La exposición al aire y el agua de mala calidad en el país se han convertido en un verdadero riesgo para la salud de los colombianos.

El Instituto Nacional de Salud (INS) confirmó, a través de estudio realizado por el Observatorio Nacional de Salud (ONS), que al año en Colombia se registran 17.549 muertes, es decir el 8% del total de la mortalidad a nivel nacional, (200 mil personas), están relacionadas con las enfermedades que son ocasionadas por estos factores.

Según los expertos, la muertes ocasionadas por  el agua y el aire se relacionan con la contaminación por combustibles sólidos y metales, que desencadenan siete enfermedades de alta ocurrencia en el país, teniendo en cuenta que el 13, 9% de las muertes son por isquémica del corazón, el 17,6% de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica; y la calidad del agua ocasiona el 71,6% de las muertes por enfermedad diarreica aguda que afecta, principalmente, a menores de 5 años y mayores de 60 años.

“Ahora también es importante considerar que hay prácticas de las personas y del modelo económico en el que vivimos, que tienen mucha relevancia en la modificación del clima, del agua y del aire y que esas nuevas condiciones ambientales están asociadas 2 de 3 a unos desenlaces en salud que aumentan o disminuyen la carga de enfermedad”, explicó Carlos Castañeda, director del Observatorio Nacional de Salud del INS.

La evaluación adelantada en todos los departamentos estableció que la mayor mortalidad se registra en Antioquia con 2.663 casos, Bogotá con 2.164, Valle del Cauca 1.675; Cundinamarca 1.111; Atlántico 1.024; Santander  878; Tolima  736; Bolívar 606; Córdoba 605; Norte de Santander 600; Huila 397 víctimas; Caquetá  108; Casanare  66; Putumayo  57 y Vaupés con 5.

Fueron más 30 expertos a nivel nacional los que encontraron que en total son 9 las enfermedades que en el país están asociadas a factores de riesgo ambiental, 7 de ellas con posibilidad de muerte.

El Director destacó que a la mala calidad del aire se atribuyen la enfermedad isquémica del corazón, el accidente cerebro-vascular, la enfermedad pulmonar obstructiva (EPOC), las infecciones respiratorias agudas y las cataratas; mientras que a la mala calidad del agua, se le relacionan enfermedades diarreicas agudas (EDA); otras como la discapacidad mental con radón y la enfermedad renal crónica con plomo.

“La mayoría de esas muertes se atribuyen a la contaminación del aire por material particulado que afectan las vías respiratorias y llegan al torrente sanguíneo que generan una serie de efectos dañinos en el cuerpo que producen diferentes enfermedades”, manifestó.

Riesgos en el Huila 

El especialista aseguró además que la falta de alcantarillado, están originando las mayores enfermedades diarreicas agudas, dentro de lo que se conoce como factores ambientales que pueden ser prevenibles en las diferentes regiones con proyectos de saneamiento básico y mejores condiciones sanitarias.

“Los mayores niveles de contaminación se concentran en las regiones más apartadas, específicamente las zonas rurales del país  como Chocó y la Guajira, lo mismo que en el Huila donde tiene un registro de 397 muertes asociadas a algún factor de riesgo”, subrayó.

El estudio reveló que en el departamento 325 muertes son por mala calidad del aire en toda la región, al tener como fuentes de riesgo los combustibles, específicamente en zona rural donde se tiene una contaminación en las casas por el uso del tradicional fogón de leña o carbón para preparar los alimentos.

A esto se le suman 72 casos por contaminación intradomiciliaria donde los huilenses especialmente menores de cinco años y adultos mayores han sido los más afectados.

“Estamos viendo que estas enfermedades han podido ser prevenibles si el Gobierno tiene en cuenta diferentes políticas públicas, para ello se requieren estrategias con recursos renovables, aprovechando el medio ambiente, para ello se debe evitar el uso de vehículos con combustibles contaminantes a esto se le suma fuentes optimas de agua que permitan además un adecuado uso del del sistema de alcantarillado.

 

 

RECUADRO

 

Recomendaciones:

-El estudio hace énfasis en acciones prevenibles que permitan promover el uso de energías alternativas al combustible y de medios de transporte complementario.

– Incentivar mecanismos para desestimular el uso de vehículos.

– Construir viviendas con adecuados sistemas de almacenamiento de agua sin proliferación de vectores, agua potable y adecuado alcantarillado.

– Realizar el lavado frecuente de manos por su relación con EDA y enfermedad respiratoria aguda.

– Incrementar las unidades de monitoreo sobre los factores de riesgo ambiental.

– Disminuir el uso de combustibles fósiles en la cocina y reemplazarlos por estufas a gas.

 

Comentarios