Juan Camilo Suárez Urrutia

Juan Camilo Suárez Urrutia

Economista

 

Cuidar las finanzas personales es importante tanto como cuidar de otros aspectos trascendentales de la vida tales como la salud, la familia, el trabajo, entre otras. Las consecuencias de no llevar una sana vida financiera podrán afectar todos los aspectos de la vida personal, familiar y laboral, por lo cual establecer un método para evitar traumas financieros es algo que no se puede dejar a la suerte ni a la deriva.

Gran parte de la administración de los recursos se basa en el buen manejo que se le otorga a las deudas, las cuales son prácticamente inevitables puesto que son las que financian las necesidades del presente comprometiendo los ingresos del futuro. Comprometer los recursos futuros no es un juego y es una decisión que debe ser responsable, informada y ajustada a su situación económica actual, es por ello que vamos a sugerir una serie de consejos, los cuales puede aplicar en su proceso de adquisición de un crédito ante una entidad financiera formal.

  1. Verificar la evolución de la tasa de interés del Banco de la Republica: se sugiere revisar la evolución de las tasas de usura y de intervención de politica monetaria, estas son fijadas por entidad del Estado y a través de ellas se establecen los topes máximos que una entidad financiera puede cobrarle en intereses, por lo cual, estar enterado de la evolución de esta vaina podrá indicarle cual será el mejor momento para tomar un crédito de acuerdo a su necesidad de endeudamiento. Esta información se actualiza cada tres meses y la puede consultar en la página del Banco www.banrep.gov.co.
  2. Comparar el costo del crédito entre las entidades financieras: el costo del crédito más representativo es la tasa de interés, la cual, recomendamos que sea consultada efectivo anual (E.A) y no efectivo mensual, lo cual le permitirá hacer una comparación mucho más confiable. Así mismo, existen otros costos asociados al crédito, tales como seguros de vida, seguros de crédito, penalizaciones por cuotas en mora, estudios crediticios, entre otros, los cuales se asocian dependiendo la modalidad de crédito. Para iniciar este proceso comparativo entre entidades, puede iniciar consultando la página de la Superintendencia Financiera, donde se encontrará información actualizada acerca de las tasas que cobran los establecimientos financieros por tipo de crédito. www.superfinanciera.gov.co.
  3. Leer los contratos antes de firmarlos: Regularmente la entidad financiera no informa verbalmente a sus clientes acerca de los costos por penalidades y otros costos y consecuencias asociados a su crédito, por lo cual leer la letra pequeña del documento donde va a consignar su firma es muy importante para que tome la mejor decisión posible.
  4. Evitar el uso de crédito para comprar bienes de uso cotidiano: se sugiere que evite al máximo financiar aquellos bienes que son regulares en su día a día y que no generan ningún valor agregado a las actividades que le generan ingresos en el presente y en el futuro. Es preferible que la mayor parte de su endeudamiento se destine a actividades que generen valor en el futuro, tales como la educación, creación e inversión en negocios y bienes de capital. Financiar con crédito bienes destinados a la alimentación, vestido, pago de servicios públicos y similares constituirá una carga muy grande en termino de costos financieros a su presupuesto mensual.
  5. Programar el menor número de cuotas posible: en la medida de lo posible, solicite el menor número de cuotas a la hora de endeudarse, ya que un mayor número de ellas significará un compromiso mayor en términos de tiempo de pago y un mayor monto que deberá pagar en forma de intereses a la entidad financiera.
  6. Definir tope máximo de endeudamiento en el presupuesto mensual: en definitiva, esta es una medida de disciplina personal la cual deberá respetar a menos que la extrema urgencia de una obligación lo lleve a romper su propia regla. Lo aconsejable es que este tope no supere el 35% de sus ingresos mensuales, una carga mayor supone limitar de forma considerable los bienes de uso diario.

 

Comentarios