Daniel Arturo Quintero González y José Edier España Córdoba, fueron condenados a 20 años y 6 meses de prisión, luego de aceptar que intentaron asesinar a dos policías en el municipio de Elías.

“Es claro que el comportamiento de los imputados… puso en peligro de forma cierta y sin causa que lo justificara…la vida e integridad personal al atentar contra la humanidad de los policiales”, sentenció el juez al condenar a 20 años y 6 meses de prisión a Daniel Arturo Quintero González y José Edier España Córdoba.

El fallo condenatorio fue emitido por el Juez Tercero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, luego de avalar el preacuerdo al que llegaron los procesados con la Fiscalía Segunda Especializada de Neiva.

Quintero González y España Córdoba, aceptaron su responsabilidad en los delitos de porte de armas, municiones de uso restringido, de uso privativo de las Fuerzas Armadas, tentativa de homicidio agravado, secuestro simple, hurto calificado y agravado y lesiones personales.

Los dos hombres, que fueron señalados como coautores, con la ‘negociación’ terminaron como cómplices, degradación que les permitió una rebaja compensatoria de la pena, tras el intento de asesinato del subintendente Hanssen Valbuena Martínez y el patrullero Luis Eisenhower Reyes Huelgos, además del secuestro simple de Graciela Valenciano.

“Es claro que el comportamiento de los imputados… puso en peligro la libertad individual de Graciela Valenciano y patrimonio económico al hurtar las armas de dotación de los policiales así como una motocicleta perteneciente a Arnulfo Bermeo Perdomo”, manifestó el togado, al señalar que, la aceptación de los cargos formulados a través de la modalidad del preacuerdo, y de los elementos materiales probatorios e información allegados, son más allá de toda duda razonable, motivo suficiente para emitir sentencia condenatoria en su contra.

 

El ataque

Según las investigaciones, Quintero González y España Córdoba, el 21 de mayo del año 2018 a las 5:40 de la tarde, arrimaron a pie con un casco en la mano a la estación de servicio La María, ubicada en la vereda El Vicio del municipio de Elías, entrando a la tienda que allí funciona y pidiendo cada uno una gaseosa.

El fiscal señaló en la acusación contra los dos delincuentes, que la actitud sospechosa de ellos originó que los propietarios del establecimiento llamaron a la policía, llegando al lugar minutos después  los policías Valbuena Martínez y Reyes Huelgos, estacionando la patrulla frente al surtidor de combustible. “Ellos regresaban del municipio de Pitalito con un capturado”.

Agregó el delegado de la Fiscalía que mientras el patrullero Luis Enrique Huelgos se quedó en la patrulla en custodia del capturado a quien debían presentar en horas de la tarde para audiencia de legalización de captura por el delito de fuga de presos, el subintendente Valbuena Martínez se dirigió hasta la tienda en donde se encontraban los sospechosos.

Sostuvo que cuando el uniformado iba a requisar a Daniel Arturo Quintero González, España Córdoba sacó de su cintura un revolver y le disparó a quema ropa en el pecho, “sacando luego Daniel Arturo también un arma, y mientras forcejeaba con el policial, le propinó dos disparos”.

Tras las detonaciones de los disparos, el patrullero Reyes Huelgos, reaccionó y se enfrentó a los agresores, resultando gravemente herido a manos de Quintero González, quien salió de la tienda apoderándose de la pistola de dotación del subintendente Martínez y corriendo hasta donde está herido Reyes Huelgo, apoderándose también de su arma de dotación.

‘Escudo humano’

Relató el fiscal en la acusación contra los delincuentes, que España Córdoba “utilizó” a Graciela Valenciano Murcia, como rehén y escudo para poder huir del lugar a bordo de la motocicleta Yamaha color azul de placa KNG 48C, y de propiedad de Arnulfo Bermeo Perdomo, quien al percatarse de lo que estaba sucediendo en la estación de servicio salió corriendo.

“La motocicleta los delincuentes la dejaron más adelante abandonada al caerse de ésta, huyendo a pie por la vía destapada”, manifestó el fiscal, al señalar que Graciela resultó herida en uno de sus brazos y en una pierna.

Una llamada anónima delató el lugar donde estaban escondidos Quintero González y España Córdoba, quienes se refugiaron frente a la finca Los Guavios, al borde de la carretera. “Estaban heridos y embarrados”, indicó el funcionario judicial.

Comentarios