Un área protegida es declarada con el propósito de mantener preservadas todas las riquezas naturales que alberga, reconociendo la importancia de la amplia biodiversidad que resguarda y de los bienes ecosistémicos que aporta a la región.
Así las cosas, el Huila se consolidó como departamento líder a nivel nacional en la conservación y protección de sus ecosistemas estratégicos a través de la declaratoria de áreas protegidas y zonas de reserva.
Hoy la región huilense cuenta con 612 mil hectáreas, entre áreas protegidas y estrategias de conservación que han sido declaradas por la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena-CAM, extensión que equivalen al 33% del área del departamento.
“Tenemos una gran noticia y es que son más de 612 mil hectáreas en estricta conservación que hay en el Huila, esto corresponde al 33% del territorio departamental como área natural protegida, en donde no es posible ningún tipo de actividad humana”, informó Carlos Alberto Cuéllar Medina, director de la CAM.

Declaratorias
En el 2018, la CAM logró la declaratoria de nuevas áreas protegidas para el Huila. Se trata del Distrito Regional de Manejo Integrado-DRMI Serranía de Peñas Blancas, ubicado entre los municipios de Acevedo, Altamira, Palestina, Pitalito, Suaza y Timaná, albergando 32.793 hectáreas.
Así mismo, se declaró bajo la figura de conservación de Parque Natural Regional, El Dorado, un escenario natural de 28.573 hectáreas de extensión, distribuidas entre los municipios de Saladoblanco, La Argentina, La Plata, Oporapa, e Ísnos.
Estas dos nuevas áreas protegidas se suman a los seis Parques Naturales Regionales y al Distrito Regional de Manejo Integrado DRMI La Tatacoa que ya existían en el Huila.
Todas estas zonas en estricto estado de conservación en el Huila corresponden a 5 Parques Naturales Nacionales, 7 Parques Naturales Regionales, 2 Distritos Regionales de Manejo Integrado (La Tatacoa y Serranía Peñas Blancas), 28 Parques Naturales Municipales y 114 Reservas Naturales de la Sociedad Civil.
Páramos
No obstante, el Huila cuenta con 120 mil hectáreas de páramo, las cuales se encuentran dentro de las áreas protegidas, es decir están blindadas de cualquier intervención del hombre.
Trabajo con las comunidades
Para la conservación de las áreas protegidas se están implementando planes de manejo ambiental, acciones para conservar especies amenazadas (Oso de Anteojos, Danta de Montaña, Cocodrilo del Magdalena y el Roble Negro), el fortalecimiento de la educación ambiental en estas áreas, la conformación de grupos comunitarios de monitoreo de fauna silvestre, la compra de predios con fines de conservación, y la promoción y reconversión de sistemas productivos como ganadería sostenible, apicultura, ecoturismo y senderismo.
De la misma manera, el senderismo se ha convertido en la principal herramienta para impulsar la educación ambiental en el departamento del Huila, iniciativa que a su vez permite que las comunidades reconozcan y valoren los servicios ecosistémicos que ofrecen las áreas protegidas del departamento.
Otra de las acciones es el trabajo articulado con las comunidades. En el Huila existen 14 grupos de monitoreo comunitario de fauna silvestre, conformados por más de 200 personas que cohabitan con este tipo de fauna, quienes adelantan labores de conservación y seguimiento a especies en peligro de extensión como el Oso de Anteojos, la Danta de Montaña, el Caimán del Magdalena, el Puma, entre otros.

Comentarios