Jaime Núñez fue quien decidió denunciar las malas condiciones en las que tenían a su padre en el hogar geriátrico.

En malas condiciones higiénicas y sin comida mantenían a los ancianos del hogar geriátrico ‘El Rey David’, que fue clausurado ayer por la Secretaría de Salud de Neiva. La casa que prestaba los servicios de hogar geriátrico está ubicada en la Carrera 31 No. 23A-66  en el barrio Puertas del Sol, al sur de la ciudad.

Precisamente el hijo de uno de los abuelos fue quien realizó la denuncia ante este despacho, afirmando  que su padre era maltratado continuamente. “A mí me contó una de las personas que trabajaba allá, porque yo no sabía nada, me llamó y me dijo que mi papá estaba aguantando hambre, que lo tenían en muy malas condiciones, sin comer, que solo les daban una aguadepanela en el día”, relató a LA NACIÓN Jaime  Edwar Núñez, denunciante.

Núñez además manifestó que en ocasiones su padre era castigado. “Mi papá como no se puede mover, pues hacía sus necesidades en el pañal, no le quedaba de otra porque los acostaban a las cinco de la tarde y despertaban al otro día hasta las ocho de la mañana, es mucho tiempo para él sin ir al baño. Muchas veces lo dejaban acostado ahí, sin bañarlo, ni cambiarlo en todo el día. Entonces cuando lo veían así lo castigaban no dándole comida, todo porque no aguantaba y se orinaba o defecaba en el pañal”.

“El día que yo me enteré de esos abusos fui a esa casa y le llevé comida a mi papá, le compré un pollo porque no había comido en todo el día. Luego al día siguiente denuncié ante la Secretaría de Salud y llegamos todos allá y yo saqué a mi papá”

Además expresó que a su padre le daba miedo contarle por temor a los castigos que podría recibir. “Mi papá estaba muy triste y llorando me dijo que no me había contado nada porque temía un nuevo castigo. Me comentó que le daba miedo, yo le dije que de ahora en adelante me contara todo, que yo no iba a permitir que le hicieran algo y que lo maltrataran más. Ahora mi papá descansa en otro hogar, que sí está certificado y que cumple con todas las condiciones”.

En Neiva, existen 24 hogares geriátricos, pero solo 12 cumplen con la normatividad exigida para su funcionamiento por el Ministerio de Salud y Protección Social, que según resolución  número 055 de 12 de enero del 2018 estipula los requisitos mínimos esenciales que debe acreditar los Centros Vida y las condiciones para la suscripción de convenios asistenciales y la autorización de su funcionamiento.

El año anterior se le había anunciado a la representante legal del hogar, Sandra Patricia Polanía que debía ponerse al día con la documentación establecida, pero hizo caso omiso y ahora no podrá volver a prestar este tipo de servicios en la ciudad.

“A ella le habíamos advertido el año pasado, porque ya habíamos recibido denuncias. Ella funcionaba en partes clandestinas, a nosotros nos llamaban para quejarse y cuando llegábamos ya no estaba, pero esta vez si la encontramos y sellamos el sitio. Ya le habíamos cerrado otro lugar en San José, pero se fue luego para San Jorge y no la ubicamos, hasta que la encontramos en Puertas del Sol, gracia a la denuncia del señor Jaime Núñez”, expresó Constanza Cano Murcia, referente del programa Envejecimiento y vejez de la Secretaría de Salud Municipal de Neiva.

“Cuando llegamos al sitio encontramos al abuelito muy desnutrido y deprimido, lo llevamos a que lo valorara una psicóloga y una fisioterapeuta. Ahora solo tenía a dos abuelitos, pero habían más el año pasado sino que fueron retirados por sus familiares”, comentó.

Cabe resaltar que hasta el 15 de enero tenían plazo  los Centros de Protección que se encuentren en la ciudad (hogares geriátricos), para inscribirse ante la Secretaría de Salud Municipal y realizar los trámites necesarios para su funcionamiento. La entidad oficial iniciará las visitas previas desde la próxima semana para verificar las condiciones y que se cumpla con los requisitos mínimos esenciales para su funcionamiento.

La casa que prestaba los servicios de hogar geriátrico está ubicada en la Carrera 31 No. 23A-66 en el barrio Puertas del Sol, al sur de la ciudad.
La representante legal del hogar, Sandra Patricia Polanía.

 

 

Comentarios