Una fuga registrada ayer en el ducto de la petrolera Pemex ubicado en el estado de Tlahuelilpan, provocó la llegada de miles de personas que aprovechaban para llevarse la gasolina con garrafones acumulada en la zanjas y fue en ese preciso momento cuando se presentó la explosión.

El saldo que hasta el momento registran las autoridades son 21 personas muertas y otra 70 más heridas.

Al estallar, el combustible creó una especie de barrera de fuego donde se encontraba la mayor cantidad de personas. Es en este punto donde las autoridades creen que puede haber más personas fallecidas ya que era el sitio donde había más combustible.

Juan Pedro Cruz, alcalde del Municipio dijo que pese a que el Ejército Mexicano llegó una vez fue informada la fuga sobre las 5:00 p.m. (hora local) no pudieron controlar a cerca de 200 personas que rompieron los cercos de seguridad con tal de llevarse el combustible y fue ahí cuando ocurrió la tragedia.

 

 

Comentarios