El Quimbo y Betania presentan por el momento un nivel aceptable de agua.

La eventualidad presentada en Hidroituango en los últimos días, al descubrirse un socavón cerca a lo que se considera el corazón de la obra, la casa de máquinas, y del cual no se tiene certeza aún de las consecuencias en la megaobra, ha generado incertidumbre frente al futuro energético del país.

Esto, sumado al fenómeno del niño que ya está entrando con fuerza, tiene a la opinión pública pensando en posibles apagones. No obstante, los expertos señalan que la demanda de energía en el país, por lo menos para este año estaría cubierta y no se darían posibles racionamientos como el vivido en años anteriores, pero sí va a impactar en un alza de las tarifas de energía que ya tuvieron una regulación el año pasado.

¿Qué factores impulsarían el alza?

En diálogo con LA NACIÓN, el gerente de la Electrificadora del Huila, Hernando Ruiz López, analizó la situación y aseguró que el panorama del sector eléctrico del país está muy confuso.

“Hay mucho nerviosismo por la confluencia de factores, normalmente cuando se presentan problemas de crisis no se atribuyen a una sola causa, sino a varias que coinciden. Para este primer trimestre vienen coincidiendo varias cosas, la primera la aparición evidente del fenómeno del niño que lo hemos padecido especialmente aquí  en el Huila con unos días muy intensos de calor  pero que también se vieron en todo el país, al punto que el nivel de los embalses se redujo de una manera si no grave, por lo menos sí preocupante”, expresó.

Y agregó, “los embalses en una semana se redujeron un 5%  y esto ya es complicado porque significa que si se mantuviera el clima así  y bajara el  nivel de los aportes que hacen los ríos a los embalses en esa proporción, entonces faltarían  10 o 15 semanas para que los embalses estuvieran ya en condición crítica”, manifestó Ruiz López.

“Junto con el tema de la llegada del fenómeno del niño, coincide con las malas noticias que se han presentado en Hidroituango, que aunque en las últimas horas se ha menguado el efecto negativo, porque pues no parece haber riesgo de que colapse la montaña, hay la sensación  que de todas maneras la cosa no está tan positiva como se pensaba hace unos días. Pero a eso súmele también, la evidencia que hay ya en el incremento de tarifas que hubo en todo el país en el año 2018 que finalmente fue un crecimiento superior al de la inflación, la inflación fue del 3,18% pero el crecimiento de las tarifas de energía alcanzó casi el 9%, entonces eso también genera preocupación porque eso genera una tendencia alcista del precio de la  energía”, dijo.

Hernando Ruiz López, gerente de Electrohuila.

El alza de 2018

Ruiz López explicó a raíz de la polémica que se ha suscitado por el alza de tarifas en 2018, (donde el Huila tuvo que equipararse con las tarifas del resto del país) y por la cifra que desencadenó con la inflación de 2018 donde el departamento se ubicó por encima de la media nacional con más del 11%,  los factores por los que se determina el precio de la energía a los consumidores: el costo de la energía, el costo de transmisión de la energía, el costo de la distribución de la energía, el costo de la comercialización, las pérdidas y las restricciones, este último que tiene que ver con que, “entre todos los colombianos pagamos las ineficiencias, las situaciones imprevistas que se pueden presentar en el sistema eléctrico en su conjunto y esas restricciones están altas en todo el país por el problema de Electricaribe. Y eso ha hecho que las restricciones que al principio del año estaban en 19 pesos, hayan terminado en 45 pesos en algunas regiones, para el caso del Huila tuvimos una afectación por esa vía”, apuntó.

Y añadió que, “en el caso del Huila tuvimos un problema de alto costo de la energía que compramos, de la G, ya por razones de una compra extemporánea que se realizó en el 2018, producto de que hasta mediados del 2016 Electrohuila no había comprado un solo kilovatio de energía 2018 y eso hizo que cuando salimos a comprar, pues ya los precios estaban un poco más altos”.

¿Se vendrán apagones?

Para el gerente de Electrohuila, no es probable que este año el país padezca por racionamientos de energía, pero si recomendó cultura ciudadana y ahorro en los hogares.

“No en este año, no en el año 2019, en el 2019 no tenemos todavía problemas de desabastecimiento de energía, la demanda de energía puede ser perfectamente atendida con lo que hay, entre otras cosas porque Ituango no estaba previsto que estuviera funcionando full para este año, lo que pasa es que la expectativa de que Ituango no está funcionando y no va a funcionar en el corto plazo, sumado a una sequía que hace que los embalses se reduzcan, sumado al problema de Electricaribe que se pensaba que ya para el año pasado iba a estar resuelto, va a ser sin lugar a dudas un problema”, acotó.

Aseguró, que frente a este panorama, quienes por el momento tienen el ‘poder’ sobre el costo de la energía son los generadores, “los generadores que siguen siendo muy pocos en el país, en realidad hay cinco o seis grandes generadores, ellos siguen teniendo la ‘sartén por el mango’ en materia de la fijación del precio, esto es un mercado de oferta, aquí los que determinan el precio son los que ofrecen la energía y en esa medida hay una inquietud de parte de ellos de que vamos a entrar en una época de dificultad de oferta y eso se expresa en unos precios de la energía muy altos”.

¿Cómo están Betania y El Quimbo?

Frente a la preocupación que hay en al país por el bajo nivel de los embalses, Betania y El Quimbo, represas ubicadas en el departamento del Huila, el nivel de agua es por el momento aceptable.

Según el gerente de Electrohuila, en el último informe que recibió hace dos días Betania se encuentra en el 67% y el Quimbo en el 69%, lo que se considera un nivel aceptable. Hace aproximadamente dos meses cuando se estaba en época de lluvias en el país, los embalses estaban todos por encima del 80%.

 

 

 

Comentarios