mayor disputa territorial se concentró en la Península de Corea. Allá fueron enviados 5.000 hombres del Batallón Colombia, la unidad armada insignia de este país. Dentro de ese pelotón, hacían parte numerosos huilenses, entre ellos, sobresalía un joven de tez blanca, corpulento, perteneciente a una reconocida familia Opita.

Se trata de José Lizardo Iriarte Villarruel, quien hoy a sus 88 años de edad, destaca con inmenso orgullo las distinciones y reconocimientos de la Patria. Su hermano Álvaro Iriarte Villarruel, escribió con fina pluma un manuscrito en el que narra la vida naval y social de este gran Veterano de la Guerra Internacional de Corea desde el árbol genealógico.

Don Pedro de Iriarte y Cisneros arribó a la Nueva Granada, como familiar del Virrey Don Sebastián de Eslava y Lassaga en 1739, a quien el Rey Don Felipe V de Borbón lo designó, además Capitán General y Presidente de la Real Audiencia de Santafé. Iriarte fue nombrado Gobernador de la Provincia de Neiva en 1742 y luego se acento en Timaná (vereda del Hato, hoy municipio de Tarqui), en donde murió. Este es el tronco de donde desciende el Suboficial Jefe Técnico de la Fuerza Naval a la cual perteneció José Lizardo Iriarte Villarruel.

Se sabe también de sus otros ancestros doña Blassina de Villarruel – campesina natural de Extremadura (España) y latifundista en la región sur del Huila en la época Colonial, y los generales combatientes en la Guerra de los Mil Días y los jefes políticos nacionales, como Toribio, Olegario y Pedro Rivera, quienes ocuparon altos cargos y uno de ellos fue fungido a la Presidencia de la República, según relato hecho por la progenitora de Álvaro Iriarte Villarruel.

El padre de José LIzardo Iriarte, Pedro de Iriarte y Cisneros fue Gobernador de la Provincia de Neiva en 1742

Una vida al servicio de la Patria

Nació José Lizardo en 1930 en Campoalegre (Huila), en el hogar cristiano formado por don Piar Iriarte Gutiérrez y Sofía Villarruel Rivera, siendo el tercero entre ocho hermanos.

Sus estudios de primaria los hizo en la Escuela Urbana de su pueblo y los culminó en la Central de Varones de Neiva. Empezó el bachillerato en el Colegio Nacional Santa Librada de Neiva, los que por poco abandona por vicisitudes del país y entró a laborar muy joven, como secretario de la Oficina de Medicina Forense. Fue cuando hizo presencia la Comisión de Reclutamiento de la Armada Nacional y José Lizardo resultó apto.

Luego de superar todos los requisitos, viajó a incorporarse como Grumete en la Escuela Naval de Barranquilla en junio de 1950 y después  de aprobar el curso de entrenamiento, fue enviado al buque bautizado con el nombre de Blaz de Leso. Demostrada allí su capacidad, fue llamado en enero de 1952, para ser incorporado a la Séptima Flota Naval de Estados Unidos en la Guerra de Corea en el personal de la Fragata Colombiana Capitán Tono comandada por el Capitán Victoria, habiendo ejecutado muy riesgosas acciones en esos mares; y regresa a Colombia en 1953,  para prestarle nuevos servicios a la Patria.

En enero de 1952 fue incorporado a la Séptima Flota Naval de Estados Unidos en la Guerra de Corea en el personal de la Fragata Colombiana Capitán Tono.

La vida misma, es una sucesión ininterrumpida de quehaceres y así también procedió a cumplir tareas en pro de la tranquilidad del país y seguridad de los colombianos, el suboficial jefe, Iriarte Villarruel, tal vez con tanto denuedo y en forma insomne, las sirvieron los demás suboficiales de esta y las demás armas de la República.

