El tiempo para definir de una vez por todas la suerte final del proyecto de
construcción de la doble calzada Neiva-Mocoa- Santa Ana en el Putumayo,
comenzó a correr.
Y es que después de tantas batallas en las que el Huila se ha visto seriamente afectado en su arteria principal, la que comunica el departamento con el sur del país, lo que ocurra este mes es esperado con ansias.
En ese orden de ideas, se han establecido por parte de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, dos fechas claves en todo este proceso. La primera es el próximo 18 de enero cuando en un comité técnico, la empresa contratista Aliadas para el Progreso junto con las empresa francesa Eiffage interesada en quedarse con el proyecto deberán presentar un plan remedial para montar una estrategia que permita reanudar el contrato con sus correspondientes objetos.
Si eso no sucede, entonces el próximo el 21 de enero se reanudaría todo el
proceso de la caducidad del contrato.
Pero si hay algo claro para todos los sectores en el departamento del Huila es que una caducidad del contrato sería nefasto en todo sentido, pues lo que sin duda sucedería es que Invías volvería a tomar de nuevo la administración de la vía y simplemente cobraría peajes para mantenerla.
Es decir, el progreso que se espera con la construcción de la doble calzada se quedaría en letra muerta.
Así las cosas, lo mejor sería que el contrato fuera cedido a la empresa
proponente, pue no es un secreto que la actual concesión no tiene cierre
financiero y al no tenerlo no es posible realizar las obras contratadas.

¿Si se cede?
Si definitivamente se decide que el contrato se cede a la empresa francesa
Eiffage, de entrada hay un inconvenientes y que desde ahora ésta ha expresado que necesita una ampliación del tiempo de ejecución de las obras
lo que significaría más plata de la que ya se ha invertido.
En principio se sabe que aproximadamente la compañía está pidiendo ocho
meses más, situación que no es para nada favorable para el proyecto si se
tiene en cuenta que la concesión ya ha perdido dos años.
Pero eso no es todo, actualmente, se sabe que hay más de 20 procesos
sancionatorios vigentes cosa que preocupa a la empresa francesa pues por su manual, no se harían cargo del proyecto.
Ante esta situación, consultado por LA NACIÓN, el gobernador Carlos Julio
González Villa expresó que su gobierno desde el primer momento ha
cumplido con toda las exigencias para que el contrato se ejecute.
“Tenemos un dosier dedicado a verificar el cumplimiento del gobierno
departamental. La concesión en este momento está interviniendo el paso
Pericongo a la altura del llamado puente del Diablo donde están trabajando
en la construcción de los estribos, recuperación del espacio, capa asfáltica y
señalización respectiva”, señaló.
Destacó que lo que se ha logrado hasta ahora hace parte de todo un proceso que comenzó desde que el presidente Iván Duque acogió la solicitud de la clase dirigente y gremial del Huila de buscar una urgente salida.
Y no es para menos pues en total son 400 kilómetros de vía los que hay que
trabajar con un costo de cerca de tres billones de pesos

¿Qué pasó con los $20.000 millones?
Según el gobernador González Villa, los $20.000 millones de pesos destinados por el gobierno anterior para la superación de la crisis en Pericongo, a través de la declaratoria de la calamidad pública, se encuentran en contratación por parte de Invías.
Los recursos están divididos en la intervención de lo que se conoce como La
Guaira-Naranjal- Sicana que es la variante que se ha utilizado.
Además, se han recuperado tramos entre Pitalito y Acevedo y desde allí hasta Suaza a la altura de Avispero, Altamira y Tarqui.
Pero con todo y las obras de recuperación, el gobernador González Villa
también es partidario de que la solución definitiva al problema de Pericongo
es la construcción de dos viaductos.
“Si se logra la cesión del contrato la primera obra que debemos solicitar es la construcción del viaducto de Pericongo”, dijo.
Fuentes extraoficiales sostienen que el costo aproximado de estas obras no
sería de menos de $32.000 millones de pesos.
Así las cosas, lo que sigue es esperar que el 21 de enero la noticia sea que el contrato es cedido, aunque para algunos dirigentes de la región, todo
depende de los términos administrativos y jurídicos del alto gobierno.

Gobernador Carlos Julio González Villa

LO QUE HAY
El gobernador Carlos Julio González Villa explicó que actualmente se trabaja
en el mantenimiento del talud para prevenir la caída de rocas y ahora lo que
se espera es recuperar totalmente el paso por Pericongo que a hoy, está con
24 horas de paso y un nuevo proceso de señalización.
“Podemos decir que esperamos en el corto plazo una solución al paso
Pericongo que debe mantener un control de monitoreo sobre la caída de
rocas, un mantenimiento del talud y de la corona del talud”, subrayó.
Dijo que su gobierno también le ha solicitado a la empresa un trabajo de
rehabilitación o bacheo que es un trabajo de reparcheo especializado a los huecos de la llamada Vía 45, sobretodo sobre el cruce Algeciras-La Angostura hasta El Hobo, algunos hasta Los Altares.
También hay pendiente el mantenimiento del tramo entre los municipios de
Pitalito y San Agustín, cuya vía se encuentra en lamentable estado.

‘SERÍA NEFASTO SI NO CEDEN’
La ex presidenta de la Asamblea Departamental Sandra Hernández, sostiene
que ante los infructuosos ofrecimientos de la concesión Aliadas para el
Progreso, lo que hay ahora es una alta expectativa de lo que suceda en pocos días.
Asegura Hernández que de declararse la caducidad del contrato, sería
nefasto para el departamento y de paso para el Putumayo, pues la doble
calzada termina en Santa Ana.
“Estamos esperando que el 18 nos digan de una vez por todas qué es lo que
van a hacer porque de suposiciones hemos estuvimos todo el año pasado. Y
la economía se ha desacelerado con todo el traumatismo que se ha
generado”, indicó.
Agregó que en diciembre pasado los turistas se vieron en aprietos para
transitar por las vías hacia el sur del departamento debido al mal estado en el que se encuentran.

Diputada Sandra Hernández

¿Quiénes sin Eiffage?

El grupo Eiffage es la tercera empresa francesa y quinta europea en el sector
de la construcción, con un volumen de negocio que supera los 14.000M.
Cuenta con más de 70.000 empleados, en su mayoría, accionistas de la
empresa y una red internacional integrada por 500 filiales.

Entre sus grandes obras se destacan la construcción de proyectos como la
Torre Eifel, el Teatro Opera de Autralia así como el túnel entre Inglaterra y
Francia. Hace poco se les adjudicó la reconstrucción del puente Chirajara en
la vía al Llano, cuya estructura colapsó.

CIFRAS PARA DESTACAR
$3.000 millones cuesta la construcción de la doble calzada Neiva-
Campoalegre-Santa Ana, Putumayo

$32.000 millones valdría la construcción de las obras del viaducto en
Pericongo

 

Comentarios