Cecilia González Villa

Huila@lancion.com.co

 

El cobro de un anticipo en el impuesto de Industria y Comercio, aprobado a finales del año pasado en el Concejo Municipal tiene enfrentados a los comerciantes y el alcalde de Campoalegre, Aldemar Gutiérrez.

Las primeras facturas con un incremento que para  ellos resulta exagerado llegaron esta semana lo que tomó por sorpresa a los comerciantes quienes decidieron salir a las calles de la localidad para exigirle al alcalde Gutiérrez que echara por tierra el cobro.

Desde tempranas horas, muchos de ellos, acompañados de algunos concejales  que votaron en contra el proyecto de acuerdo recorrieron ayer las vías principales de Campoalegre hasta llegar a las instalaciones de la Alcaldía Municipal.

Con pancartas y carteles en los que anunciaban su negativa de pagar el anticipo de Industria y Comercio lograron que incluso hasta sindicatos se les unieran en busca de una solución por parte del alcalde Gutiérrez.

Entre tanto, el mandatario local afirmaba por medios locales que se trataba de una determinación que ya no tenía vuelta de hoja por tratarse de una política de Estado, enmarcada dentro de la Ley 43 de 1987.

Al filo del medio día, tras varias horas de la protesta, el alcalde Aldemar Gutiérrez decidió reunirse con una comisión de delegada de los comerciantes, quienes llegaron acompañados de dos concejales y el secretario de Hacienda Juan Carlos Garcés. El personero Municipal, Rodrigo Lizcano fungió como garante.

¿Qué es lo que pasa?

Todo comenzó cuando en noviembre del año pasado, el Concejo Municipal de Campoalegre aprobó el proyecto de acuerdo mediante el cual se incrementaban los valores del impuesto de Industria y Comercio.

Cinco concejales votaron de manera positiva, mientras que otros cuatro lo hicieron negativamente y cuatro nunca llegaron, es decir estuvieron ausentes.

El concejal Oscar Perdomo asegura que el proyecto fue aprobado sin ninguna clase de socialización por parte de la Administración Municipal, es decir que los comerciantes jamás se habrían enterado de lo que se les venía.

Pero el alcalde Gutiérrez afirma que en dos ocasiones convocó a los comerciantes y fueron algunos pocos.

Según el concejal Perdomo, gracias al proyecto de acuerdo la Unidad de Valor Tributario, UVT  para el 2019 pasaba de pagarse un cinco por  mil como estaba antes a un siete por mil.

Como si fuera poco, se incluyó un ítem nuevo que se denominó ‘anticipo’ correspondiente al 40 por ciento del valor del impuesto de Industria y Comercio pero para el 2020.

Para el concejal  Perdomo resulta una exageración. Y no le falta razón, pues mientras en 2018 un comerciante pagó por Industria y Comercio la suma de $138.000  para este año tendrá que alistar $373.000.

“Lo que decimos es que cómo es que el alcalde que ya va de salida, que termina pronto, le va a meter la mano al presupuesto de la próxima administración para gastarlo él. Esto no tiene presentación. Pregunto, por qué no lo hizo antes si es una ley que viene desde 1987”, sostiene Perdomo.

Añade que la ley es clara cuando dice que los concejos distritales y municipales podrán autorizar estos cobros anticipados que van entre cero y el 40 por ciento, pero no es obligatorio. Sin embargo, el proyecto  fue aprobado pese a que según el concejal Perdomo, no tenía soporte técnico ni financiero y con el máximo porcentaje.

Los comerciantes

Por su lado los comerciantes se han declarado en rebeldía y advierten que irán hasta las últimas consecuencias.

María Helena Trujillo Guzmán, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Campoalegre afirma que la protesta obedece a que consideran que el Municipio está haciendo un cobro excesivo de industria y comercio.

“El alza que hicieron en el 2019 es exagerado y el comercio no aguanta  más. Estamos en alza tras alza, además aumentaron un porcentaje bien representativo para nuestro bolsillo aprobaron un anticipo del 40% para el 2020, entonces tenemos que pagar este año, más un 40% el próximo año, y el nosotros los comerciantes no podemos”, subrayó.

Trujillo Guzmán aseguró que la situación  económica en el municipio de Campoalgre es difícil luego de la avalancha del año pasado, sin contar con que el cultivo del arroz, actividad principal de la localidad, no atraviesa el mejor momento.

“El incremento que están haciendo es más del 75 por ciento, esto nos queda muy duros, esto es un excesivo aumento; los que menos pagaban eran 125.000 pesos anual, ahora toca pagar 373.000 pesos del anticipo del 2020”, añade Trujillo Guzmán.

La situación fue expuesta durante la reunión técnica sostenida entre el alcalde Gutiérrez y los comerciantes. Pero también éstos le presentaron dos propuestas al mandatario local.

La primera, el desmonte del anticipo del 40 por ciento y la reducción del porcentaje que cobija todo el impuesto de Industria y Comercio. No obstante, el tema no será fácil.

“Hemos hablado con el Alcalde, pero nos dimos cuenta que no tiene voluntad. Los concejales dijeron que no se habían dado cuenta de ese 40% que habían aprobado y el Alcalde en últimas dijo que era una ley, que demandáramos. La voluntad no se le vio por ningún lado”, sostuvo María Helena Trujillo, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Campoalegre.

Dijo que si no encuentran eco en sus solicitudes, las marchas de los comerciantes continuarán o en últimas tendrán que cerrar sus negocios porque serían insostenibles.

A su turno, el alcalde Aldemar Gutiérrez se comprometió a revisar el asunto con sus asesores y secretario de Hacienda, aunque de entrada advirtió que está cumpliendo la ley.

El garante de la reunión técnica, el personero Rodrigo Lizcano,  señaló que estará pendiente de la convocatoria del alcalde, una vez tome una decisión final frente a las peticiones de los comerciantes.

 

‘Hay intereses políticos’

Para el alcalde de Campoalegre, Aldemar Gutiérrez detrás de la protesta de los comerciantes hay intereses políticos. Argumenta que la decisión de incluir en el impuesto de Industria y Comercio un anticipo, es de ley.

“Los comerciantes deben entender que es una política del gobierno nacional, enmarcada dentro de la Ley 43 de 1987 en el cual todos los alcaldes del país en su gran mayoría la han aplicado”, precisó en entrevista concedida a  Campoalegre Noticias.

Explicó que el anticipo es retornable para el año siguiente a los comerciantes y que por tanto no será plata perdida. Añadió que lo que ocurre es que hay desinformación por parte de opositores de su administración.

Gutiérrez aprovechó para rechazar la protesta de los comerciantes por considerar que acciones como terminan es contribuyendo a la violencia.

Eso sí, insistió en que la marcha de ayer obedece a intereses políticos, si se tiene en cuenta que este año es electoral, pues en octubre se adelantarán elecciones de alcaldes, gobernadores, diputados y concejales.

“Quiero llamar a la reflexión para que de verdad dentro de la sensatez puedan concertar con la administración y por supuesto lleguemos a un entendimiento”, puntualizó. 

    

Comentarios