Jarlinson Salas Rojas.

De dos impactos de bala en la cabeza fue asesinado Jarlinson Salas Rojas, de 19 años de edad, cuando se movilizaba por la vía que comunica a los municipios de Saladoblanco y Oporapa, en el sur del Huila. Al parecer, se trataría de una venganza.

La víctima, residente en la vereda El Tablón de Oporapa, regresaba a su casa luego de haber estado visitando su novia en el municipio de Saladoblanco, cuando fue ultimado a tiros por desconocidos.

El crimen ocurrió pasadas las 8:00 de la noche del miércoles anterior, en el sector de la vereda Gramalote, jurisdicción de Saladoblanco. El cuerpo de Jarlinson, fue hallado por sus familiares en una zona boscosa, con dos heridas propinadas con arma de fuego en la cabeza.

Según se conoció de manera preliminar,  momentos antes de su muerte cuando el joven se dirigía a su casa se había comunicado con su familia para decirles que la moto en la que se movilizaba había tenido una falla mecánica y necesitaba ayuda.

Al parecer, en una de las llamadas escucharon que Jarlinson exclamó, “señor no me haga nada”. Razón por la que sus familiares se desplazaron hasta el sitio, encontrándolo muerto aun lado de la carretera.

Agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, se desplazaron hasta el lugar, donde realizaron el levantamiento del cuerpo y las respectivas pesquisas para adelantar la investigación que conduzca al esclarecimiento del homicidio y la captura del responsable.

Según las primeras hipótesis que manejan las autoridades indican se trataría una venganza contra el joven;  el presunto asesino estaría esperándolo para matarlo. En el lugar fue hallada la motocicleta y todas sus pertenencias por lo que se descartó un hurto. No se descartan móviles pasionales.

 

Foto suministrada

 

 

Comentarios