Cecilia González Villa/LN

Corresponsales@lanacion.com.co

 

 

Como ambicioso califican algunos el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 que el presidente Iván Duque radicó ante el Congreso de la República.

El documento denominado ‘Pacto por Colombia, pacto por la equidad’, contempla inversiones estimadas en $1.100 billones para los próximos cuatro años.

Cada año la inversión será de 100 billones de pesos en todo el país.

Como ingrediente particular este Plan de Desarrollo fue construido desde las regiones, desde donde se enriqueció el proyecto dependiendo de las necesidades de cada zona.

El Plan de Desarrollo está pensado hasta el 2030, año referente  cuando se espera alcanzar  las metas de los Objetivos Desarrollo Sostenible (ODS). Su contenido apunta a poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar prosperidad.

Sin embargo, para algunos analistas, el Plan Nacional de Desarrollo tiene sus menos, pues se diseñó a partir de una premisa de descentralización. Para empezar, los giros de recursos se harán por grupos de departamentos.

En el caso del Huila, le tocaría con regiones grandes e influyentes como Cundinamarca y Bogotá, entre otros.

Sin contar con que además el gobierno buscaría desmontar los estratos sociales lo que podría significar el desmonte de los subsidios para los servicios públicos que actualmente cobijan a los estratos 1,2 y 3.

En Neiva

Según el director de Planeación Municipal de Neiva, Rafael Yepes, para el caso de la capital huilense, una modificación en los estratos también significaría una reducción en lo que tiene que aportar el Municipio para los subsidios.

Es decir que el impacto lo sentiría directamente el contribuyente y el alivio sería para los municipios. Quiere decir que en Neiva la cifra sería alta si se tiene en cuenta que el 90 por ciento de sus habitantes pertenece a los estratos 1,2 y 3.

“La reforma que quiere hacer el gobierno sí le quiere dar un alivio a los entes territoriales y a las empresas porque les va a quitar el subsidio pero el contribuyente pagará todo”, señala Yepes.

Pero añade el funcionario que más que desmontar los estratos lo que se pretende es cambiar la terminología, si lo aprueba el Congreso de la República.

El alivio para Neiva con el posible desmonte de subsidios como Municipio sería de aproximadamente 140 millones de pesos mensuales de lo que le corresponde subsidiar.

Sostiene  Yepes que realmente lo que se busca es que el Estado se quite de encima seguir llevando cargas y que mejor haya más oportunidades de trabajo.

Que el Estado genere condiciones de competitividad y más oportunidades de generar  empresa y sostenibilidad.

Plan ambicioso

Para el presidente del Senado Ernesto Macías, el Plan Nacional de Desarrollo presentado por el presidente Duque es ambicioso y proteger sectores sociales así como la inversión de lo público.

“Obviamente por el tema fiscal no fue el plan de desarrollo ideal pero es bueno porque es completo, en medio de esta crisis que atravesamos”, dijo Macías.

El congresista huilense considera que si hay algunos sectores como el de atención a víctimas que no contarán con los recursos más altos, es porque a la hora de la verdad cuesta demasiado.

Afirma que en casos como este lo que ocurre es que los acuerdos de La Habana le significan al país 100 billones de pesos a 10 años lo que dificultaría destinar mayores recursos.

No obstante, el representante Julio César Triana tiene su propia preocupación. Asegura que aunque participará de manera activa en la discusión del Plan de Desarrollo, le genera inquietud que se ha distribuido por regiones y en lo que respecta al Huila le tocaría con el centro.

Tendría que compartir preocupaciones y metas con departamentos como Cundinamarca, Boyacá, Meta, Tolima y la ciudad de Bogotá.

“Esperamos que el hecho de estar con regiones tan peligrosas no priven al Huila de inversión. Máxime cuando el gobierno nacional ha insistido que se espera en nuestro caso una inversión que supere por lo menos en el 50 por ciento las consideradas en el plan de desarrollo anterior”, advirtió.

Pero según Macías, el hecho de que el Huila haga parte del grupo de regiones más grandes que esta no significa que se quedará sin plata. Explica que cada región hay una destinación de recursos y el éxito dependerá de los proyectos que se presenten.

De hecho, el martes el presidente del Senado Ernesto Macías se reunirá con la bancada del Huila a la que convocó con el fin de acordar la  unificación de criterios en la búsqueda de lo que más le convenga al Huila.

Las metas del Plan de Desarrollo

De acuerdo con el proyecto radicado en el Congreso de la República, el Plan de Desarrollo Pacto por Colombia, pacto por la equidad le está apostando a un gobierno moderno, ágil y eficiente que tengan como objetivo que las instituciones sean puestas al servicio de la gente y con gastos transparentes.

En ese sentido, entre los objetivos más urgentes se destacan la búsqueda de sacar a un millón y medio de personas de la pobreza absoluta, es decir la mitad de las que ya viven en condiciones de miseria,  y a dos millones 900.000 de la pobreza. Pero estas personas deberán según el gobierno, acceder a un empleo formal.

El Dane considera una persona en pobreza extrema cuando gana menos de $116.000 mensuales. Entre tanto, se es pobre cuando sus ingresos no superan los $250.000 mensuales. Se estima que así viven al menos 13 millones de colombianos.

En total son 25 con los que está conformado el Plan Nacional de Desarrollo. Pero la columna vertebral del documento está en la legalidad, el emprendimiento y la equidad.

Sin embargo, hay algunos más llamados transversales que tienen que ver directamente con la sostenibilidad, transporte y logística, transformación digital, servicios públicos, recursos minero-energéticos, identidad y creatividad (economía naranja), construcción de paz, entre otros.

El “Pacto por Colombia, pacto por la equidad” tiene un ítem clave para el gobierno y es el  desarrollo de la economía naranja que cubrirán sectores de industrias creativas y culturales las cuales verían duplicado, de acuerdo con las metas del gobierno, su crecimiento anual ya que pasaría del 2,9 por ciento al 5,1 por ciento.

Asimismo, está contemplados proyectos de vivienda que incluyen el  mejoramiento de  unas 600 mil  al tiempo que las VIS iniciadas son 520 mil.

“Adicionalmente, durante el presente cuatrienio se generarán por lo menos 1,6 millones de empleos. “La creación de empleo en los próximos cuatro años llevará la tasa de desempleo a 7,9 por ciento, la más baja desde mediados de la década de los noventa”, asegura Gloria Alonso, directora del Departamento Nacional de Planeación.

 

Las cifras

El Plan Nacional de Desarrollo proyecta una inversión cercana a $1.100 billones, de los cuales $779,5 billones corresponden a recursos que se pueden regionalizar.

Las fuentes de los recursos del Plan están distribuidas así: sector público $729,6 billones, que equivalen al 66,6% del total, y del sector privado $366,5 billones (33,4%).

Entre los recursos públicos, $352,2 billones provienen del Presupuesto General de la Nación; $167,8 billones del Sistema General de Participaciones; $128,1 billones de recursos de los territorios; $47,7 billones de las Empresas Industriales y $33,7 billones de Comerciales del Estado y del Sistema General de Regalías.

Los $1.100 billones previstos para inversión se distribuirán de la siguiente manera: la equidad, a la que se destinará el 46,3% de los recursos que corresponde a $507,9 billones, mientras que al emprendimiento y competitividad se destinarán $306,1 billones y a la legalidad $126,1 billones. $19,9 billones se estima en inversión para el Huila en el Plan Nacional de Desarrollo. (Fuente Dane)

Comentarios