El Sistema Estratégico de Transporte Público de Neiva, puso en marcha en el mes de octubre del año anterior la segunda intervención vial contemplada en la Fase VI, que incluye la Carrera 7 entre Calle 21 y Avenida La Toma, donde más de 1.200 metros lineales de vía serán rehabilitados. Estas obras han traído “terribles consecuencias” a los comerciantes del sector quienes  manifestaron que las ventas han caído hasta un ochenta por ciento convirtiéndose en un verdadero ‘dolor de cabeza’. Además, los robos se han vuelto ‘el pan de cada día’.

Cristian Camilo Zúñiga, tiene un local para reparar celulares y aparatos electrónicos y manifestó que debido al cierre de la vía la delincuencia ha ido en aumento. “Han ocurrido muchos robos frecuentemente, se roban las lámparas, roban contadores, nos rompen los vidrios. Las obras han hecho que aumente la delincuencia en este sector, nos han traído terribles consecuencias”.

Así lo señaló también Nataly Martínez, propietaria de uno de los restaurantes del sector  quien destacó que incluso ha tenido que tomar medidas para sostener su negocio despidiendo a varios empleados.

“Nos hemos visto afectados por los robos, ha aumentado dramáticamente la delincuencia, nos roban los contadores, aquí a un señor del almacén de los colchones lo apuñalaron para robarlo”, dijo.

“Hemos tenido unos grandes perjuicios en las ventas, cuando en otros años diciembre era nuestra mejor época esta vez tuvimos una quiebra, nos hemos sostenido con mucho esfuerzo. En mi caso, como ya llevo dos años, entonces la clientela se ha mantenido, pero la gente ya no transcurre por este sector haciendo que bajen cada día drásticamente nuestros ingresos. Antes teníamos a cuatro personas atendiendo y tres en la cocina, ahora solo tenemos a  dos atendiendo y otras dos personas en la cocina, la situación es crítica. Las ventas han bajado un ochenta por ciento”.

Cerca de 70 comerciantes se organizaron para realizar la veeduría de las obras, reclamando que habiliten pronto la vía, considerada una de las arterías de la capital opita.

“Nosotros nos hemos puesto a la tarea de hacerles un seguimiento, pero eso ha sido un fracaso. Tienen más de un mes de retraso en las obras,  pero hablamos con Josué Benavides, gerente del Setp el fin de semana pasado y nos aseguró que el 15 de marzo entregarán el primer tramo, para nosotros es crítico esto porque si sigue lloviendo pues se van a seguir retrasando”, afirmó Martínez.

Además aseguró que “constantemente se rompen los tubos de agua y también eso nos ha perjudicado, ni siquiera habían pasos peatonales y la gente no estaba llegando, hasta que por fin habilitaron uno”.

Incluso, los comerciantes están pensando en adoptar medidas legales para exigir una indemnización por los “perjuicios ocasionados” a su economía. “Estamos trabajando con unos abogados para demandar para que nos den algún tipo de indemnización por los daños ocasionados, para que nos paguen algo para el sostenimiento, porque lo poco que se vende no alcanza, incluso hemos tenido que recurrir a préstamos”.

El llamado

Los comerciantes solo piden que las obras sean entregadas en el tiempo acordado, pues no soportan más retrasos.

Frederman Tovar Lara, comercializador de soportes para televisores y quien lleva diez años en el sector dijo que no se oponen a las obras del el mega proyecto que promete contribuir al mejoramiento de la movilidad en la capital huilense, pero sí exigen mayor agilidad.

“No nos oponemos a que la ciudad de modernice, que la ciudad mejore, pero pues también pedimos que los obreros trabajen, que las máquinas sí se muevan y controlen las fugas, que solucionen esto pronto. A finales del año pasado y principios de este hubo total desolación en la obra, entonces lo que exigimos es que cumplan el tiempo de terminación que nos prometieron”.

“La gente ya no pasa, esta es una vía principal, pero pues la gente prefiere no pasar por acá. Ojalá entreguen rápido esta obra porque nos están perjudicando demasiado, el trabajo no se ve, dejaron de venir los obreros a mediados de diciembre y hasta hace poco regresaron, esta obra ha estado más parada que andando”, agregó Zúñiga.

Alrededor de 20 locales han sido cerrados, debido a las enormes pérdidas económicas que se han ocasionado. “Nos han disminuido demasiado las ventas, y hay muchos locales que ya han cerrado. Para nadie es un secreto que esta es una vía principal y la gente al no tener acceso a nuestros negocios, pues no viene, y eso se ve reflejado en las ventas”.

“Lo que queremos de la Administración Municipal es que agilicen las obras, y que además que estén atentos y nos ayuden a controlar la delincuencia que ha crecido demasiado. Una de las máquinas dañó uno de los cables de energía y en las noches es oscuro propiciando más el aumento de la delincuencia”.

Belisario Vanegas, es un sastre que también se ha visto afectado por las obras del Setp. “Todo se ha venido abajo, la gente no llega y vamos es para atrás, nos dicen todo el tiempo que ya casi y nada, nos tienen la vía vuelta nada. Les pedimos que nos arreglen este problema pronto, porque ya estamos fracasando, muy afectados por estas obras. La mayoría a desocupado los locales, se ha ido, pero los que quedamos no queremos llegar hasta allá, porque de esto es de lo que vivimos”.

Por su parte, el alcalde Rodrigo Lara Sánchez manifestó que las obras sí están avanzando y que pronto será entregada la vía a la comunidad.

“Están cumpliendo el cronograma, yo creo  que terminando ya la próxima semana estarían iniciando la fase de pavimentación, continuarán con la otra calzada, con la intervención de la Carrera Séptima desde la Avenida La Toma hasta el Rio del Oro, estamos en la parte de socialización y son obras que este año estarán totalmente terminadas”.

Comentarios