Obras del estadio de Neiva se terminarán en el 2020

La terminación de las obras de remodelación de la tribuna occidental impactada por un colapso quedó garantizada. Sin embargo, la habilitación total del escenario quedará para el próximo año. 

0
1214
La remodelación de la tribuna quedó garantizada pero no se podrá terminar antes de diciembre.

RICARDO AREIZA

Unidadinvestigativa@lanación.com.co

La Universidad Nacional realizará los estudios técnicos para terminar la remodelación de la tribuna occidental del estadio de fútbol ‘Guillermo Plazas Alcid)’, paralizada luego de un segundo colapso ocurrido en agosto de 2016.

“La consultoría será contratada en unos quince días, antes de terminar el mes de enero con la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional”, anunció el jefe de Contratación Fernando Mauricio Iglesias.

La propuesta fue radicada a finales de diciembre y se encuentra en la fase de viabilización. Mañana jueves la administración municipal dará luz verde a la iniciativa.

Sin embargo, a pesar de la decisión de culminar la primera etapa, las obras no se entregarán en este gobierno.

Sólo la consultoría tendrá un plazo de seis meses para definir las alternativas y propuestas de solución, lo que incidirá en la contratación y ejecución de las obras.

En otras palabras, este año el Atlético Huila tendrá que padecer las dificultades por las condiciones de su plaza, que seguirá en la mira de una eventual descertificación.

Los hinchas del Atlético Huila no podrán estrenar este año la remodelada tribuna occidental.

La consultoría

El estudio técnico de alternativas costará 1.800 millones de pesos que se financiarán con recursos propios. La consultoría determinará el tipo de obras que se requerirán para hacerla funcional.

“Es decir, la consultoría definirá la hoja de ruta, el volumen de obras, las líneas de actuación, los cálculos, tiempos y las soluciones que se requieren para terminar lo que corresponde a esta primera fase que había sido contratada”, explicó.

El alcalde de Neiva Rodrigo Lara Sánchez anunció que en los próximos días se tomarán decisiones de fondo para concretar la terminación de la tribuna.

“La decisión está tomada. Vamos a evaluar las mejores condiciones para concluir esta obra y habilitarla. Adicionalmente, estamos adelantando las gestiones para asegurar la financiación total de las obras que se requieren”, subrayó. Sin embargo, no anticipó detalles.

La financiación

Los estudios se financiarán con recursos propios. La cofinanciación con Coldeportes en este caso, dilataría aún más los términos, según el jefe de Contratación.

“En cambio-dijo-esa cofinanciación la necesitamos para la ejecución de las obras propiamente dichas”.

Igualmente se tramita con el Departamento Nacional de Planeación para que se levante la suspensión de los giros pendientes por seis mil millones de pesos.

Estos recursos, más los dineros pendientes de ejecución y los provenientes por las pólizas y sanciones por el incumplimiento podrán garantizar la culminación de las obras de la tribuna occidental.

Para comenzar

La terminación de la obra se financiará con los recursos aportados por las compañías de seguros al declararse el siniestro de incumplimiento y la caducidad de los contratos. Los recursos ascienden a 5.775 millones de pesos, consignados el diciembre pasado.

La Compañía Aseguradora de Fianzas (Confianza) devolvió la suma de 5.449 millones de pesos correspondiente a la póliza única de cumplimiento que amparaba el contrato de obra civil. La suma equivale al 20 % del valor del contrato destinado a cubrir los perjuicios causados.

Por los daños y perjuicios ocasionados se cancelaron 2.724 millones y la misma suma por la cláusula penal pactada

La aseguradora Solidaria consignó por el mismo concepto otros 326,94 millones de pesos correspondientes al valor de la póliza, pactada en el contrato de interventoría No. 1760 suscrito el 18 de diciembre de 2014.

A estos valores se suman los recursos que no se alcanzaron a invertir. El monto pendiente por ejecutar de la primera fase asciende a 3.924 millones de pesos.

Engorroso trámite

Sin embargo, no será fácil ni rápido. Una vez tenga los estudios técnicos, tendrá que abrir el proceso de contratación de las obras civiles que hacen falta para culminar la remodelación de la tribunal. La licitación durará por lo menos dos meses, en condiciones normales.

Adicionalmente, la administración municipal tendrá que contratar un nuevo estudio de vulnerabilidad, ya que el utilizado para la remodelación quedó desactualizado.

La terminación de las obras implicará realizar el reforzamiento estructural que nunca se hizo,  reconstruir la parte impactada por el colapso y la reconstrucción de las obras que se afectarán por el reforzamiento sismo resistente.

