En línea con la inflación también suben los arriendos en el país.

En línea con la inflación, hay varios costos y servicios que suben y afectan el bolsillo de los colombianos, como por ejemplo los peajes, los servicios de registro, los créditos hipotecarios en UVR y los arriendos.

Este último, es uno de los que más le preocupa a la gente, aunque no necesariamente con el cambio de año le va a incrementar el canon de arrendamiento, pues también hay que mirar lo pactado en el contrato que se firmó entre arrendatario y arrendador.

Así las cosas, ya con la cifra de inflación de 2018 revelada que fue de 3,18%, la Federación de Lonjas de Propiedad Raíz – Fedelonjas confirmó  que los cánones de arrendamiento de vivienda urbana se podrán incrementar con base a esta cifra, ya que se elevan al mismo ritmo de la inflación causada durante el año anterior según lo establecido en la Ley 820 de 2003.

“El incremento tiene amplio impacto entre la población colombiana pues afecta al 44% de familias que viven en arriendo así como a los propietarios que devengan sus ingresos de dichos alquileres”, explicó la presidente de Fedelonjas, María Clara Luque.

No suben inmediatamente

Hay que aclarar, que el hecho de que se estipule una cifra para el incremento de los arriendos, esto no quiere decir que con el cambio de año, el canon sube automáticamente. La dirigente del gremio que agrupa a los profesionales inmobiliarios aclaró que los arrendamientos solo incrementa cuando el contrato cumple 12 meses de haberse firmado o del último incremento.

Asimismo, el aumento definido es legal siempre y cuando “éste no supere el 1% del valor comercial del inmueble o de la parte que se encuentre arrendada”, agregó.

Para tener en cuenta

  • Este reajuste no aplica para contratos de arrendamiento de inmuebles para uso comercial. En estos casos, tanto el valor como el incremento deberán acordarse entre las partes o de acuerdo a lo que quedó consignado en el contrato.
  • El incremento es aplicable sólo al momento de la renovación del contrato de arrendamiento y siempre con previa comunicación por parte del arrendador.
  • El arrendador es libre de aplicar el alza o de abstenerse de hacerlo si prefiere mantener el contrato por más tiempo.
  • El arrendatario puede exigir la terminación del contrato sin estar sujeto al cobro de sanciones económicas si el arrendador incrementa el canon por encima de lo establecido en la Ley.
  • La notificación del aumento del valor del canon y la fecha en que se empezará a aplicar se debe hacer por escrito y a través de correo certificado o mediante el mecanismo establecido en el contrato.
  • Para los contratos de arrendamiento suscritos antes del 10 de julio de 2003, el incremento de la tasa no podrá superar la meta de inflación fijada por el Banco de La República para el año 2018.
  • Elija siempre un profesional inmobiliario de reconocida trayectoria que elabore contratos con todas las condiciones legales, resguarde los derechos de las partes y le ayude a elegir el bien más rentable.

 

 

 

Comentarios