Cesar Augusto Badillo Galvis, quien aceptó haber participado en el asesinato de la funcionaria de la Dian Celia Escobar Florez, en una declaración jurada tres años después se retractó de su responsabilidad.

César Augusto Badillo Galvis, condenado a 17 años de prisión luego de confesar su participación en el asesinato de Celia Escobar Flórez, funcionaria de la Dian, ahora niega haber colaborado en el crimen. “Nunca estuve ahí…”, dijo el condenado en declaración jurada a la Fiscalía en Bogotá.

“Pongo a Dios de testigo que nunca en mi vida estuve ahí…yo me siento inocente al 1000 por ciento…yo vine a un hurto no a un homicidio”, dijo en una declaración jurada a la Fiscalía, Cesar Augusto Badillo Galvis, confeso asesino de la jefe de Auditoría Tributaria de la Dian en Neiva, Celia Escobar Florez, el 10 de mayo de 2013.

La retractación de Badillo Galvis se dio en la declaración jurada hecha en la cárcel La Picota en la ciudad de Bogotá, ante el fiscal 58 Seccional de la Unidad Nacional de Lavados de Activos, Carlos Ariel Silva Aguilar y el procurador Agente Especial Carlos Arturo Ramírez Vásquez, el 18 de septiembre de 2017 a partir de las 10:40 a.m. hasta las 12:50 del mediodía.

Badillo Galvis en septiembre de 2014 fue condenado a 17 años de prisión, luego de que el Juzgado Tercero Penal del Circuito de Neiva con Funciones de Conocimiento, legalizara el preacuerdo al que llegó con la Fiscalía, luego de comprometerse a ser testigo en el proceso judicial contra una serie de personas que él, durante una entrevista juramentada, señalaba como los autores intelectuales del crimen de la funcionaria de la Dian.

El hombre, según las investigaciones, fue la persona que conducía la motocicleta que transportó al sicario hasta la casa de la funcionaria de la Dian, ubicada en la Carrera Octava con Calle 27 del barrio Los Cámbulos, y le propinó los balazos que le segaron la vida cuando se bajaba del carro para abrir la puerta del garaje y entrarlo.

Celia Escobar Florez, asesinado en mayo de 2013

“Soy inocente”

Badillo Galvis, acusó a Jesús Ignacio Lozada Zabala, alias ‘Nacho’, de haber sido la persona que lo contacto, les entregó una libreta con los movimientos habituales que Celia Escobar, los guío hasta su vivienda, les entregó el arma de fuego con la que cometieron el homicidio y les habilitó las motocicletas con las que se transportarían los siguientes días.

Sin embargo en la nueva declaración jurada, el confeso homicida, señaló que se enteró en la cárcel de Neiva, tras ser capturado el 30 de julio de 2013 por el crimen, quien fue el empresario que pagó por el asesinato de la funcionaria, quien conducía la motocicleta y cuál fue la persona que disparó contra la mujer.

Badillo manifestó al fiscal, que en el patio tres un joven de nombre Job, “familiar el empresario, una tarde me cuenta que los que mataron a la señora Celia Escobar fueron Jesús Ignacio Lozada Zabala, alias ‘Nacho’ y Manuel Baquero…”.

Agregó el condenado que el muchacho le contó que “’Nacho’ fue el que dio moto y que Manuel Baquero fue el que la mató y el empresario fue el que pago…”.

Sostuvo que con la declaración busca que investiguen a Baquero “él si es culpable, yo sé que si lo agarran él va a decir la verdad, porque ahora si estoy diciendo la verdad, la verdad de cómo fueron las cosas, yo me siento inocente al 1000 por ciento…”.

 

Según Badillo Galvis, trató de decirle la verdad al fiscal en el bunker cuando fue llevado para suscribir el preacuerdo “yo siempre quise darles a conocer de una u otra manera que yo era inocente…”.

Sin embargo la declaración de una testigo presencial del asesinato de la funcionario de la Dian Escobar Florez, lo frenó. “Pongo a Dios de testigo de que nunca en mi vida estuve ahí, es por eso que siempre quise que los verdaderos  culpables tanto el empresario, como Jesús Ignacio Lozada Zabala, ‘Nacho’…sean investigadas por realmente por el homicidio de la señora Celia Escobar…”, señaló Badillo Galvis.

Aseguró que siempre se ha basado en la conversación que sostuvo con Job “él me dijo que es familiar lejano por parte de la hermana del empresario, vive por los lados de Las Palmas o Puertas del Sol en Neiva, esa información me la dio a los tres meses de mi captura”.

Cesar Augusto Badillo Galvis, señaló que en una remisión desde Picaleña hasta la cárcel de Neiva, habló con ‘Nacho’ en el calabozo, donde le pidió que no lo vinculara con el asesinato de la funcionaria de la Dian. “Le dije loco, hágame un favor sáqueme en limpio de esto de lo que me están llamando, él me dijo viejo payaso bájese de ese pimpón porque  porque yo no sé nada…”.

El hoy confeso asesino, ante la respuesta de alias ‘Nacho’, decidió aceptar el homicidio y vincularlos. “Le dije a él que iba a aceptar ese homicidio pero yo me los iba a arrastrar así como me arrastraron a mí…yo sé que fue usted y el empresario. Yo a ‘Nacho’ le propuse que me sacara en limpio porque estaba pagando algo que no hice y entonces demandaría al Estado y que yo le daba lo que me fuera a dar el Estado en indemnización porque yo no estuve ahí…”, relató en la confesión jurada Badillo.

Jesús Ignacio Lozada Zabala, fue señalado por Cesar Augusto Badillo como la persona que los contrató, sin embargo en la declaración jurada manifestó que Lozada manejó la moto donde iba el sicario.

“Yo vine a un hurto no a un homicidio”

Badillo Galvis sostuvo al fiscal que su presencia en la capital huilense era para perpetrar el asalto a una sucursal del Bancolombia. “Yo llegue a la ciudad de Neiva fue a robar un banco…”.

Agregó que le estuvieron haciendo vigilancia a la entidad financiera “estuvimos Hugo, Ramos, Jairo Elí, Jhon Harley mi primo y yo…le estuvimos haciendo seguimiento a un banco que queda en Olímpica en el Quirinal”.

Sostuvo que un funcionario del banco le estaba ayudando “una fuente interna del banco fue la persona que nos brinda las pautas para saber en que momento abren  la caja fuerte que es la bóveda principal de Bancolombia que esta temporizada para abrirse en horario adicional”.

Recordó que la vigilancia a la sucursal bancaria la realizaron durante quince días en el mes de julio de 2013.

Sostuvo que el hurto se frustró porque uno de sus cómplices se salió del banco. “Un día jueves decidimos ir a robar el banco, ya estábamos dentro del banco Bancolombia pero una persona de las cuatro que iba con nosotros se salió del banco Jairo Elí, no nos pudimos robar y decidimos aplazarlo, a los días fui capturado, el 30 de julio a las 12:00 del mediodía”, relató Badillo Galvis.

La retracción de Badillo Galvis en la declaración jurada no tiene implicaciones en el preacuerdo al que llegó con la Fiscalía y que terminó con una condena de 17 años de prisión por el asesinato de la funcionaria de la Dian, Celia Escobar Florez.

Cesar Augusto Badillo Galvis, manifestó que lo que sabe del asesinato de Celia Escobar fue porque se lo contó un joven en la cárcel.

Fotos: archivo

 

 

 

 

Comentarios