Precisamente, en lio de 1954, al suboficial jefe, Iriarte Villarruel le fueron reconocidos los servicios de orden público, prestados en el Alto y Medio Magdalena con la patrullera ARC Cadete Vargas, y en 1955 fue  trasladado a la Base Naval de Orocué en los Llanos Orientales, en donde por esos años se vivía una situación de orden público muy grave. En 1957 alguna recompensa tuvo su esfuerzo sin desmayo de buen militar para ser llamado a curso de ascenso en la Escuela de Especialistas en la Base de Barranquilla para ser asignado al apostadero Naval de Buenaventura en el Buque ARC Gorgona, en el cual fueron trasportados los primeros convictos a la Isla Prisión Gorgona.

Dentro de su vida naval, José Lizardo Iriarte Villarruel conoció a Rosa Elvira Velilla Bustillo con la cual contrajo matrimonio en Buenaventura el 3 de septiembre de 1961 y de donde nacieron, fruto de ese amor, José Piar y Edgar Iriarte Velilla.

En 1966 fue trasladado a la Base Fluvial de Puerto Leguízamo. En 1968 se le asigna a la Escuela Naval de Cadetes, siendo encargado del Buque Renato Baluchi, a la vez que se le nombró Instructor de Motores Diesel a los Guardiamarinas. Esos fueron altos honores y responsabilidades. Llegó 1970 y el suboficial jefe, Iriarte Villarruel había cumplido ya el tiempo reglamentario y ostentó el último grado de Suboficial Jefe Técnico (JT), razones para solicitar su retiro del servicio activo, y fue a venirse a radicar a Neiva.

 

Sus años como Veterano

Ya retirado, José Lizardo Iriarte Villarruel, se afilió a ACOLSURE y pronto fue llamado a ocupar la Presidencia, que la repite por cuatro ocasiones. Sin desmayo, pero con mucho cariño, se puso al hombro la construcción, adecuación y dotación del Club ASHOFAR, hoy día conocido como ASHUMIR que asocia a los militares en uso de buen retiro con sede en Neiva. También laboró como almacenista general de la desaparecida Secretaría de Obras Públicas Departamentales, después de haberle prestado sus servicios por espacio de cerca de  15 años, y desempeñó otros cargos en la empresa privada.

A sus 88 años, reúne a su alrededor a sus hijos, nueras, hermanas, sobrinos y nietos a contar su historia de vida como veterano de la Segunda Guerra Mundial en la península de Corea, conversación que todos disfrutan por sus narraciones en amores y desamores en cada puerto, como buen marinero de los siete mares.

A José Lizardo, se le otorgaron las condecoraciones Almirante Padilla, por la Armada Nacional; medalla de las Naciones Unidas por la Segunda Guerra Mundial; medalla mejor compañero por la Armada de Colombia. Además, recibió medallas de Caballero y Gran caballero por ACOLSURE; Medallas por Servicios Distinguidos y Estrella de Bronce por la Guerra Internacional. También recibió un Pergamino firmado por el Presidente de Corea del Sur, Syngman Rhee, Diploma del Cruce del Meridiano 180 y otros más.

José Lizardo recibió un pergamino firmado por el primer Presidente de Corea del Sur, Syngman Rhee.

Edgar Iriarte Velilla, uno de los dos hijos de este veterano de la Guerra Internacional de Corea, es su primer y orgulloso admirador. “Comprometido a evitar toda pasión o actitud mesiánica que pueda llevar a otros hijos y a la Nación toda a lamentar vidas humanas, por decisiones autoritarias para mantener en el poder a costa de traumas generacionales, violando el Estado de Derecho, quiero decirle a mi padre, que la Patria primero y la República después, tienen una deuda de agradecimiento y honra, para quienes sin entender y solo llevando con valentía el compromiso de poner en alto el nombre Colombiano, fueron llevados a la Segunda Guerra Mundial de Corea en apoyo a los Estados Unidos. A mi papá, quiero agradecerle el esfuerzo diario, por darme la educación y formación, que en lo personal, me evitaron caer en las trampas generacionales. Doy gracias a Dios por todo el tiempo que hemos estado y que estaremos juntos, ya que es y será de incalculable valor para mí. Estoy completamente orgulloso de tener un papá ex combatiente”, menciona Edgar.

El veterano Opita visitado en su vivienda por el Consulado Naval por sus 88 años y en reconocimiento como excombatiente de la guerra Internacional de Corea.

Comentarios