Si bien se ha advertido categóricamente que la ‘cadena’ de sismos de los últimos días no ha alterado la actividad del volcán-nevado del Huila y que no hay inminencia de una eventual erupción, no deja de inquietar el ‘elefante blanco’ en que se convirtió el Centro de Operación de Emergencia creado supuestamente para atender en tiempo real cualquier emergencia en torno al volcán.

LA NACIÓN registró el caso el año pasado y ayer lo revivió, con un agravante: las obras de construcción de ese Centro de Operación de Emergencia siguen paralizadas. Este lugar debió entregarse en agosto de 2016, según el contrato inicial. Fue contratado a un costo de casi $2 mil millones en el gobierno de Carlos Mauricio Iriarte. Tres años después, la primera fase quedó avanzada pero inconclusa. Aún faltan dos etapas fundamentales para la operación como las redes de voz y datos, (prioritarias en una emergencia) un helipuerto y toda la dotación.

Los tres eventos catastróficos registrados en 1994, 2007 y 2008, asociados a la actividad sísmica y al comportamiento del volcán-nevado del Huila, motivaron la creación de este centro de operaciones en caso de un evento similar en la zona de influencia. La idea es que este centro dispusiera de un área administrativa, casino, dormitorios, comedor, sala de crisis y hasta bodega para poder albergar a los organismos de socorro, recibir la ayuda humanitaria y coordinar las acciones prioritarias en caso de una nueva erupción.

Es imperdonable que las autoridades regionales hablen permanentemente de la prevención y gestión del riesgo y tengan este Centro de Operación inconcluso y sin estar al servicio de la comunidad.

La gran pregunta que muchos se harán: ¿Dónde están los organismos de control para evitar que despilfarren así los recursos del erario público?

“Es imperdonable que las autoridades regionales hablen permanentemente de la prevención y gestión del riesgo y tengan este Centro de Operación inconcluso”

 

EDITORIALITO:

En el Diario LA NACIÓN, creemos en Neiva y el Huila. Creemos en nuestra tierra. Por eso, nos aprestamos a dar un gran salto en este 2019. ¡Espérelo!

 

 

Comentarios