Al Consejo de Seguridad de la ONU, enviaron una carta los dirigentes de la exguerrilla Farc en la que le agradecieron su apoyo al Acuerdo de Paz, su vigilancia a la implementación y le pidieron hacer seguimientos de aspectos no cumplidos, como el Pacto Político Nacional, figura que pretendía garantizar la no repetición de la violencia política.

“Hemos recibido con entusiasmo el hecho de que de la misma manera hayan resaltado “la oportunidad crítica para consolidar la paz” y hayan reiterado una vez más “la importancia del fin del conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP)”, expresa el comunicado.

“Compartimos su gran preocupación por el patrón persistente de asesinatos de líderes sociales y comunitarios, con siete casos de asesinatos de líderes verificados desde el 1 de enero 2019. Coincidimos con la importancia invocada por ustedes de haberse convocado la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad establecida en el Acuerdo de Paz, y también acogemos como propia su inconformidad sobre la continuación de asesinatos de ex miembros de las antiguas Farc-Ep”, añadió.

Las Farc, también  aprovechó la carta para reafirmar su compromiso con el Acuerdo de Paz. “Asumimos desde hoy mismo el mandato que, como fuerza antes armada, nos comprometimos a adelantar como partido político en paz y democracia. No ahorraremos esfuerzos al adelantar nuestro cometido. Invitamos al Gobierno Nacional a atender esta obligación, también suya. Sin embargo, con él o sin él, por haber plasmado nuestra firma en los llamados Acuerdos de La Habana, con fe y la esperanza de hacer de Colombia un país en paz, más grande, justo y libre, procedemos de inmediato a convertir en realidad el citado punto 3.4.2. de los Acuerdos que ustedes, para bien de Colombia, han sabido honrar”, argumentó.

Entre tanto, el gobierno controvirtió la misiva, aseguró que ha cumplido. El consejero presidencial para la Estabilización  y la Consolidación, Emilio Archila, dijo que el Gobierno suspendió temporalmente la sesión de la Comisión de Seguimiento, Impulso, Verificación e Implementación de los acuerdos de paz (Csivi), programada para ayer con el fin de analizar la carta enviada por el partido Farc a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en la que piden poner en marcha un gran pacto nacional contra la violencia.

“Les sugerimos que suspendiéramos esa sesión para poder tener tiempo de estudiar la carta que ellos le estaban dirigiendo al Consejo de Seguridad de la ONU sin haberla puesto en conocimiento del Gobierno y sin haberla llevado, como corresponde, a la comisión”, dijo Archila quien expresó que  la exguerrilla da a entender que para implementar “el punto 3.4.2, sobre el no uso de las armas en la política, se deba simplemente circunscribir a documentos de buenas intenciones”.

Además Archila aseguró que el Gobierno ha venido no sólo anunciando, sino ejecutando lo previsto respecto de las garantías de seguridad para los excombatientes que se mantienen en la legalidad a través de las medidas de protección y seguridad para ellos, otorgadas a en la Mesa Técnica de Seguridad.

Comentarios