Edgar Alexander Calderón Algarra, al parecer asesinó a su excompañera sentimental Gina Paola Manrique, por celos, porque lo había dejado.

“Hermanita mira que yo vi  a mamá desmayada en los brazos de papá…”, recordó en medio de lágrimas y voz entre cortada la hija de la empresaria Gina Paola Manrique, asesinada al parecer por su excompañero sentimental Alexander Calderón Algarra, en su vivienda en Neiva.

El desgarrador testimonio de la menor, se dio en el juicio oral contra Calderón Algarra que adelanta la Jueza Primera Penal del Circuito de Neiva con Funciones de Conocimiento, por el delito de feminicidio agravado.

El cuerpo sin vida de Gina Paola, presentaba signos de asfixia mecánica, además de golpes en el rostro y las piernas, que presuntamente fueron cometidos por su excompañero sentimental, la madrugada del 17 de noviembre de 2017, en la vivienda ubicada en el barrio El Cedral en la capital huilense.

Los gritos de Calderón Algarra llamando al parecer desesperado a la empleada que cuidaba a la menor de 14 años y su hermano de nueve años, alertaron a la niña. “A las seis de la mañana me desperté porque Edgar Alexander había gritada dos veces doña Ruth, yo me asuste, pensé que estaban discutiendo…”, dijo la menor.

La adolescente, quien estaba sentada en su cama, recibió en la habitación a su hermano que le comentó en medio del susto que su mamá estaba desmayada. “Yo que dé en shock con los dos gritos, luego llegó mi hermano a mi cuarto, me dijo “hermanita mira que yo vi  a mamá desmayada en los brazos de papá”…entonces yo creí que mi mamá se iba a despertar…”, expresó en la audiencia la menor, quien entró en llanto.

Agregó que corrió hacia el patio de la vivienda en busca de su mamá, pero el encuentro fue impedido por Calderón Algarra. “Yo baje porque quería verla y Alexander no me dejo, me dijo que subiera a cuidar a mi hermanito…”.

Sostuvo que minutos después Edgar Alexander, subió y en el pasillo recibió una llamada telefónica “a la persona que lo llamó le dijo que Gina Paola se había suicidado…”.

La menor señaló que esa noche, su mamá estaba en el cuarto alistándose para salir y Calderón Algarra estaba en el primer piso de la casa. “Me empijame, baje a la cocina a tomar agua, vi a Edgar Alexander en el sofá y mi mamá estaba en su cuarto. A las 11:45 ella se estaba arreglando para salir, yo me acosté en mi cuarto”.

“Todo se me salió de las manos”

La relación sentimental de Gina Paola y Calderón Algarra, al parecer se deterioró cuando el hombre habría abusado de la sobrina de la empresaria, cuando vivían en la ciudad de Cali (Valle).

Así lo dio a conocer en la audiencia Claudia Patricia Manrique Quintero, hermana de la víctima, al recordar, que fue su hermana quien le contó lo sucedido con la menor. “Gina me dijo que estaban haciendo el aseso en la casa, que ella estaba en el patio, cuando sintió que todo estaba en silencio, fue al baño, salió Edgar Alexander y a los cinco minutos la niña, se fue para el parque y Gina la siguió, le preguntó y ella le contó que Alexander se le hizo por la espalda, le besó las orejas y la manoseó”.

Señaló la mujer, que en el mes de octubre, cuando Gina Paola se encontraba viviendo en Neiva, Calderón Algarra la estuvo vigilándola. “En la noche a las ocho pasadas Alexander llegó de sorpresa a la casa de Gina Paola, le arrebató el bolso y se fue. Ella se estaba alistando para salir con un amigo que se fue apenas llegó Alexander…”.

Precisó que Calderón Algarra se enteró que la empresaria estaba saliendo con otra persona. “Desde Neiva lo tenían enterado de todo…Le envió a Gina una foto por WhatsApp de Yordi Andrés (el amigo con el que salía ella) con el que salía y le dijo ahora yo soy el que mando jajaja”.

Claudia Patricia, quien estaba en Barranquilla viviendo, sostuvo que cuando se enteró de la muerte de su hermana, no dudo en señalar que había sido Calderón Algarra. “Me empiezan a llamar que algo le paso a mi hermana… cuando yo devuelvo la llamada a mi cuñada, mi papá me dice “hija Paola de ahorcó” yo le dije no papá ese hp nos la mató…me refiero a Alexander”.

Sostuvo que días después de la captura de Calderón Algarra, él la llamó desde la cárcel y ella aprovechó para preguntarle qué había pasado. “Le pregunte que pasó, por qué llegó a ese límite, me dijo que fuera a visitarlo a la cárcel y hablamos, fui y me dice fueron tantas las cosas que pasaron que todo se me salió de las manos”.

Foto: Julio Aya

 

 

Comentarios