Comunidades guardianas de los ecosistemas estratégicos.

El senderismo se ha convertido en la principal herramienta para impulsar la educación ambiental en el departamento del Huila, iniciativa que a su vez permite que las comunidades reconozcan y valoren los servicios ecosistémicos que ofrecen las áreas protegidas del departamento.

Un ejemplo de ello es la Asociación Ambiental Colombovivo, integrada por campesinos del centro poblado San Adolfo del municipio de Acevedo, que vienen impulsando el sendero Los Chorros como un atractivo ecoturístico digno de visitar y conservar.

Allí en la vereda La Ilusión, área del Parque Natural Regional Corredor Biológico Guácharos-Puracé, el sendero Los Chorros es un lugar rodeado de majestuosos bosques de roble negro, especie en extinción, y donde habita el Oso de Anteojos y la Danta de Montaña.
Este escenario natural es conservado por la comunidad de la zona, los niños y niñas integrantes del grupo Guardianes del Bosques y la Asociación Colombovivo.

“Tenemos un camino ecoturístico, trabajo que venimos organizando con la CAM. Queremos que la gente conozca y que se lleven una idea de conservación de las especies de fauna y flora. Para nosotros esto es una herramienta de educación ambiental”, manifestó Yilmar Calderón, representante legal de Colombovivo.
Durante el recorrido, que tarda alrededor de dos horas, desde San Adolfo, se pueden observar las quebradas Aguas Claras y Aguas Claritas, las cuales ofrecen varias caídas de agua, uno de los principales atractivos y de donde se deriva el nombre de ese majestuoso lugar: Los Chorros.

La mayoría de integrantes de Colombovivo, así como de los habitantes de la vereda La Ilusión, son personas que por décadas se dedicaron a la cacería y a la tala ilegal, pero los procesos de educación ambiental liderados en la zona por la CAM, de los que también surgió el grupo ecológico ‘Los Castores’, han permitido que sean ellos quienes estén conservando el bosque natural.

Monitoreo comunitario

En el Huila existen 14 grupos de monitoreo comunitario de fauna silvestre, conformados por más de 200 personas que cohabitan con este tipo de fauna, quienes adelantan labores de conservación y seguimiento a especies en peligro de extensión como el Oso de Anteojos, la Danta de Montaña, el Caimán del Magdalena, el Puma, entre otros.

Por ejemplo, en el municipio de San Agustín existe el grupo de monitoreo de fauna silvestre Serankwa, el cual está conformado por la Red de Reservas Naturales de la Sociedad Civil del sur del Huila.

Así mismo, como resultado del trabajo de monitoreo que realiza la CAM y las comunidades a través de la técnica del fototrampeo, se han encontrado importante registros tanto fotográficos como en video de Oso de Anteojos en los municipios de San Agustín, Neiva, Teruel, Algeciras, Santa María, La Argentina, Íquira, Palermo, Pitalito y Garzón en el Huila.

“El Huila se ha destacado en el contexto nacional por liderar el mayor volumen de declaratorias de áreas de interés especial ambiental. Esta acción defiende el derecho mayor que tienen los colombianos de tener un ambiente sano y permite también desarrollar el territorio de manera sostenible”, manifestó Carlos Alberto Cuéllar Medina, director de la CAM.

Las áreas protegidas representan el 33% del territorio huilense

Y es que el Huila se consolidó como departamento líder a nivel nacional en la conservación y protección de sus ecosistemas estratégicos a través de las declaratorias de áreas protegidas y zonas de reserva.

Son más de 612 mil hectáreas entre áreas protegidas y estrategias de conservación que han sido declaradas por la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM, extensión que equivale al 33% del área del departamento.

Durante el 2018 se logró la declaratoria de nuevas áreas blindadas para el Huila como el Distrito Regional de Manejo Integrado-DRMI Serranía de Peñas Blancas y el Parque Natural Regional El Dorado.

Estas dos nuevas áreas protegidas se suman a los seis Parques Naturales Regionales y al Distrito Regional de Manejo Integrado DRMI La Tatacoa que ya existían en el Huila.
Todas estas zonas en estricto estado de conservación en el Huila corresponden a 5 Parques Naturales Nacionales, 7 Parques Naturales Regionales, 2 Distritos Regionales de Manejo Integrado (La Tatacoa y Serranía Peñas Blancas), 28 Parques Naturales Municipales y 114 Reservas Naturales de la Sociedad Civil.

De igual forma, el Huila cuenta con 120 mil hectáreas de páramo, las cuales se encuentran dentro de las áreas protegidas, es decir están blindadas de cualquier intervención del hombre.

“Hemos consolidado una robusta red de áreas protegidas que hoy es de las más importantes a nivel nacional, el 33 por ciento del territorio del departamento del Huila está declarado como zona de reserva. Esta era una de las metas que teníamos para el tercer año de administración y lo logramos”, precisó Carlos Alberto Cuéllar Medina, director de la CAM.

Cómo preservar

Entre las labores que adelanta la autoridad ambiental del Huila para la conservación de las áreas protegidas están la implementación de planes de manejo ambiental, acciones para conservar especies amenazadas (Oso de Anteojos, Danta de Montaña, Cocodrilo del Magdalena y el Roble Negro), el fortalecimiento de la educación ambiental en estas áreas, la conformación de grupos comunitarios de monitoreo de fauna silvestre, la compra de predios con fines de conservación, y la promoción y reconversión de sistemas productivos como ganadería sostenible, apicultura, ecoturismo y senderismo.

En cifras el Huila cuenta con:

.5 Parques Naturales Nacionales
.7 Parques Naturales Regionales
.2 Distrito Regional de Manejo Integrado DRMI
.28 Parques Naturales Municipales
.114 Reservas Naturales de la Sociedad Civil
.120 mil hectáreas de páramos
.33% del territorio del departamento en estado de conservación

Comentarios