El diseño original de la primera fase, ya contratada.

En espera

A pesar de la decisión de terminar la tribuna occidental, las obras no se concluirán este año. Los tiempos y los procesos que tendrán que acometerse no alcanzar a tramitarse antes de diciembre, cuando culmina el actual mandato.

“No vamos a especular, pero las obras no se terminarán en este gobierno. Solo los estudios durarán seis meses, según la propuesta de la Universidad Nacional, lo que quiere decir que la licitación de las obras tomará más del tiempo que habíamos calculado”, precisó el jefe de Contratación. “Lo claro, es que las obras quedarán contratadas en esta administración”, precisó.

Obras pendientes

Entre las obras que tendrán que quedaron pendientes figuran una zona Vip, las cabinas de prensa, los ascensores, la instalación luminarias tipo Led para el campo de juego y la silletería en las graderías.

Adicionalmente quedaron pendientes las obras exteriores de urbanismo; los acabados generales de los tres últimos niveles (cuarto al séptimo), el sistema de voz y datos y una red contraincendio.

De igual manera el proyecto contemplaba la intervención de las canchas de juego, los camerinos, las baterías sanitarias hasta el segundo nivel que se alcanzaron a terminar.

Además, contemplaba iluminación de corredores desde el primero hasta el piso, los acabados hasta el tercer nivel, la construcción de pisos y acabados hasta el tercer nivel, la instalación de redes internas y externas de gas, la instalación de carpintería metálica hasta el tercer nivel y la instalación de una subestación eléctrica.

Igualmente estaba prevista la instalación de la estructura metálica de cubierta, una cubierta con teja termo acústica, la construcción de graderías en concreto pos-tensado, toda la mampostería interna y de fachada hasta el séptimo nivel, la construcción área de taquillas y rampas de acceso y la habilitación de las cuatro torres de iluminación existentes.

Sin embargo, el nuevo estudio definirá las prioridades. El estudio técnico determinará con precisión las obras que deben ejecutarse para que habilitar la tribuna en condiciones de calidad y seguridad. Es posible que algunas sean descartadas y sean reemplazadas por otras más urgentes.

Nuevo estadio, en espera

El proyecto para que el Atlético Huila tenga su propio estadio está congelado. Primero se pensó en un escenario para diez mil personas en predios del onceno en el sector de Río Fría en Rivera.

La iniciativa fue planteada ante las dificultades originadas por la remodelación y los riesgos de una eventual descertificación de la plaza.

“La idea es que el Atlético Huila pueda construir su propio estadio, a través de una alianza público-privada donde participe, el Municipio de Rivera, Coldeportes, el club y otras empresas huilenses que quieran invertir para construir un escenario deportivo”, anunció hace dos años el presidente Juan Carlos Patarroyo.

El dirigente deportivo fue autorizado por la asamblea de accionistas realizada el 15 de marzo de 2017 para que inicie las gestiones y determine la viabilidad técnica y financiera. Sin embargo no avanzó.

El proyecto revivió en septiembre del año pasado en una eventual alianza con inversionistas particulares y entidades públicas para la construcción del escenario en inmediaciones del macroproyecto Bosques de San Luis y Cuarto Centenario.

“El proyecto para un nuevo estadio no hay nada. Nosotros lo que estamos pidiendo es que terminen lo que está dañado en el estadio”, afirmó Carlos Barrero, gerente del Atlético Huila.

Enredada remodelación

 El proyecto de remodelación del estadio  comenzó en el 2012 y se puso en marcha en sin los presupuestos adecuados, sin la totalidad de los diseños.

El proyecto original contemplaba la remodelación de todo el estadio y así fue seleccionado y viabilizado por Coldeportes.

La remodelación costaba inicialmente 45.658 millones. La primera etapa contemplaba la adecuación y construcción de las tribunas oriental y occidental, adecuación de la cancha, camerinos, baterías sanitarias, sala de prensa y otros servicios.

Sin embargo, el proyecto fue modificado para ejecutarlo por fases. La primera, correspondiente a la tribuna occidental quedó paralizada tras el desplome. Esta fase, cuyo presupuesto ascendió a  28.884 millones de pesos, quedó a punto de concluirse cuando se produjo la tragedia.

La nueva hoja de ruta sólo servirá para terminar  la tribuna occidental. El verdadero desafío será la recuperación total del estadio congelado por la parálisis de esta primera etapa.

El estudio de alternativas implicará realizar el reforzamiento estructural que no se hizo y la reconstrucción de algunas áreas.

Comentarios