A los 58 años falleció el libretista y productor bogotano Fernando Gaitán Salom. Según confirmó la clínica del Country de Bogotá, murió por un infarto. Algunos de sus familiares se trasladaron la mañana de este martes al centro asistencial al que llegó sin signos vitales.

Gaitán deja un legado en la televisión colombiana, al ser el padre de reconocidas producciones de televisión en Colombia como ‘Yo soy Betty, la fea’, ‘Café con aroma de mujer’ y ‘Hasta que la plata nos separe’. Además, durante las tres décadas que duró su carrera se desempeñó también como periodista, dramaturgo y productor de televisión.

De ‘Betty’ en particular se hicieron 27 adaptaciones en todo el mundo, siendo la más conocida la versión estadounidense ‘Ugly Betty’. Se sabe que recientemente Gaitán había llegado a un acuerdo con Sony Pictures para una nueva versión.

LAS GRANDES PRODUCCIONES

En las telenovelas se hizo notar finalizando la década de los 80 del siglo pasado con el guion de “Azúcar” y “Café con aroma de mujer”, protagonizada por el brasileño Guy Ecker y la caleña Margarita Rosa de Francisco.

La historia de amor entre ‘Gaviota’ y Sebastián Vallejo que se desarrollaba en medio de la competitiva industria cafetera del país cautivó a los colombianos.

Sin embargo, el reconocimiento internacional le llegó de la mano de “Yo soy Betty, la fea”, que en 2010 ganó el Récord Guinness como la telenovela más exitosa de la historia, pues se emitió en 180 países y se dobló a 25 idiomas.

Fue tal el éxito de la historia protagonizada por Betty y don Armando que, 20 años después del estreno en la pantalla chica, se adaptó una obra de teatro que, justamente, comenzó la segunda temporada en el Teatro Cafam de Bogotá.

Ante las buenas cifras de rating logradas con sus historias, Fernando Gaitán fue nombrado en el 2009 vicepresidente de producción y contenido del canal RCN, cargo al que renunció cinco años después para dedicarse nuevamente a la escritura y a la asesoría de proyectos televisivos.

En el 2010 trabajo en la novela A Corazón Abierto, en la adaptación del guion y supervisando la realización de escenas y diálogos. Esta se convertiría en su más grande éxito a nivel de audiencia, rompiendo los récords que había establecido con Yo soy Betty, la fea, con un promedio de 57,5% de share y 18,9 puntos de rating personas.

INGREDIENTES DE SUS HISTORIAS 

Al hablar de su oficio, Gaitán no dudó en poner el “amor” y el “humor” por encima de cualquier ingrediente adicional para “echar un buen cuento”.

“Una buena historia se presta para todo, pero lo básico es contar una de amor. Debe haber divertimento, su dosis de humor, para mí es inconcebible que los personajes no tengan humor y, obvio, un conflicto porque perdería su carácter de telenovela. Quiero que la gente asista con mis historias a un espectáculo donde la gente ría y sufra, como en un parque de diversiones”, contaba.

Por el contrario, el libretista decía que no le gustaban muchos las historias “depresivas, oscuras y sombrías”. “Mis historias siempre tendrán luz”, recalcaba.

Sobre otra de sus «hijas más entrañables», Beatriz Pinzón Solano dijo: «Betty es el juego de la vanidad femenina a través de una muchacha fea que trabaja en una empresa. Esta vez el tema es la vanidad de las mujeres».

EL RASGO FEMENINO DE GAITÁN

La narrativa televisiva de los personas de Gaitán es sin duda el reflejo de lo femenino. En la producción ‘Gaviota’, recolectora de café, rompió con todos los estereotipos tradicionales de la mujer en la telenovela pues la presentaba como una mujer verraca, trabajadora y práctica en su pensamiento.

Fernando sabía que Colombia transitaba en una época marcada por el terrorismo y era un tema que podía trabajar en ese formato, mostrando otra alternativa donde también se encuentran dilemas con la profesión, la familia y el amor.

EN REDES 

Personalidades y actores colombianos se pronunciaron tras el fallecimiento del reconocido libretista y guionista.

 

Comentarios