El periodista Delimiro Moreno, ha dedicado la mitad de su vida al estudio de la historia en el departamento del Huila.

Fue en la Academia de Historia Huilense donde encontramos al notable Delimiro Moreno, como siempre dispuesto a dar sus mejores tertulias. A sus 86 años, su tiempo lo divide entre su labor de consultor de historia  y de asesor y corrector de estilo en la Oficina de Prensa de la alcaldía de Neiva.

No obstante se considera un asiduo visitante de las redes sociales, a las 5 de la mañana se levanta y le dedica a diario por lo menos cuatro horas al trabajo en estas “maravillas” que permite la tecnología. Tiene cuenta en Twitter y Facebook, donde es seguidor principalmente de líderes políticos, y comenta sobre política, historia y literatura. “Estoy actualizado en cuanto a la actividad política nacional y departamental”, menciona Moreno.

Es un lector voraz como lo era su padre. “Él tenía una biblioteca muy bonita pero en la casa de un primo porque mi mamá era lo contrario, una señora católica que consideraba que los libros eran el demonio, una cosa espantosa que no tenía por qué estar en una casa decente ya que traían heterodoxia”, comenta Delimiro.

Dice leerse uno o dos libros semanales, los últimos han sido el de Reynel Salas sobre la vida de Luis Ignacio Andrade, y otro sobre la Argentina de Perón.

Su tarea en el Huila no solo ha sido periodística sino de investigación histórica. Se precia de haber investigado como nadie la historia del Estado Soberano del Tolima done estuvieron los actuales departamentos del Huila y el Tolima unidos en una sola región político-administrativa, y que tuvo como capital a Neiva la mayor parte del tiempo, durante 24 años en el sigo 19.

Narrar la historia es su gran pasión y vocación, por eso todos los días dedica a su columna en Facebook a la que ha denominado ‘Este día en la historia del Huila’, una cuartilla donde resume los acontecimientos históricos que se han producido a las fechas actuales. Para hacer esa tarea se basa principalmente en su libro recientemente publicado ‘5.000 años de historia en el Huila.

 

Echó raíces en el Huila

Delimiro Moreno nació en 1932 el municipio de Bello, Antioquia, pero ya son 55 años los que lleva radicado en el Huila.

Desde muy adolescente tenía aficiones por el periodismo y la literatura. En su pueblo natal fundó en 1949 con otros compañeros de estudio un grupo que llevó como nombre Centro Cultural Marco Fidel Suarez, dedicado a la promoción de la celebración del primer centenario en 1955 de este importante personaje nacido en Bello.

Después se vinculó a la agencia de prensa francesa AFP en Antioquia, y al periódico El Correo, de Medellín. Posteriormente trabajó en Bogotá en el radioperiodico Orientación, y en la emisora Radio Santa Fe.

Desde 1963 hizo periodismo en la región huilense, invitado por Jaime Ucros García a que le hiciera la jefatura de redacción de un radio periódico que él tenía como órgano oficial del Movimiento Revolucionario Liberal. “Estuvimos dirigiéndolo hasta el momento en que el gobernador Rómulo González Trujillo lo cerró con motivo de una huelga de choferes que hubo en esos días, un incidente con los cuales provocó una herida en la ceja del gobernador y él acusó al radio periódico de ser el autor intelectual de ese atentado y lo cerró”, comenta el periodista.

Entonces fundó y dirigió junto con el exgobernador del departamento, José Domingo Liévano el radio periódico ‘Gigante’, y desde entonces continuó trabajando en varios medios de comunicación regionales como Radio Neiva y Radio Colosal.

El deber del periodista

Del periodismo actual, Delimiro dice gustarle los medios tecnológicos de los que goza actualmente la profesión. “Nunca antes  habíamos tenido tanto instrumentos de trabajo de las que disponemos hoy a nuestro servicio”, expresa.

No comparte la falta de criterio para enfrentar la realidad política y económica del país. “La tarea fundamental del periodista es ser fiscal de la administración pública, de los organismos de dirección de la economía. Ahora nos llega un volumen de información de todo el mundo minuto a minuto como nunca habíamos tenido, como no era pensable hace siquiera 20 años, esa es una ventaja  del nuevo periodismo. El problema es que esto impide un criterio de la selección de información y de apreciación del contenido, ya prácticamente no hay tiempo para reflexionar sobre los hechos que nos llegan”.

No termina su consideración sobre la tarea del periodista, sin señalar que, “La presunción de omnisapiensa de algunos periodistas, creyéndose los amos de la verdad, es de lo más detestable en el periodismo. Los periodistas somos seres humanos y por lo tanto nos equivocamos, el que no tenga el valor de rectificar no merece ser periodista. Ese es el segundo deber tan importante como el primero de informar críticamente”.

 

Comentarios