¿Cómo llevar una vida en pareja?

0
383

 

Dr. Luis Carlos Quintero Malo

Especialista y magíster en bioética clínica y social

 

Cuando se habla de relaciones, podemos hacerlo desde diferentes perspectivas, algunas de ellas son la social, la antropológica, la cultural, la afectiva, la sexual, entre otras, y son estas las que se conciben como vínculos generados con distintas personas, lo que nos hace pertenecer a una comunidad que se organiza de varias maneras por múltiples motivaciones y que genera diferentes órdenes.

 

Estas relaciones se pueden establecer en número, es decir en grupos, tríos o en parejas, y tienen básicamente un vínculo biológico que se soporta en componentes bioquímicos, fisiológicos que se complementan con los diferentes tipos de sociedad en la que vivimos, la cultura en la que crecemos, y de ahí se generan esas estructuras de funcionamiento y organización.

 

Nuestra estructura social que tiene rangos de movilidad variables se encuentra organizada preferencialmente en un modelo básico de familia, entendiendo a la familia como un grupo de personas que se relacionan entre sí y que comparten una serie de elementos cuyo sustrato es el ámbito filial, y este se organiza en modelo de parejas.

 

Desde hace miles de años la familia se encuentra estructurada bajo un concepto tradicional de hombre y mujer, pero hoy tenemos una variabilidad muy importante puesto que hablamos de sexualidades periféricas, de diversidad y de múltiples vínculos, que hacen que esa pareja siga siendo una forma de establecimeinto de relaciones pero no necesariamente un modelo binario masculino y femenino, porque  independiente de ese modelo la pregunta siempre debe ser: ¿para qué establecer una relación de pareja?, y es determinante comprender esto para saber qué intenciones tengo yo con la otra persona (económicas, sociales, políticas, culturales, sexuales, genitales), qué es lo que quiero y, de la misma forma los propósitos de la otra persona conmigo, para que una vez establecido esto, se pueda tener claro cómo se mantiene dicha relación, es decir qué cosas se hacen para fortalecer y nutrir esa relación, y para ello el ejercicio básico es la comunicación, entendiendo a la misma como una forma de informar a la otra persona lo que pensamos, lo que queremos, lo que sentimos, nuestros objetivos, nuestras expectativas y la finalidad de dicha relación, para que a través de esta comunicacion se puedan establecer unas normas que son la base de dicha relacion; es importante tener en cuenta que dichas normas deben ser claras, honestas, directas, respetadas y consensuadas, puesto que de lo contrario perderán validez y dicha relación puede resquebrajarse o perder su esencia al punto de fragmentarse y perderse; y después de eso viene el ejercicio o la práctica, en donde es importante el interés mutuo por lo que compartimos, los objetivos y finalidad de esta relación que es la estructura que sostiene la relación.

 

Así que, independiente de la forma de relación el componente debe ser de benficio mutuo en donde las razones para establecer esta relación de pareja sean la esencia de la misma y no entes externos que definen elementos morales que no siempre favorecen la solidez, y es así como la variabilidad de la que hoy somos conocedores y permiten diferente tipos de parejas y de relaciones, se soportan en elemento neutros de moralidad, como son valores negociados y consensuados, porque a pesar que nuestra biología nos hace poligamos y diversos entre un 33 % y 66%, en nuestras preferencias sexuales, la decisión de pareja es opcional, pero solo con una comunicación sincera y objetivos en común de esas personas que deciden su convivencia o compartir de vida, es lo que hace que la relación de pareja deseada por cada uno se desarrolle y crezca como se desea.

Y por último algunos elementos a tener en cuenta:

  • Recuerde frecuentemente para qué decidió estar en pareja.
  • Revise frecuentemente con su pareja las razones por las cuales decidieron estar juntos.
  • No genere conflictos.
  • Si hay conflicto, lo debe armonizar lo mas pronto posible.
  • Haga su mejor esfuerzo para aportar a la felicidad de su pareja.

Comentarios