El presunto delincuente de 21 años, recibió fuertes golpes en el rostro. Le hurtó el bolso a la mujer embarazada, con el celular y un millón de pesos. Foto Sergio Reyes.

Un presunto delincuente fue fuertemente golpeado por la comunidad, que luego le incineró la motocicleta en la que se movilizaba. La Policía intervino para evitar que pudiera terminar linchado.

El caso se presentó la noche del pasado domingo en un sector del barrio Timanco de Neiva, a eso de las 8:30 de la noche. El ladrón, de apenas 21 años, abordó a una mujer con 8 meses de embarazo, quien se transportaba en otra moto junto con dos menores de edad. La gestante forcejeó con el delincuente que logró quitarle el bolso e hizo que perdiera el control y sufriera una caída. Afortunadamente la vida de ella, la de la criatura en su vientre y de los menores están fuera de peligro.

Pero el hecho llenó de indignación a la comunidad, más porque la víctima era una mujer embarazada, y enardecida reaccionó evitando que el delincuente huyera.

 

Casi lo linchan

Una vez ocurrido el hurto, se escucharon gritos que alertaron a la comunidad. Algunas personas que departían en un establecimiento comercial persiguieron y atraparon tres cuadras más delante de donde sucedió el robo al ladrón, que no contó esta vez con suerte.

“Salió la gente a la plazoleta con piedras a perseguirlo y entonces él se atortoló y pues llegó hasta ahí donde no hay más vía pasando derecho y cayó, fue cuando lo cogieron, le pegaron, enseguida le metieron candela a la moto, rescataron el bolso de entre las llantas y se lo devolvieron a la muchacha que venía detrás toda agitada que ya se le salía el bebé de la barriga”, narra una de las habitantes del sector donde ocurrió el caso.

La comunidad le causó lesiones en el rostro y otras partes del cuerpo al presunto delincuente de 21 años de edad.

“Lo que yo escuché es que la señora venía con dos niñas y entonces el tipo llegó y le haló el bolso para robárselo y como ella no se lo quiso soltar entonces la hizo caer. Agarraron al muchacho y le daban con los cascos, pata, con lo que encontraran y luego le metieron candela a la moto pero no se supo quién porque eso había mucha gente”, comentó otra vecina del sector.

Unidades policiales del CAI de Timanco fueron alertadas de lo que sucedía y de inmediato acudieron al llamado para capturarlo, evitando que la comunidad continuara violentando al ladrón, y poniéndolo a disposición de autoridad judicial competente, por los presuntos delitos de lesiones personales y hurto.

El coronel Livio Castillo, comandante de la Policía Metropolitana de Neiva, indicó que se está indagando si esta persona registra antecedentes, y que ya se inició también el proceso de investigación con respecto a la incineración de la motocicleta.

Al cierre de esta edición, se le adelantaban las audiencias concentradas al capturado para definirle su situación judicial.

La comunidad le prendió fuego a la motocicleta en la que se movilizaba el presunto ladrón.

¿Es Justificable?

Según informe oficial, en el 7% del total de los casos de hurto que se presentan en Neiva, la comunidad toma justicia por mano propia. Una cifra baja en comparación con ciudades grandes como Bogotá, en donde un estudio de la Universidad Libre de Colombia mostró que en los recientes tres años, alrededor de 300 personas murieron ajusticiados por los mismos ciudadanos que los atraparon en flagrancia.

Muchos ciudadanos manifiestan que han perdido la confianza en la justicia y que por esto es justificable tomarla por mano propia.

El coronel Livio Castillo, destacó que este año se lleva una reducción del 9 % en relación del año anterior en cuanto al hurto a personas, es decir unos 25 delitos menos que el mismo periodo del 2018. Menciona que lo indicado en estos casos es que la comunidad de aviso oportuno.

“En este caso la comunidad se extralimitó y agredió físicamente a esta persona que cometió el delito poniendo su vida en riesgo. Lo más importante es el llamado a la tolerancia, y que informen oportunamente, para que sean las autoridades competentes como la policía nacional la que puedan realizar esa captura y dejar al presunto delincuente a disposición de la autoridad judicial. Hay que evitar este tipo de hechos porque se puede revertir la investigación y la ciudadanía por querer hacer este tipo de cosas podría estar siendo capturada por lesiones personales u otro tipo de delitos”, explica el Coronel Castillo.

Por su parte, el concejal de Neiva, Diego Tello, advirtió que el tema de la inseguridad no se puede solucionar únicamente pensando en fortalecer Policía y Ejército, y que nada justifica que se tome justicia por mano propia.

“Creo que este tipo de comportamientos de hurto corresponden a crisis sociales que están enfrentando las comunidades, la crisis de desempleo, de falta de oportunidades de educación, que hacen que la gente opte por este tipo de delitos. Ninguna acción justifica que la gente tome la justicia por su propia cuenta, pero ante la falta de garantías institucionales la gente opta por estos hechos. La inseguridad es la respuesta social a unas políticas históricamente lesivas de la institucionalidad colombiana, no se le da socialmente solución”, indicó el concejal.

 

La cifra

2017: 3.500 hurtos

2018: 4.321 hurtos

+23.4%

*Hurtos en todas sus modalidades en Neiva. Fuente: Fiscalía General de la Nación.

Comentarios