Los organismos de socorro continúan con la búsqueda de personas  en medio del lodo que quedó luego de la ruptura de un dique minero que hasta el momento ha dejado 34 muertos.

Las torrenciales lluvias han dificultado un poco la búsqueda, sin embargo, los Bomberos se afanan por encontrar sobrevivientes.

Una de las represas de Vale, en una mina de hierro en la jurisdicción de Brumadinho, municipio de Minas Gerais, se rompió el viernes y un río con residuos minerales y lodo sepultó las instalaciones de la empresa y diversas viviendas en áreas rurales
Un vocero de los bomberos informó por la tarde que todos los ocupantes de un autobús en una zona de difícil acceso donde había expectativas de hallar personas con vida estaban muertos.
La desesperación se apodera de quienes perdieron o desconocen el paradero de familiares y amigos.
“Había gente aquí, casas, estoy devastada con esta tragedia”, dijo a la AFP Rosilene Aganetti, de 57 años, señalando el río de lodo que desciende con furia por una localidad vecina.
Imágenes aéreas muestran casas arrasadas, animales empantanados, estructuras destruidas y vehículos cubiertos por la impresionante marea marrón que también se traga la vegetación de la zona.
Personas deambulan con fotos de familiares y amigos desaparecidos.
El gobernador del estado, Romeu Zema, dijo que las chances de rescatar sobrevivientes eran “mínimas”.
El gobierno anunció la aplicación de una primera multa a Vale, por 250 millones de reales (66,5 millones de dólares).
La secretaría de Medio Ambiente del gobierno de Minas Gerais está levantando un informe y prepara otra multa, indicó a la AFP un responsable del área.
La justicia de Minas Gerais decretó además el bloqueo de cuentas bancarias de la compañía por un valor de 1.000 millones de reales, para ser usados en el resarcimiento de las víctimas.
Por: AFP

Comentarios